Idiot Prayer

Nick Cave

Mié 24 febrero, 2021 - Diego Montanari
Etiquetas: Idiot Prayer Nick Cave Valentina Armijo

Es un concierto registrado de un álbum en vivo Idiot Prayer: Nick Cave Solo en Palacio Alexandra realizado a mediados del pasado año en el reconocido palacio de Londres.

Nace a partir del tour en solitario, “Conversaciones”, que realizó en 2019. Las canciones son versiones en piano con más reflexión y pausa en sus letras; parte de ellas forman parte de la discografía publicada junto a Bad Seeds. Y aún mejor: una nueva canción. Se encuentra en lo que es la mitad de este elepé, “Euthanasia”. Una luz agridulce, algo así como una canción de cuna, tierna y a la vez visceral.

De inmediato estamos encantados por la inicial oratoria de Cave, una pequeña historia titulada “Spinning Song” comienza este álbum, capturando de manera inmediata. Cuenta la historia sobre un príncipe, luego rey, una metáfora de pájaros y sus plumas que revolotean en varios lugares y un rezo es necesario. Se disipa por unos segundos y empezamos oficialmente con “Idiot Prayer”, una esperanza que sale a luz pese al dolor. El piano crea una gran atmósfera y le da más protagonismo no solo a la letra sino que también a la voz de Cave; e incluso su respiración. Un efecto viceversa. Un realismo absoluto a través de una simpleza y ejecución impecable.

Este íntimo registro continúa con “Sad Waters” una canción para nada triste líricamente, pero es con aquello mismo que el cantante da a entender que tras la felicidad que trae el amor, también conlleva gran dolor. El piano genera una atmósfera brillante que es posible reconciliar con otros temas como  “Palace of Montezuma”, “Brompton Oratory”, “Girl in Amber” y “Man in the Moon” se mantiene en la línea de los grises, con melancolía que continúa en “Are You The One I’ve Been Waiting For?” creando una especie de altos y bajos.

Mientras que canciones como “Waiting For you” y “Nobody’s baby now” se encuentran en la área del matiz resultando de principio a final conmovedoras; y de alguna forma un equilibrio que centra al oyente sin jugar tanto con su estado anímico, pero que mantiene la atención sin mucho esfuerzo.

Desde hace décadas que la presencia y vocales de Cave han sido imponentes. Incluso sin pertenecer a la música popular y a los cada vez más rotantes -y a tiempos improvisto- temáticas sonoras de la escena musical comercial, Nick Cave se destaca debido a justamente lo que logra con solo un piano. Su voz es simplemente arrasadora.

Ahora, su sensibilidad e introspección han resultado incluso más cautivantes y pese a que no lo necesita, con Idiot Prayer enardece su peculiaridad, realizando un trazado que resulta impecablemente intenso con 22 piezas. A veces esto es consecuencia de experimentación o demostración de una nueva faceta, aquí solo es posible encontrar elegancia y es notable el pensamiento que fue dado en la interpretación de cada una.

Este proyecto musical fue hecho con para recibir aquel mismo pensamiento, y es completamente fácil de disfrutar tanto por los fanáticos de The Bad Seeds como de Nick Cave, además posee cierta distinción de una producción discográfica comúnmente oída, provoca necesidad de audición en alguien que busca una hacer y sentir más orgánico, mas no por ello menos potente.

Por Valentina Armijo

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

El Agente Topo: ...

Está en los Oscar 2021...

Leer más

Libro contará por...

Los primeros 50 años del rock nacional serán relatados a través de una invest...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más