Muzz

Muzz

Dom 14 junio, 2020 - Diego Montanari
Etiquetas: Muzz

Este proyecto nació como tres músicos, amigos, que estuvieron involucrados en la escena renacentista del post punk en Nueva York a principios de los 2000’s. En 2015, comenzaron a tocar y grabar juntos en 2015, lo que llevó a los primeros demos escritos, arreglados e interpretados por Paul Banks (Interpol), Josh Kaufman (Bonny Light Horseman), y Matt Barrick (The Walkmen), o MUZZ, como ellos decidieron denominarse. Este año, presentan su disco debut homónimo.

Pese a ser el inicio oficial exterior como banda, lanzaron este álbum en tiempos de cuarentena bajo el nombre muzz, que según slang, significa descanso. Previamente, habíamos oído “Broken Tambourine” el primer vislumbre que presenta un tono sobrio y deprimente: acordes de guitarras, una base frágil que luego es enfatizada junto a un piano. Aquella tonalidad sigue en el segundo sencillo y adelanto “Bad Feeling”, es solo que esta joya posee un solo de trompetas luminosas llegando al final.

Sin dudas, los estilos varían, incluso en una misma canción, tal como las emociones que brindan. “Evergreen” es una de mis favoritas, con una sonoridad muy bella y letras un poco crudas. Es ligeramente psicodélica y mundana. Sin rodeos es el mejor final que tiene una canción en este álbum. La forma en que los instrumentos danzan juntos sin quitarse protagonismo es impecable.

Las vocales continúan como matiz, cálidas, oscuras y frías, pesadas y ligeras, pero determinantes. Hablando de voz, Paul Banks suena como a Interpol, debo abordarlo. Pero también debo ser precisa al decir que es solo su voz lo reconocible. En esta nueva compañía, su voz realmente sale a flote. Previamente se camuflaba con los instrumentos, y era como si cantase bajo el agua. Sigue en ella, pero está por encima.

Hay algunos temas que por sus melodías y letras no causan mayor impresión, mas solo pondré solo una sobre la mesa: “Chuby Checker”. No se pasa, pero tampoco se escucha atentamente. El cuento es diferente con “Summer Love”, quizás uno de los mejores temas del álbum y del vislumbre experimental que muestra esta banda debutante.


El uso de guitarras es algo que ya está entendido y asegurado. Estas se presentan en múltiples formas, como la cautivadora cosquilla de una guitarra eléctrica “Red Western Sky” y otra levemente estridente en “Patchouli”, un synth folk. Y el folk sigue en “Everything Like It Used To Be”. Tintinea una guitarra hasta el final, y unas -leves y breves- vocales femeninas se hacen presentes.

Hablando de bonito, así es la letra y la historia de “Knuckleduster”. Esta canción llama a momentos anteriores, momentos ligeros, quizás hasta fáciles, considerando el acontecer actual. Y es rápida llegando al minuto, aparece una flauta y lamento decir que es la única canción en que la bateria se luce. No obstante, Muzz es un gran grupo, un súper grupo, como andan diciendo. Sin embargo, creo que su carta de presentación oficial pudo haber sido mejor. Banks, Kauffman y Barrick claramente van muy bien juntos, pero pudieron haber jugado un poco más dado a que eran músicos muy distintivos dada las bandas de las cuales provenían. Pero juegan suficiente. No es menor el sonido. Porque de pronto, toma un giro un tanto encantador a diferencia de su título. “All Is Dead To Me” me recuerda a Paul Banks en Interpol debido a cómo su voz se mezcla con el instrumental. Su voz es distintiva pero se sumerge; en está canción sucede lo mismo aunque de alguna manera logra salir a momentos a respiros. También, no sé a qué se debe, pero este tema tiene aires y vibras a la balada pop Love My Way de Psychedelic Furs, justo en el coro. La melodía también se parece bastante. Fue un agrado.

El debut de Muzz finaliza con “Trinidad”. Hablando de frente, esperaba un mejor final, la música y la letra parecen vagas. Ahora bien, lo miré y escuché por el lado apreciativo, tomándolo como un tanteo que quisieron hacer. Sentí que era para maravillarse, merodear, quizás una especie de poema.

Esta presentación me deja con una sensación pensativa, pero refrescante. Ha sido un gusto poder escuchar más de Banks, Kaufman y Barrick, más que los singles que habían estado compartiendo desde su unión. Josh y Matt hacen lo suyo de forma espectacular y juntos han producido un nuevo viaje del que definitivamente quiero saber lo que continúa. Oírlos por completos, incluso si de vez en cuando solo escuchas o piensas en Interpol. Deja ir.

Por Valentina Armijo

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

X LA CHUCHA, El ú...

Editado por Surpop Records...

Leer más

Beavis and Butt-He...

Después de su fallida vuelta en el 2011...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más