a2157042305_10

Estación Pirque

Javier Barría

Mar 16 agosto, 2016 - Diego Montanari
Etiquetas: Estación Pirque Javier Barría Pablo Rebolledo Bañados
Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

 

La música chilena tiene varias aristas en donde investigar una manera de expresión, algunos llevando la felicidad como foco, otros la energía, y unos pocos que tratan de retratar un sentimiento confuso, pero con una esencia melódica con tintes de nostalgia y melancolía. Javier Barría lanzó su nuevo disco “Estación Pirque”, y hoy daré mi opinión sobre esta pieza musical.

El ambiente desde inicios tiende a tener un aura poderoso, en donde la base primordial es la compañía de la voz de Javier, alguna colaboración y su fiel instrumento, sea este el piano o su guitarra, mostrando un ambiente lo más aislado posible de algún quiebre explosivo, y manteniendo una tensión tranquila. Las sensaciones se pueden tomar con mucha subjetividad, y aunque estén acompañados por la poesía, tienden a transmitir más allá de ese horizonte. Es como ese pasaje de alguna película en donde estás en los rieles viendo como emotivamente pasa el tren en pos de un cambio, acá con el pasar de las canciones sientes que algo instauraste, y que pronto en una media hora se irá, así para empezar ese camino de nuevo.

 

 

Al inicio, las canciones “Ya no se llama” y “Estación Pirque” tienen una composición parecida con un notoria tristeza, la cual se percibe con las claras palabras del cantautor, en donde la pérdida tiende a ser el centro de enfoque, con sonido peculiares, y unos bajos precisos. El recurso de metáforas dentro de la lírica están muy bien utilizados, en donde versos como: “Ya no se llama dulzura/ Ahora es un rio regado de armaduras”, “Ser origami en vez de habilitar el barullo/ De habitarnos como si no hubiera sido nuestro el papel” están muy bien elaboradas con la interpretación personal impuesta. En el tema “Celoso”, en compañía de las voces de Alejandro Rivas y María Laura Bustamante, se puede lograr una mezcla de matices vocales muy bonita, con un ritmo llevado un poco de la bossa-nova. “Instante” tiende a tener como protagonista a la guitarra eléctrica con un efecto limpio, y una trova recitada con honestidad. En general al paso del álbum tiende a crear más momentos de tranquilidad y reflexión, siendo perfecta para una tarde de lluvia, o un día muy frio, eligiendo estas piezas como acompañamiento perfecto.

Es un talento y composición muy interesante, y con mucho potencial por delante. Javier Barría sabe mostrar una propuesta llena de pasajes, y buenas historias, en las cuales a simple escucha suena simple, pero llega a tener su complejidad a medida que avanza tema tras tema. Profundo y bello es el camino hacía “Estación Pirque”.

 

Por Pablo Rebolledo Bañados.

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

PAR2003100792251

Les presentamos el...

Se estrena el 8 de Enero por HBO...

Leer más

20914673_10154942767175208_1506044753220271248_n

Retorna a Valpara...

En lanzamiento del nuevo libro de la periodista Marisol García en sala Rubén ...

Leer más

21246509_1571193996271971_8105504779108480464_o

Tocatas del Jueves...

Pirámides, Icarus Gasoline, Los animales también se suicidan, Discos Nobita, V...

Leer más