Hum

Alain Johannes

Lun 07 septiembre, 2020 - Diego Montanari
Etiquetas: Alain Johannes Hum Pablo Rebolledo Bañados

La vida de Alain siempre ha estado marcada por la misteriosa senda que es la vida, una llena de cuestionamientos como también de coincidencias benditas y malditas. Son esos caminos que, dentro de su explicación, son un relato de realismo mágico, espeluznante y brillante, que azota y regala, al final las dos caras tienen una rutina precisa. Lo que se pueda sacar de ahí, es lo que importa, y eso con este nuevo trabajo que es “Hum” se materializa cada vez más.

La mente es un lugar complejo de describir, pero dentro del universo musical de este músico, que cada día es menos incógnito dentro de sus pares, pues aún sigue pasando desapercibido dentro del conocimiento popular. Pero basta con escuchar su discografía y colaboraciones como productor para darse cuenta que su sello está presente en los canones del rock de los noventas. Los aires psicodélicos y románticos del “Euphoria Morning” “1999” del fallecido vocalista, Chris Cornell, siguen presentes a modo de homenaje en “If The Morning Comes”, canción que surca en pasajes oníricos y bellos, esto acompañado del videoclip que nos muestra la cabeza del músico recorriendo diferentes paisajes y emociones. Y el trabajo completo trata de esto, de tratar de indagar y encontrar más en este camino complejo que se le ha dado con bastas experiencias y decisiones al pasar de los años.

Comenzamos con un título surreal y de fantasía como “Mermaid´s Scream”, un llanto de 1 minuto 59 segundos, que nos demuestra de inmediato el trabajo de armonías del cual es experto Alain, con esas notas orientales que nos hacen visualizar toda una ambientación mística. Algo que después se empapa totalmente de esta tonalidad de cítara con el tema homónimo, que es cruzar un umbral mucho más bello y enriquecedor, se siente una embellecida manifestación que se percibe más alegre, a pesar de esos arpegios que pelean entre la reflexión y el encuentro de algo indescriptible. Vemos una conexión inmediata con una bitácora de ideas y apuntes personales, un diario de vida musical que se abre para ser explorado con todas sus diferencias, en una especie de panorámica en la cual estamos siendo invitados para conocer distintas facetas de Johannes.

Como tragar la muerte, o el cómo superarla, “Hallowed Bones” acierta en su título, en lo que puede ser una clara connotación sobre el duelo y el inesperado cambio que este puede tener en nuestras vidas. Son los cuerpos de peleas internas y también la superación, como igualmente es la aceptación del mismo para seguir adelante. Acá el juego de guitarras hace del folk acústico su caminante, una búsqueda tradicional con otros instrumentos que se pueden identificar, creando esa sensación rústica de algo pasado. Y al alero de esta tonada más estimulante, Alain nos oscurece con “Someone”, con una inclinación totalmente melancólica en donde el juego de armonías y el uso de recursos sello de sus guitarras, esos efectos alienígenas y espectrales, logran encontrarse con un cementerio de melodías desérticas, que nos muestran una clara declaración de una dura revelación.

El disco tiene una línea, es que no hay claridades lineales, porque de inmediato de un giro guitarrero con The Morning Comes, volvemos a contemplar que la intimidad no suelta a este compositor filosofando con sus cuerdas como en “Free”, que al igual que en su enunciado libera otra tensión más. Cada canción podría significar eso mismo, una clara importancia en soltar. Y “Sealed” pareciese ser la canción que busca terminar de una vez con esta herida profunda, pero de una manera compleja, llena de ambientaciones y sonidos flotante a su alrededor, puede ser un encuentro iluminado al respecto. Incluso la voz se percibe mucho más atrás en la pista, y las guitarras adelante como una marcha fúnebre que se encuentra con una médula más rockera, con ese solo de guitarra gritando en el medio. La soledad de “Here in the Silence” crean el puente perfecto con los simbolismos de “Nine”, la pieza más experimental del disco en sus beats más electrónicos y el final de “Finis”, clara referencia a un camino terminado que seguirá recorriendo en su anonimato.

Al igual que el videclip mencionado al inicio, esa es la respuesta firme de lo que este nuevo trabajo es, un viaje del cual él nos hace querer ser parte. Algo tan personal e intocable como las vivencias, Alain Johannes las convierte en una guía esencial de auto conocimiento y redescubrimiento, no por algo tenemos todas sus caras musicales frente a frente tratando de coexistir. Es una poesía de esas que muchos gustan, esas que van con interpretación y la reencarnación de sus demonios, pues acá la narrativa es una odisea de texturas que no siguen un patrón fijo. Debe ser hasta hora, el trabajo más experimental que este compositor ha desarrollado en su carrera.

Por Pablo Rebolledo Bañados.

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Estrenos musicales...

Más música que sale del horno...

Leer más

The Mandalorian pr...

Disponible el 30 de octubre por Disney +...

Leer más

The Beatles lanzar...

De las sesiones de grabación de Let It Be...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más