Colombina Parra acerca de su nuevo EP: “Mi fuente de inspiración estuvo fuertemente agarrada inconscientemente y conscientemente a Gabriela Mistral”

Gran entrevista en cuarentena

Mar 04 agosto, 2020 - Diego Montanari
Etiquetas: Colombina Parra Fernanda Schell La noche me miró

La cantautora nacional acaba de lanzar EP titulado “La Noche Me Miró”, producción que fue grabada en el Valle del Elqui por su esposo José Ureta bajo la mano de Beast Discos. Este álbum presenta exploraciones a través de sonidos ambientales y experimentales.

Su segundo EP surge en las primaveras del 2018 y 2019 con una idea de crear música sin pretensiones, solo a base de experimentaciones. Una de las cosas particulares de este proyecto es que Parra utilizó un micrófono de juguete de su hija para grabar las voces.

Para conocer acerca de este EP, proyectos y reflexiones, conversamos con Colombina Parra.

F: Hace poco lanzaste el EP “La Noche Me Miró”. ¿Cómo nace este disco?

C: “Nació naturalmente después de la muerte de mi padre. Quizás necesitaba expresar sentimientos que me guardaba y no podía verbalizar, entonces salieron a través de la música. Yo venía de tocar con una banda de punk, Club de Surf, en donde experimentamos durante un año, a mí me tocó ser la guitarra en ese momento y ahí estuve buscando cosas que decir. Me volaba con los efectos y pedales que me prestó Oscar. Sentí que no había necesidad de cantar. Estaba completa con esa sonoridad, después esas experimentaciones que hice en la guitarra y que tenía que anotarlas en una partitura inventada por mí las llevé a la voz después en este disco”. 

F: Grabaste tu voz con un micrófono de juguete. ¿Cómo surgió esta manera de grabar? ¿Qué efecto produce y distingue de un micrófono común?

C: “Eso surgió por accidente. Íbamos camino al valle con todo el estudio para grabar allá y cuando llegamos lo único que nos faltó y que se nos quedó en Santiago fue el micrófono, casi lo más importante. Fue muy frustrante cruzar todas esas horas de carretera para llegar allá y quedarnos en pana por el micrófono. Estuvimos un par de días de pésimo ánimo por ese olvido y de repente me di cuenta que mi hija andaba con un aparato que tenía, un micrófono de juguete y entonces dijimos “a ver”, probamos y le dimos. Fue por accidente y cuando empecé a cantar sentí que estaba todo bien y que daba lo mismo la fidelidad. Suena bien”. 

F: Lo grabaste en el Valle del Elqui. ¿Este lugar fue fuente de inspiración al momento de crear? ¿Por qué grabaste ahí?

C: “Grabamos ahí porque hace varios años que vamos una vez al año y nos quedamos un rato y la verdad que es un lugar que a José lo concentra mucho y lo conecta con su lado espacial. Él siempre ha hecho música allá y esta vez yo me sumé a sus paisajes sonoros encima. Me atreví a tirarme encima así no más sin ninguna idea de lo que podría ocurrir. 

Era como un relajo cantar mirando lo que veía y describiendo al mismo tiempo lo que sentía y veía en las montañas, en el agua en el desplazamiento de las nubes. 

En el valle pasan mil cosas simultáneamente en el paisaje. Como una montaña que está totalmente iluminada, luego miras una nube como aparece detrás de ella y cuando dejas de mirarla para volver a ver la montaña, ya cambió el color y aparece una sombra nueva. Todo eso lo fui cantando como un niño cuando canta lo que mira”. 

F: Grabaste con tu marido José Ureta. En ese sentido. ¿Sientes más cercanía al momento de producir? Él, ¿En qué te ayudó y aportó en este disco?

C: “José tiene un mundo musical en su cabeza muy claro y sabe llegar a territorios a los cuales yo jamás podría llegar, para mí es como seguir la huella de él que va adelante abriéndose paso a nuevas luces. Yo me subo a algo que ya es y que funciona muy bien sin voz también. José me ha enseñado que la música se deja y se toma. Se deja descansar para que ella te hable y no tú a ella”. 

F: ¿Cuál fue tu fuente de inspiración al momento de componer? ¿Cómo fue ese proceso?

C: “Mi fuente de inspiración estuvo fuertemente agarrada inconscientemente y conscientemente a Gabriela Mistral. En el Valle entendí porque ella llegó a escribir lo que escribió. Ese lugar habla, te calma y te dice que la vida es algo más que lo que creemos”.

F: Este EP. ¿En qué se diferencia de los anteriores?

C: “Es muy distinto porque por primera vez yo suelto la composición. Yo solo hago baile sobre una música que existe, dibujo con la voz algo en el aire que va desapareciendo a medida que se va dibujando lo que viene. Las voces no están ensayadas como se suele hacer o cómo al menos yo solía hacer. Aquí no hay ensayo, es una vez, como la vida misma. Uno no ensaya ir comprar pan o no ensaya cómo le voy a hablar a alguien que me encuentre en la calle. No, eso no se ensaya eso es espontáneo. Esto es lo mismo”. 

F: Colaboraste en un tema de Eduardo Carrasco. ¿Cómo se realizó esta producción y cuál fue tu aporte?

 C: “Me invitaron y dije altiro que sí porque admiro mucho a Eduardo y su música del Quilapayún, todo lo que ha hecho en verdad ha sido un gran aporte para mí su música. Cuando escuché la canción sentí que podía hacerlo y que sentía lo que el sentía y lo que todos estamos sintiendo pero que nadie lo dice. Grabamos cada uno en su casa y nos pusimos de acuerdo en ciertas cosas. En una noche ya teníamos el video y las voces todas por WhatsApp. Fernando Julio se encargaba de hacer la costura de todo y de producir”.

F: ¿Qué se aprende produciendo y creando estas obras? 

C: “Se aprende pero sobre todo se desaprende. Cada vez que haces algo nuevo y distinto te sacas las reglas de encima y te liberas. Nosotros somos músicos no caricaturas de músicos. Podemos explorar sin miedo y quizás nos equivoquemos, pero no importa porque salimos de la zona de confort, aparecen nuevos diálogos contigo mismo que te ayudan a estar mejor. La música uno la hace para sentirse mejor, para buscar perderte en esa búsqueda”. 

F: ¿Qué te ha parecido realizar shows vía online? 

C: “Me gusta mucho y ya he hecho varios. Me gusta hacerlo sobre todo cuando sale de ti. A veces tienes ganas de tocar y prendes la cámara y listo. Ahí está el público. Es emocionante y se siente lo mismo que tocar en un escenario con 300 personas al frente, así lo siento. Me desdoblo y lo paso muy bien. Es muy lindo lo que pasa”.

F: ¿Cómo evalúas tu evolución y producción musical? 

C: “La verdad yo no me pongo notas, ni me evalúo, pero sí creo que si tuviera 20 años y alguien me hubiera dicho que lo que hacía en ese momento estaba bien otro tipo me cantaría. A esa edad hacía lo que estoy recién haciendo ahora. Era libre y hacia una música insólita que salía de las profundidades de mí ser. Tocaba horas y grababa en mi diskette, hacía música para películas. Una vez alguien me dijo “¿para qué película grabas?” y yo pensé “chuta para ninguna”. Esas preguntas me fueron debilitando y deformando a algo que tenía que demostrar ser, o sea, no podía decir hago música para películas si nadie me había encargado música para su película. Hacía música para películas que ni siquiera había visto. Años más tarde supe que la música que realizaba era para las películas de Lynch. Esa eran las atmósferas que me interesaban, otros músicos a los que le mostré mi música no la entendían entonces no la celebraban, al revés los músicos más viejos querían enseñarme las infinitas posibilidades de mi nuevo sintetizador, explicarme los gráficos, pero nadie puso oreja y dijo “esto está bueno dale por ahí”, nadie.

Ahora mismo deben existir muchos músicos jóvenes que están en sus búsquedas personales y a veces tímidas. Decirles que no pidan consejos a nadie y que solo crean en su instinto. Si alguien me hubiera dicho algo así yo habría tenido un recorrido diferente. El medio, los amigos, la familia, todo eso influye mucho. Hay que ponerse sordo a los oídos de los demás y seguir tu propio camino. 

Puedo decir que al menos alcancé a darme cuenta y en eso estoy ahora recuperando el tiempo perdido. Entre medio hice buenos discos con buenas letras, pero me faltó todo el lado experimental del cual vengo trabajando desde los conciertos de John Cage hace unos años. John Cage tuvo que venir a decirme que todo se puede hacer en la música y que hasta el silencio de una hora es música”. 

Por Fernanda Schell

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Estrenos musicales...

Más música que sale del horno...

Leer más

The Mandalorian pr...

Disponible el 30 de octubre por Disney +...

Leer más

The Beatles lanzar...

De las sesiones de grabación de Let It Be...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más