40042961_10155465853325940_2425801256812412928_n

Kuervos del Sur, Molo, Pavez y Los Inseguros en Ele Bar: “Un encuentro explosivo”

    Esta fecha se anunció bajo la consigna de “Juntos de Nuevo”, con un […]

Lun 27 agosto, 2018 - Diego Montanari
Etiquetas: Kuervos del Sur Molo Pablo Rebolledo Bañados Pavez
Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

 

Esta fecha se anunció bajo la consigna de “Juntos de Nuevo”, con un cartel que -en su nómina- calzaba con muchas características: músicos de calidad y talentosos, trayectorias locales, y rock chileno del bueno. Así fue como la unión de los proyectos Molo y Los Inseguros de Pedro Pavez pudieron conseguirse el Ele Bar de General Cruz en Valparaíso, para concretar esta tocata ansiada por muchos porteños, y que en este caso entregó un desplante sonoro que voló mentes, y desató una explosión de rock, de manera potente y directa. Performances alocadas, una fiesta larga amplificada por excelentes himnos, y un karaoke enorme.

“Esta es una excusa para tocar canciones tristes” afirmó Pedro, cuando Los Inseguros abrieron la noche con su melancólica esencia soul y funk, con la mayoría de su repertorio sufrido. La banda sin prejuicio a como la gente iba a reaccionar, logró conectar almas con temas como “La Casa de mi Padre”, letras que sencillamente lagrimean en la guitarra y terminan transmitiendo los sentimientos de la dolida voz de su interprete. Los lamentos, los desamores y la introspectiva se hicieron sentir con ejecuciones sentidas de cada uno de sus miembros, conectados por la pasión de contar vivencias al ritmo del blues, como manera de poesía y arte. Independiente de los corazones rotos que inspiraron cada canción, también se ironizó con el alma de la presentación, molestando con la sensibilidad, como si de una broma bien contada se tratara. Un sonido limpio y exquisito, un detalle por la vibra ochentera del baile, que a más de uno nos dejó pensantes. Un comienzo agradable, tierno tal vez, pero lleno de sinceridad, todo esto para que iniciara una de las partes más ansiadas.

Molo desde principio a fin dio clases de cómo el rock debería sonar en toda su extensión, con quiebres inesperados, un show llevado por la personalidad y locura, y un sonido que no tenga piedad al momento de incentivar al mosh con un riff pesado. El grupo extasió incansablemente con todo su clásico repertorio, y al menos Pedro Pávez se notaba que de hace tiempo no tomaba una guitarra con esa misma garra y desquite. Nachoko Ibarra era como un relojero apunto de estallar, no se que habrá inyectado antes, pero ayer se mandó el show de su vida, pegándole al bajo, saltando al pogo con el público y prendiendo durante toda la presentación. Fue un enorme coro ante todo su setlist, la gente cantaba y calentaba la voz para el broche de oro que se vendría.

Kuervos del Sur llegó con muchas novedades a esta junta de amigos, contaban con nuevo bajista y además la venida de nuevos temas también era un tópico que se murmuraba entre sorbos y conversas de la gente en el recinto. Pero apenas los curicanos se subieron al escenario, lo que se mostró como un nuevo comienzo, se convirtió en una exposición de alegría, buenos chistes y un setlist muy bien ordenado, para hace impactar con sus dos discos “Porvenir” y “El Vuelo del Pillán” con un trabajo impecable del sonidista. Está demás decir que cada experiencia en vivo con Kuervos es siempre distinta a la otra, hay veces en donde ellos están enfocados a demostrar su talento, y otras en la que se les ve felices y disfrutando lo que aman, y claramente así fue lo que ocurrió el sábado en la noche. Ahora se abre un nuevo capítulo, y su vocalista Jaime Sepúlveda cerró con palabras muy bellas y ciertas: “nada de esto habría sido posible, si no fuese por la autogestión de bandas independientes”.

Y es verdad, muchos consideran que la fama es la excusa o meta para todos los artistas, y es verdad. Pero el movimiento enorme de bandas emergentes que existe, la cantidad de agrupaciones que autogestionan, y los miles de músicos que día a día pelan por un espacio, son los que finalmente terminan ganándose algo más importante que el dinero o tendencia. Se terminan adjudicando el reconocimiento y respeto de un público dispuesto a seguir a la banda de sus amores a donde sea que vayan. Ele Bar prestó su recinto para crear este bello momento, en donde todos fuimos parte de una nueva etapa, en donde al fin y al cabo, siempre tendremos nuestras raíces intactas.

 

Pablo Rebolledo Bañados

 

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Anderson-Paak-Oxnard-1541737819-640x6401-1542300238-640x640

Escuchemos Oxnard,...

En otro estreno de la semana...

Leer más

20914673_10154942767175208_1506044753220271248_n

Retorna a Valpara...

En lanzamiento del nuevo libro de la periodista Marisol García en sala Rubén ...

Leer más

18953458_1355138631231101_8666359974269198771_o

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más