The-Weeknd-la-portada-de-After-Hours

After Hours

The Weeknd

Lun 11 mayo, 2020 - Diego Montanari
Etiquetas: After Hours Pablo Rebolledo Bañados The Weeknd
Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

 

Abel Tesfaye encontrándose nuevamente frente a su alter ego artístico, The Weeknd, esta vez en un camino personal pero también ambicioso, y totalmente retro. El camino que el cantante ha tomado desde el inicio de su carrera con su exitoso disco debut “Kiss Land”(2013) con el trabajo de Pharrel Williams y Drake en el proceso creativo, hasta sus acercamientos ochenteros con “Starboy” (2016) y los featuring imbatibles con Daft Punk, pues la apuesta hoy es detallista.

Con “After Hours” la propuesta se vuelve más profunda, aprovecha los espacios y recursos para crear una máquina del tiempo al poder mezclar elementos del R&B más moderno, con sintetizadores y ambientes que al oído pueden ser sacados de artistas legendarios de los 80s, digamos Prince por la sensualidad e interpretación más íntima, como también de Kate Bush, al crear efectos de nostalgia como también jugar al arte pop con filtros venideros de esta época. Esto en una producción que también mete el trap y el ambient como un ingrediente extra, con guiños de electrónica, esto ahora en donde no hay colaboraciones, es solo The Weeknd siendo el narrador de sus relatos, de este universo que ha creado musicalmente con cada disco que saca.

Una ambientación retro-futurista, con cada videoclip que el artista lanzó y sus sencillos, pues más allá de la música con la cual ha experimentado, pues también ha sido dueño de una estética que desde la portada del álbum (Abel con la cara ensangrentada y una sonrisa ganadora) pues habla tal vez de un riesgo tomado con mayor decisión. Es una demostración de ganador o de simple locura, puede tener una gran interpretación, y es que además él nunca ha sido ajeno a tomar tópicos violentos, siempre aplicando su nivel de interpretación para acercarse al objetivo principal: captar tu atención.

Y de principio a fin, este nuevo capítulo en la discografía de The Weeknd toma una arista cinematográfica con la cual crea un relato de ciencia ficción con tintes ochenteros que te sumergen en una experiencia que puede ser entendida mejor de esta manera. O sea, si tomamos el comienzo con ´Alone Again´, se siente como nos van insertando en una historia que tiene sus progresos, tomando su tiempo para ir mostrando cada faceta nueva y experta del cantante. Eso mismo va siendo demostrado con canciones como “Escape from LA”, demostrando que este viaje contiene la acidez necesaria para una mirada introspectiva, que también nos llena de emociones personales. Eso, métele versos sensuales que van siendo mostrados con diferentes efectos de voz, logrando que en muchas ocasiones la voz sea la real guía total de esta experiencia.

 

 

“Snow Child” es compleja, y es que esos abrazos de parejas o relaciones se ven reflejado en una canción que logra equilibrar entre efectos de naves espaciales y efectos de sonido, con Abel abriendo una caja de sentimientos con un piano que va siendo el componente melancólico. Lo mismo con “Scared to Live”, se convierten en una manifestación liberadora, y es que hasta “Heartless”, la idea de una pena se va, resultando también en una soltura de sonidos. La profundidad se deja para darle un giro mucho más centrado en las capas bailables y modalidades de voz con mayor convicción.  Son los pasos de una clara perdida (física o abstracta) que va siendo contada con telón y cierre.

Con R&B moderno y formula imbatible, “Too Late” se vuelve una canción pegajosa, manteniendo la pisca experimental de fondo, puede lograr cautivarte en una amplitud sonora que crece a medida que se van agregando más capas y texturas. “Hardest To Love” en cambio es una oda a las baladas ochenteras, tiene una base genuina y se siente totalmente natural en su hábitat, en algo que The Weeknd ya domina hace mucho. “Faith” se presenta como un climax con mayor presencia de pianos y los ritmos con un poco más de arranque, esto representando la realización de un camino, en donde con “Save Your tears” se ve muchas más influencias de bandas como Tame Impala y su psicodelia pop. Pero al igual hay partes que destacan más, y es que, si fijamos el oído en “In Your Eyes”, pues el quiebre con el saxofón es un clásico instantáneo, que te hace bailar y lograr rescatar ese aliado perdido que este instrumento siempre trae a la mesa cuando es bien utilizado.

Tenemos un proyecto que en este caso pudo reinventar su piel para convertirse en un producto que no solamente se muestra como nostálgico, pero también como una manera menos convencional de crear un disco pop ahora comenzando la década. ¿Importan los hits? Los sencillos (“Blinding Lights”, “In Your Eyes” y “Heartless”) pudieron contagiar pre-pandemia entrando a las listas de más reproducidos, pero querer regalar una ambientación psicodélica con narrativa futurista toma trabajo. Si bien en la ejecución funciona, en otros tipos de calidad, la mezcla logra ocultar muchos detalles que son las riquezas de las canciones, tal vez en la decisión final hubo algo de énfasis en los bajos o teclados, pero claramente a larga escucha se vuelve una interesante manera de proponer hacer música pop en esta década.

After Hours es claramente una idea de transición, que funciona a medida de como el oyente quiera proyectarlo en su mente, es totalmente un hilo sensorial y con imaginación. Pero al igual que cualquier producción (Sea musical o cinematográfica), pues esta tiene highlights que serán más recordados que algunos detalles o hilos que fueron usados para contar esta aventura.

 

Por Pablo Rebolledo Bañados

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Mystify-Michael-Hutchence

Mistify, Michael H...

    IINXS fue la banda más grande del planeta, de eso no cabe duda. [...

Leer más

18953458_1355138631231101_8666359974269198771_o

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más