41C2H4nbLdL._SS500

Norma

Mon LaFerte

Mar 18 diciembre, 2018 - Diego Montanari
Etiquetas: Mon Laferte Norma Pablo Rebolledo Bañados
Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

 

Premios Grammy, giras alrededor del mundo, y su propia pantalla gigante mostrando propaganda de su música en Times Square, son demasiadas las alegrías y respetos que Mon Laferte ha recogido en su exitosa carrera musical, y no bastó con solamente haber dejado la barra alta en su presentación de Viña del mar y hacer vibrar a un montón de gente en la edición de Lollapalooza de este año. Hito tras hito, la cantante viñamarina ha sabido crear su propio sello artístico, desafiando a la masa de injustos críticos que se sobre esfuerzan en bajarle el perfil, aun sabiendo que su capacidad y carácter son más grandes que los celos y poco creíbles comentarios que la audiencia purista trata de encontrar.

Todo fruto tiene su recompensa, y la humildad hace que la amistad fluya y cree lazos importantes dentro de la industria, en este caso se sabe que el talento de la cantautora Mon Laferte es superlativo desde hace mucho tiempo. Ella ha estado deslumbrando con su sensibilidad artística de raíz y su potente capacidad vocal, y muchas veces sin fines de querer sorprender a alguien, termina recibiendo elogios de los más destacados artistas del mundo. No por algo Hayley Williams de Paramore quedó impactada cuando escuchó su presentación en el festival Coordenada, realizado en México durante el 2017, o también su más reciente colaboración con Gwen Stefani participando en un acto navideño para los jueces de The Voice. Pues en este caso la unión que se concretó de manera oficial e inesperada para los amantes del rock progresivo moderno fue la existencia de la unión de la cantante con nada más y menos que Omar Rodríguez López, guitarrista de The Mars Volta y At The Drive in, y uno de los mejores músicos del siglo XXI.

¿Qué se puede esperar de tal combinación?  De un lado tienes a Mon apegada a su idea conceptual del desamor, y del otro a uno de los productores más ambiciosos de su década. Pues como resultado obtienes “Norma”.

Lo más llamativo de este nuevo trabajo es la variedad de géneros con los cuales Mon quiso narrar esta historia de romance y dolor, apostando por renovar su repertorio por sonidos en los cuales no había trabajado antes. En los dos primeros tracks ´Ronroneo´ y ´No te me quites de acá´ se percibe un estilo mucho más ligado al lounge y con la base clásica del bolero en la cual ha hecho temas anteriormente. La cantante comienza este relato de manera seductora, engatusando y retratando este obsesivo amor que la invade emocionalmente, convirtiéndola en una prisionera de la lujuria, y de sus intenciones provocativas. Su tono acá juega con otra técnica, no es la típica sufrida y apasionada vocalista de la cual estamos acostumbrados a compartir experiencias en pareja, sino que una mujer segura de cómo lograr su cometido y anhelo amoroso, pero sin medir las consecuencias. Al menos pasado la duración de la tercera canción, ´Por que me fui a enamorar de ti´, ella vuelve a esta zona de confort en ´Quedate esta noche´ con guitarra de palo y su arrepentida decisión de dejar soltar al que es dueño de sus amores. El gran salto musical de este disco se lo lleva ´El Mambo´, es impredecible como el amor, es atrevido como la canción más punk que puede existir al querer cuestionar las actitudes machistas y arriesgada al querer experimentar con el trap y demostrar su habilidad para rapear de manera natural y con un Flow envidiable. La soltura, el desplante de los músicos, el como la música latina orgánica comienza a cruzarse con las veredas del rap, sorprendiendo en toda la canción. Una declaración para esos puristas que se dedican a criticar la música de ella, y declarar que ella es una mala copia de Amy WInehouse, esta es una patada en la raja para los reclamones. Otro detalle son los títulos y el como todas las letras van mostrando el inconsecuente y complejo mundo de las relaciones, percibiendo el tal vez de tomar decisiones guiadas por la pasión, opacando a la razón cuando es urgente. Pasar de ´Ronroneo´, el cual es un coqueteo explicito, cambiar la intención con ´Por que me fui a enamorar de ti´, solo alude a la bipolaridad que nos puede ocasionar la obsesión y la dependencia emocional.

 

 

La producción es notable, de por sí el dato rosa que todos sabían, iba relacionado a que este álbum fue grabado en una sola toma, pero al escuchar el producto final y la cantidad de estilos y músicos que se requirieron para darle vida a esta historia te das cuenta de que una decisión en vano, y reafirma la calidad de métodos tradicionales en el contexto de grabación. Se nota que Laferte tenía su idea clara del concepto, pero necesitaba una mente experta y extensa para poder calzar tantos estilos en una sola mezcla, y no pudo haberle dado más en el clavo Omar.

Hasta ahora este es el mejor disco que lanzado Mon, y una clarísima prueba de lo comprometida y profesional que ella está siendo al querer reencontrarse con ella misma, y el descubrir lugares musicales en donde pueda ser una perfecta interpretadora. Es una reinvención importante la que entregó acá, y no para verlo en menos, este indicio ambicioso puede ser fruto para que a futuro veamos material experimental e interesante de parte de ella. Melancolía en baladas, experimentos exitosos como lo mostrado en ´El Mambo´ y la mezcla reggaetonera en ´El Beso´, y la elegancia con los tres primeros temas. Es Mon Laferte expandiendo su espectro, y en su propia ley.

 

Pablo Rebolledo Bañados.

 

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

1401x788-Hi-Res-FEMMES-11415-Duncan-Giblin

Another Chorus, es...

De su nuevo disco Hotel Last Resort...

Leer más

10d33de5dd2e34ee0960a62a38a9aa1f

Primeras imágenes...

Película sobre el líder de INXS...

Leer más

18953458_1355138631231101_8666359974269198771_o

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más