An Evening With Silk Sonic

Silk Sonic

Mar 21 diciembre, 2021 - Diego Montanari
Etiquetas: An Evening With Silk Sonic Anderson .Paak Bruno Mars Pablo Rebolledo Bañados Silk Sonic

¡Y llegó el día! Después de tres sencillos solidos y totalmente suaves con una producción envidiable por donde se le vea, el proyecto que Anderson Paak y Bruno Mars comenzaron debutó con su disco, bajo el nombre vieja escuela de Silk Sonic. Juego de palabras, coqueteo del antiguo, mezclándolo con la frescura sonora que Paak ha desarrollado en sus variados proyectos y los innumerables hits que Bruno ha lanzado durante toda su carrera, pues acá tenemos esta tarde con Silk Sonic, que viene a recordarnos lo lento y cariñosos que eran esos tiempos donde las baladas y el soul solamente enamoraban por donde sea.

“Leave The Door Open” fue un éxito instantáneo, conquistando generaciones nuevas con este sonido sacado de lo mejor de Marvin Gave y Barry White en su esencia, creando una sensación de nostalgia renovada que simplemente es atractiva por todos lados. “Skate” después fue la segunda jugada, donde todo era más dispuesto a la fiesta y con la música disco siendo el principal motor de este homenaje a la música negra de la época, y así finalizar este anuncio con un perfecto aderezo sensual con “Smoking Out of the Window”, dejando listo para mostrar lo que este disco nos otorgará: una jornada llena de amor y de música con estilo.

Dejando de lado este trío de canciones pegajosas y muy bien escritas en su fórmula, acá no solamente vemos estos rasgos del soul, r&b clásico y gospel siendo ejecutados de manera grandiosa, tenemos lo mejor del funk de la época, recordándonos un poco la creatividad y carisma que bandas como Funkadelic Parliament o Earth, Wind & Fire alguna vez entretuvieron a nuestros padres en su época. “Fly As Me” es atrevida y juguetona, tiene el rap de Anderson siendo un factor del cual es imposible aburrirse, contando con un riff que tiene una métrica totalmente vacilona y de la cual es imposible escapar de su ritmo enérgico. Las voces de Bruno logran ser poseídas por la presencia omnipresente de James Brown en sus cuerdas vocales, soltura y performance por donde se le encuentre.

Bootsy Collins llega a darle toda esa personalidad perfecta al comienzo de “After The Last Night”, donde en el bajo tenemos la presencia del talentoso y virtuoso de Thundercat entregándolo la tonalidad perfecta para una canción romántica perfecta. Bruno simplemente hace recurso del género, y lo vuelve suyo con una naturalidad envidiable, agregándole agudos que son jugados en su tono y que nos termina envolviendo en un tipo de envoltorio de bombón, del cual quisiésemos ser descubiertos. Suena cursi, pero es imposible no sentirse más abierto del corazón y sin miedo cuando estos temas prenden a cualquiera con sus detalles sutiles y sus recursos placenteros.

“Put on a Smile” es esa escena sufrida de película setentera donde la sinceridad y momentos tensos se convierten en el momento de revelación de su personaje principal. Se nota más melancólica y tiene ese gustito sad que de verdad le da más emoción a la interpretación de piano y voz, de la cual Bruno es totalmente dominante. La banda es muy versátil con todos sus detalles y percusiones, la guitarra llora al conjunto con las palabras que Mars va cantando con el alma destrozada, y es que no es primera vez que el cantante nos hace suspirar con esos tonos e ideas dramáticas.

“777” tiene un riff de guitarra totalmente ondero y podría ser fácilmente de los mejores temas de este debut. Tiene un groove que se mete de inmediatamente en tu cuerpo y que te permite sacar los pasos prohibidos sin ningún prejuicio, con notas y vocales que armonizan con un talento envidiable, que luego finaliza este trabajo con “Blast Off”, un tema pausado y una balada enamoradiza, que contiene un solo de guitarra que llora hacía el cierre.

Silk Sonic cumple con lo que promete, es sencillamente jugar un rato con todas estas influencias, hacer música de antaño con gran estilo e interpretación, y devolviendo ese toque sensual y de lentos que la dupla de Bruno Mars y Anderson Paak les queda como bola de disco en la pista. Juegan a ser músicos en la época de los 70s, creyéndose sus roles y otorgando canciones que a futuro serán recordadas como eso: un pedazo de nostalgia renovada que funcionaron perfectamente.

Por Pablo Rebolledo Bañados.

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Estrenos de vierne...

Un amplio catálogo musical ...

Leer más

En el Mes de la Mu...

Durante marzo, la editorial destaca interesantes títulos escritos o sobre mujer...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más