23658815_1508150232595072_1310990141541294006_n

Dimensiones

Amarga Marga

Mar 19 diciembre, 2017 - Diego Montanari
Etiquetas: Amarga Marga Dimensiones Pablo Rebolledo Bañados
Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

 

Mi Arma Blanca (2016) era una manera de ir directo al objetivo: bailable, pegajoso y rockero juvenil. Las letras sujetas a una estructura coral muy influenciada en Los Prisioneros, y guitarras distorsionadas con acordes simples que motivaban a escuchar el disco de principio a fin. Amarga Marga entregaba un trabajo entretenido y digerible.

“Dimensiones” viene en una carta de presentación que propone un paso al cambio, en una vía diferente a la que hace un año habían comenzado. Dentro de muchos recursos nuevos en su pasar, la banda nos presenta este disco que nos plantea su visión más allá de la composición instrumental, sino que su posición política en las letras.

“1 n a c” y “La pena” es la que da comienzo como una sola canción, demostrando la postura en contra de la gente de los tiempos de dictadura, y al miedo controlador ese periodo. “Uno nace con la pena, memoria y dolor/Uno vive con la pena es sádico el corazón/que se enfrente a los miedos de otra generación”. Clara manifestación que representa a la actual juventud que vive frente a las atrasadas posturas y opiniones de una 3era edad que no aporta a la situación. Esto claro, sujeto a cualquier interpretación de las palabras.

Igualmente la intención sonora funciona como un concepto igualmente, emulando un nacimiento y el descubrimiento del lugar que reina en el pasado.

“Epitafio Virtual” mucho más volátil y relajada es romántica, pero siendo la contra respuesta a la letra del track anterior. En donde destaca una tolerancia y cariño que se comprende desde su lírica como en su música. Una reflexión mucho más personal llevada de una onda más ochentera con los synth. La parte un poco más rock se da en “Imágenes Tuyas”, pero siendo parecido a un paseo con esta canción de fondo, siguiendo la línea de la anterior pero aludiendo a cotidianidades del país. “Tengo imágenes tuyas/ en casi todas mis rutas/hay muchos días de lluvia/junto a paraguas de luca”. Acá la psicodelia juega como el factor protagónico de lo instrumental.

 

 

“No hay pacto” es bailable y ochentera, con sus recursos de sintetizadores notorios y una guitarra amplificada con tintes de The Cure, funcionando como una respuesta a lo Joy Division. Una mezcla que apertrecharon para esta ocasión, en una onírica pieza tierna y movida.

“Hazte el Favor” baja los niveles de nostalgia de décadas anteriores, para que el mensaje sea nuevamente lo importante, en un análisis sobre el resentimiento, el odio y el cuestionamiento de nuestras acciones. “¿Qué pasa si no te das cuenta?/ que tu eres quien violenta/normalizas la situación, dices que le doy color”. Es una persona sensible rogándole a alguien (y más que nada a todos) que deje de lado sus actitudes hirientes y poco humanas, como si fuera un estallido previo a algún caso u homicidio. Si de un testamento antes de morir tratara.

El juego de palabras de “A veces boy” como un espanglish juega a la ironía de las palabras al ritmo de la música de fondo que simplemente es cuadrada y sin mucha dinámica. Intencionalmente. Cuando el beat marca solo en una marcha y pulso, se recita que “tus movimientos normales no son subversivos, y que su “ritmo es repetido”. “Casa” es la cumbre de algo, con tintes pop clarísimos y haciendo el juego de voces característico del grupo en una odisea de emociones llevadas de los diferentes ambientes. “N a d a t a n r e a l” y “Dimensiones paralelas” ya son una juguera de los estilos que se emularon en todo el disco. Una más breve, y otra más veloz.

Pocos grupos en tan corto tiempo se atreven a dar el paso experimental rápidamente. Pasar de un rock más bien genérico o de escuela (lo cual no es malo), a llegar a tocar el sintetizador y teclados para un sonido más futurista no es algo fácil de decidir de un año a otro. La soltura de las letras sea por los garabatos o la despreocupada manera de cantar que no es perfecta son virtudes que le dan el sello al disco.

Dentro de lo musical es parecido en cierta manera al disco anterior, solo que en clave ochentera y electrónica. Ningún tema es igual al otro, haciendo que los ambientes sean coherentes con su posición. Esto no deja indiferente, pero avisa que cuando uno puede hacer la diferencia, simplemente se atreve y lo hace.

Un acto que anteriormente era el de simplemente disfrutar y rockear, se ha convertido en un acto de reflexión social y nacional, que no deja de ser tópico al paso de los años. Igual de cliché que muchas cosas, pero lograda de una nueva manera, que al menos dentro del grupo funciona.

Pablo Rebolledo Bañados

 

 

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

19275065_1890066931307018_2665497825987588163_n-1

Martina Lluvias, S...

Este viernes 20 de julio en bar la playa en Valparaíso ...

Leer más

bohemian-rhapsody

Otro adelanto de B...

Sera estrenada en noviembre ...

Leer más

20914673_10154942767175208_1506044753220271248_n

Retorna a Valpara...

En lanzamiento del nuevo libro de la periodista Marisol García en sala Rubén ...

Leer más

21246509_1571193996271971_8105504779108480464_o

Tocatas del Jueves...

Pirámides, Icarus Gasoline, Los animales también se suicidan, Discos Nobita, V...

Leer más