Army of the Dead: “El gusto de hacer todo a tu pinta”

Disponible en Netflix

Mar 13 julio, 2021 - Diego Montanari
Etiquetas: Army of the Dead Netflix Pablo Rebolledo Bañados Zack Snyder

Este debe ser un año muy especial para el director Zack Snyder, primero su corte oficial de la Liga de la Justicia logra dar a luz para el goce de sus fanáticos, todo esto después de las disputas internas que hubo con Warner al respecto, y ahora llega a estar al mando de otra película con la cual ya ha cosechado un gran monto para comenzar una nueva franquicia. Esta vez propia, y con todas sus ideas, salidas, y momentos dramáticos si filtro ni descanso.

¿Cuál sería su nueva etapa después de esa campaña mediática que ayudó a su carrera? Snyder decide retomar sus comienzos como director de acción/terror y espectacularidad exagerada, esto al tomar a los zombies como los antagonistas de esta historia que a ratos homenajea su versión de “El Amanecer de los Muertos” (2004), donde sus propuestas ahora solamente se inflaran hasta el tope de lo inexplicable de sus secuencias y las conveniencias embellecidas de dramatismo puro de su guion.

“Army of the Dead” llega a representar el escenario de Las Vegas totalmente alejado de sus vicios, parafernalia y descontrol, esto porque esta ciudad misma recibe la invasión de zombies especiales que infectaron la ciudad del pecado. Pasado los años, es como ver el desgaste que todas estas actitudes hedonistas tuvieron en la ciudad, y ahora es habitada por un reino de estos muertos/as con una cantidad de 50 mil millones de dólares escondidas en un edificio de ahí mismo. Es ahí cuando el escuadrón liderado por Scott Ward (Dave Bautista) aparece para cumplir la misión de rescatar ese dinero, repartirse el monto entre sus colegas y así después volver en paz a su respectiva ciudad de origen. Vaya ironía, porque esta misión será una de las más difíciles que enfrentarán durante todo este rescate.

Bajo esa premisa de una misión suicida con personajes con rasgos de antihéroes muy marcados, es que Snyder simplemente te resume como llegó todo a pasar al inicio de la película. Esa escena totalmente comparable con lo que hizo en Watchmen para introducirte al universo que te presenta, así quitándole un factor de tramas, elaboraciones o hasta detalles que podrían hacer esto más interesante. Aún así, con personalidades que simplemente están ahí para el cumplido de lo que el guion dicte, hay motivaciones reales entre la relación de Scott con su hija Kate (Ella Purnell) que te mantienen atento, aunque sea uno de los factores más predecibles de la trama. Es como si Zack acá se relajó para darse el lujo de mostrar una película de acción, gore, comedia, drama, tragedia y todo dentro de una juguera del cual se dio el lujo de mezclar.

Bajo este lente de momentos pausados y sus- ya memeables- cámaras lentas, esta película es muy poco concisa con su entorno, porque a ratos todo se convierte en un tiroteo totalmente visceral y violento, para después parecer en un tipo de película b -de esas de culto -con algunos efectos especiales dudosos y otros muy bien ejecutados. Es como si quisiese enojar al espectador, porque de verdad cambia temples constantemente, sujetándose de su meta final. Y es que, en todas esas escenas, la visión divertida, blockbuster total, morbosa y épica exagerada cobra vida en una historia que es sencillamente una masacre entre muertos vivientes con habilidades especiales y un grupo de soldados/as rudos/as que toman una decisión apresurada para ser millonarios.

Hay de todo acá, básicamente puedes encontrar un rompecabezas de películas anteriores del director, buscando tener un espacio sin de manera poco precisa, pero que dentro de las numerosas secuencias que se vuelven innecesariamente densas o lentas, hay otras que logran captar la emotividad de manera intensa y brutal. Acá nada está cohesionado, es un collage de sus películas más taquilleras y de las más experimentales de su filmografía, y la verdad se le ven sin pretensiones, porque se percibe una comodidad de que así lo quiso hacer él. Bajo su momento con más menciones de su carrera, el director quiso simplemente ir al grano acá sin dar explicaciones y alejándose de las especulaciones de su antigua casa de trabajo, para simplemente hacer estallar la pantalla a punta de balas y acción maratónica.

“Army of the Dead” es un desastre que funciona, uno llega a entender que es inverosímil, pero se le puede tomar lo suficientemente en serio para quedarse a presenciar el desenlace con el cual nos van enganchando en su desarrollo. Es precisa para entretenerse, sacarte unas risas con piruetas o situaciones muy clichés, con sus personajes cumpliendo con ser los estereotipos de personajes que se han visto en estos equipos disfuncionales que el cine tanto gusta utilizar ahora.

Por Pablo Rebolledo Bañados

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Biffy Clyro tiene ...

Parte de su nuevo disco ...

Leer más

“La geometría d...

Editado por Gourmet Musical ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más