images

Emociones, espectacularidad y calidad: Los mejores conciertos del 2018

Desde Roger Waters a Pearl Jam destacamos lo mejor de los conciertos realizados en Chile

Lun 24 diciembre, 2018 - Diego Montanari
Etiquetas: Depeche Mode Lollapalooza Chile Pearl Jam Radiohead Roger Waters
Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

 

Dentro de la noble labor de redactar y hablar sobre música, no existe mayor placer que el de formar parte de presentaciones épicas en escenarios grandes y pequeños, y es que al menos este año nos regaló una de las mejores agendas musicales-y de las más costosas- que hemos tenido en nuestro país. Como Fuego y Cenizas no pudimos estar en todas, pero las pocas en las que fuimos presentes a cubrir de manera autónoma y autogestionada, tuvimos el lujo de ser participes de sendas visitas. Por eso quisimos elegir los mejores conciertos que este 2018 nos entregó, y destacando el esfuerzo de cada redactor que juntó el dinero para poder asistir a cada una de estas fechas.

 

Depeche Mode en el Estadio Nacional

Entremos de lleno en la única palabra que define a este grupo visionario de su género: vigencia. Exacto, la vuelta a las canchas de Depeche Mode resultó ser una que retomó sus raíces y en muy buena manera, su último disco Spirit (2017) nos trajo de vuelta una faceta pérdida de Gahan, la de un líder de opinión criticando a una sociedad conformista y que ha permitido la llegada de líderes racistas al poder, y del como los países de todo mundo no se están esforzando para combatirlos. En ese marco, un concepto necesario en estos tiempos de crisis, y una oportunidad la cual creó la instancia para tener el regreso de los británicos dentro del Estadio Nacional a mediados de marzo.

Sexo, lágrimas y sudor, son en definitiva los factores preponderantes en un show que rozó con la perfección audiovisual en sus 120 minutos de duración.”

Así definió esta épica presentación nuestro editor y periodista, Diego Montanari, en un concierto que definió la calidad musical de estos monstruos de la vanguardia musical de los 80s, entregando una esperanza en relación al espíritu colectivo que se sintió en este ansiado retorno. Oscuridad, sensualidad inmortal y nostalgia futurista que se tiñó de un discurso revolucionario que impactó a todos sus fanáticos.

 

Radiohead en Festival SUE

Lo resumiré en una frase: una abducción alienígena que diseccionó nuestras emociones y nos devolvió a la Tierra después de un turbulento viaje.

Radiohead nos entregó una de las experiencias más crudas y emotivas de este año, bajo la gira de su última placa “A Moon Shaped Pool” (2016), el grupo entero trabajó como una nave extraterrestre camuflada de complejidad humana, la cual nos destirpó todas nuestras sensaciones con un setlist estratégico. Escuchar joyas como ´Let Down´ y clásicos como ´Paranoid Android´ no se compararon al denso y melancólico viaje que nos trajo ´Exit Music for a Film´, o las exóticas y rápidas pistas bailables que hicieron vibrar al público en ´Myxomatosis´.  Fueron maneras intensas que nos posicionaron de manera bipolar pero efectiva.

Cuesta creer como 5 mortales logran componer, y llevar estas melodías en vivo, y observar que ellos mismos las disfrutan en su éxtasis, así creando una cercanía emocional que es tan lejana de la tierra, pero cercana a la humanidad y corazón, entregando una de las experiencias musicales en vivo de excelencia. Es simplemente la definición de una travesía interestelar, que el miércoles 11 de abril fue y será para la memoria colectiva.”

 

Terminado el show, no estuve consciente de lo que había presenciado, si de algún modo una gran mayoría de fanáticos estaban repitiéndose el plato de la primera visita el 2009, al menos yo como iniciado en esta experiencia quedé alucinado con presenciar a uno de los mejores músicos de esta última década. Y si lo llevamos a otro lado, las emociones estuvieron al filo durante las dos horas. La única critica que haría frente a este maravilloso show, es el cagazo que se mandaron en el solo de ´Paranoid Android´. Se que los errores pasan nomás, pero no puedes mutear a Jonny Greenwood justo en la parte más icónica de la canción, quedé feliz y enojado, puesto que estaba en un éxtasis y el detalle no pasó desapercibido.

 

Lollapalooza Chile

Objetividad, ante todo, este año hubo irregularidades nunca antes vista dentro de la organización del evento, esto debido al tope de fechas que compartieron con Argentina en simultaneo. Una falla de equipaje en los vuelos, y cambió drásticamente todos los horarios por venir. Pero eso no quitó el hecho de que fuimos testigos de presentaciones espectaculares dentro del festival.

De todos modos, pudimos disfrutar de artistas potentes y de un line-up variado que tuvo a cada peso pesado de los géneros mostrados. En el rap tuvimos la versátil y virtuosa presencia del carismático Anderson Paak y el popular Chance The Rapper, mientras que, en los headliners, The Killers se llevó el premio a mejor presentación de cierre del festival en su último día. Grandes sorpresas fueron las que nos trajeron el dúo británico, Royal Blood, al causar el mosh pit más grande visto dentro de una edición de Lollapalooza solo tocando 8 canciones. Debuts memorables como el de LCD Soundsystem hicieron estos 3 días imperdibles, y con un cartel que en verdad lo valía desde que se anunció la edición histórica de 3 días.

Además, la presencia de la inminencia David Byrne dejó claro porque hacer funcionar la música de manera orgánica y sencilla puede causar más efecto que las visuales o fuegos artificiales. Su setlist nos llenó de su repertorio legendario de Talking Heads y las más destacadas de su carrera solista, así sellando una de las mejores presentaciones del año. Entre los headliners de Pearl Jam, Red Hot Chili Peppers y The Killers, el ultimo se llevó el puesto al mejor show de cierre del festival, y es que la carismática presencia de Brandon Flowers fue uno de los platos fuertes, mostrando su increíble control del público. Eso en comparación al ex Oasis, Liam Gallagher, quién mostró su faceta más engreída al dejar plantado el escenario después de apenas 4 canciones.

Salvo los problemas de gestión ocasionados en gran parte por el clima trasandino, la última jornada del festival entregó variedad y shows de calidad, para cerrar con un broche de oro inolvidable. Ni el impase del ex Oasis le quitó la sonrisa de la cara a todos los que vibraron con The Killers, o cualquier otra banda de su gusto. Ojalá que, para futuras ediciones, no existan tantos problemas logísticos que muevan mucho el panorama del evento que cada año gana nuevos adeptos, ritmos y estilos musicales.”

Nuestro compañero y redactor de la sección de cine, Esteban Brito, se la jugó con estar expuesto al sol por 3 días, solo para traernos el desarrollo escrito de lo que fue este enorme festival a principios de marzo. Más de alguna nueva banda conoció, aparte de haber disfrutado de música en todos sus escenarios.

 

Pearl Jam en Movistar Arena 

De todas las visitas que Pearl Jam se ha pegado en nuestro país, creo que ninguna superará a la intimidad que se nos regaló el martes 13 de marzo dentro del Movistar Arena, con la asistencia más grande que ha tenido este recinto con un concierto. Más de 18 mil personas apretando cada rincón de cancha, mientras en 360 grados las plateas, galerías y secciones restringidas disfrutaban de una vista envidiable del sexteto.

El contexto en que el grupo venía no era muy simple, el año pasado fue uno muy duro por la pérdida trágica de uno de sus mayores exponentes y leyendas, Chris Cornell, conocido también por ser el amigo más cercano de Eddie Vedder, quien estuvo callado mucho tiempo respecto a este eterno duelo. No solamente fuimos parte de un setlist histórico de 3 horas, fuimos testigos de cómo Eddie hizo su primera mención pública frente a la muerte de Chris, y del mar de lagrimas en el cual nos inundamos al escuchar ´Come Back´ después del homenaje. Pero todos los lujos y joyas de temas que fueron tocados eran dignos para el fanático más leal, repasando el disco “VS” (1993) con ´Dissident´, los punteos bluseros de ´Of The Girl´ proveniente del experimento psicodélico “Binaural” (2000), y el surrealismo intenso de ´Garden´, temazo del “Ten” que nos debían hace mucho tiempo.

“Con una presentación que resucitó una calidad humana que estuvo 3 años en receso, se vivió una experiencia única dentro de un Movistar Arena repleto a tope, y que nunca había estado tan vivo en su interior. Uno pudo haber ido a otros shows importantes en este lugar, pero creo que pocos, con lo justo y suficiente, había logrado prender tanto a un público con menos.”

Vibré, sudé, salté, lloré y me puse muy feliz, por mí y para muchos esta debería ser la mejor tocata del año en términos de fidelidad y amistad entre banda y país, pero obvio, la objetividad se tiene que mantener al margen de que era solo principios de marzo, pero ya estaban superando las expectativas concierto tras concierto. Esta queda aparte como una de las coberturas con más reacciones y comentarios que tuvimos alrededor del 2018.

 

Roger Waters en el Estadio Nacional

 

El hecho es este, el mundo está polarizado en este mismo instante, y más tirado para la ultra derecha fascista. Es innegable, es triste, porque en cierta manera los medios de comunicación se dedican netamente a mentir y modificar información para hacer creer a la gente con menos recursos, que la solución es una de las grandes mentiras de la historia. Pero yo creo en el poder de la música como una salvación, de que una banda sonora puede causar la más grandes de las revoluciones en el mundo, y en sus distintos contextos. La resistencia depende de nosotros, y al menos el acto de Roger Waters nos vino nuevamente a abrir los ojos, de manera de que un show primermundista y perfecto como el de la gira “US + THEM” nos permita de una vez por todas valernos por nosotros mismos en contra de la injusticia y la corrupción.

Haber visto en pantalla gigante a Trump siendo vapuleado por lo que es, un cerdo payaso sin humanidad, al ritmo de ´Pigs´ fue una satisfacción enorme. Fue ese momento el cual te ahorraste todo para no discutir con los fachos de tu red social, frente a hechos que obviamente son de lesa humanidad, pero que justo esa noche de 14 de noviembre se soltó, para recordarnos que con la intolerancia no hay que tener perdón.

En lo musical fue un derrame de visuales embellecidas por una de las discografías más épicas e importantes de la historia del rock, haciendo uso de un escenario que recreó tal cual las portadas de sus discos más famosos, “Animals” (1977) y “Dark Side of the Moon” (1973) de manera soberbia y hermosa.

A ratos parecía que el concierto que se realizó en el Estadio Nacional era un sueño loco, algo sacado del subconsciente de alguien, pero fue real e impactante. Poder ver a una legenda viva del rock es una maravilla, sobre todo cuando viene a hacer un show del calibre de esta gira, y que tiene la agudeza de plantear temas sociales que repercuten hasta el día de hoy.”

Esteban Brito quedó alucinado con esta hermosa presentación, y quien no, si fue considerado de inmediato como el mejor del año.

Y bueno, se termina un año más, en donde si bien no estuvimos en todos los shows importantes, logramos decir “estoy aquí” a estos encuentros legendarios, emotivos y llenos de espectacularidad. Esperamos el próximo año ser parte de más experiencias, y que ustedes como lectores nos sigan prefiriendo para leer sobre nueva música y nuevas bandas. Ahora pronto se viene un artículo sobre las bandas chilenas a las cuales habrá que estar atento el próximo año.

 

 

Pablo Rebolledo Bañados.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

FOTOAFICHE[15793]

Sargento Aldea y O...

Este sábado 26 de enero...

Leer más

artworks-000475409751-y1qkd1-t500x500

Glass (2019)

Dirigida por M. Night. Shyamalan...

Leer más

20914673_10154942767175208_1506044753220271248_n

Retorna a Valpara...

En lanzamiento del nuevo libro de la periodista Marisol García en sala Rubén ...

Leer más

18953458_1355138631231101_8666359974269198771_o

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más