La Noche Me Miró

Colombina Parra

Lun 24 agosto, 2020 - Diego Montanari
Etiquetas: Beast Discos Colombina Parra La noche me miró Valentina Armijo

La compositora y vocalista de los grupos musicales Besos con Lengua, Barracos, y Los Ex, ha lanzado su más reciente producción discográfica “La noche me miró”, un EP de registro casero en el Valle del Elqui en una cabaña rodeada de cerros, y un micrófono de juguete. Junto a su esposo, José Ureta, quien además fue productor del disco, exploraron en las estaciones primaverales del 2018 y 2019, encontrando sonidos no forzados, en su mayoría experimental.

Entramos en una atmósfera progresiva que empieza con un teclado sintetizado que se vuelve más y más envolvente mientras asciende y un beat de batería se le une queriéndonos llevar a algún lugar. La voz de Colombina se sumerge con estos sonidos, y a momentos su voz sale a superficie en “Verdad”, la bienvenida al disco más experimental de Colombina Parra. Una reproducción de 6 minutos y 10 segundos, que se eleva al momento en que las vocales lo deciden. Sin provocar un clímax, se desea seguir el recorrido. El siguiente paso, que pese a seguir la misma línea, demuestra madurez en su estructura, esta siendo más marcada. El ambiente granulado le da un toque a la coqueta batería con la que comienza “Las Luces de los Autos son los Muertos”, y que -un poco pronto- se le une un lodoso teclado sintético, levemente opaco, se ilumina gracias a la voz de Parra, que aparece sin avisar, y que a ratos impide una buena escucha y entendimiento de lo que canta. Claramente hay un efecto, mas el sonido no parece estar limpio.

Lo que sube debe bajar, y en “Mientes”, el ambiente se torna más oscuro y es justamente en esta canción donde la voz posee un poco más de protagonismo, sale a flote, se asienta luego de haber estado tanto tiempo arriba, lo cual es refrescante. La melodía sintética, espontánea había liderado, ahora lo hace la voz de Colombina. Precisamente cuando realiza una aseveración y una suerte de hechizo o premonición de lo que será.

Finalmente llegamos al track homónimo. Su voz se desplaza antes y después de la música, sin preocupación. Y vuelve a perderse como en las otras canciones, de manera intencional al parecer. El sintetizador también naufraga, y eso produce que el oyente sea parte de esa corriente.

Ya en el cierre definitivo, todo entra al mismo canal y haciendo de esta muestra sonora una redonda y determinada muestra de lo que fue su proceso y búsqueda musical, la cual nació ante la necesidad de expresarse tras la muerte de su padre, Nicanor Parra.

Incluso sin saber dónde fue grabado, diría que, pese a que su sonido es experimental y suena sintético, también posee una cualidad orgánica, un sentir elemental. Con una atmósfera orquestal simple, Colombina nos envuelve en un limbo que resulta en una suerte de sueño. Y de merodear. Tal cual lo hace un niño o niña, lo que se quiere expresar mediante el acercamiento que la propia cantautora tuvo: de libertad, de jugar, sin importar el sentido sino el sentir.

Por Valentina Armijo

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Estrenos musicales...

Más música que sale del horno...

Leer más

The Mandalorian pr...

Disponible el 30 de octubre por Disney +...

Leer más

The Beatles lanzar...

De las sesiones de grabación de Let It Be...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más