Opeth en el Teatro Caupolicán: “Clases de metal progresivo hecha por maestros”

Jueves, 6 de Abril de 2017

Vie 07 abril, 2017 - Diego Montanari
Etiquetas: Opeth

 

 

 

El sol se escondía en las montañas, mientras la carretera estancada con los transportes hacía que la ansiedad habitual de la capital retornara nuevamente. Las calles de San Diego empezaban a llenar este tráfico con tintes negros y poderosos, en dirección al Teatro Caupolicán, en donde una vez más Opeth nos convocaba para presenciar su potente show dentro de las galerías, cancha y palco que coparon todo el espacio posible del recinto. Si el Teatro Nescafe de las Artes agotó entradas al día anterior, acá no fue la excepción, y la emoción era la misma. Latente y expectante.

El escenario listo, con la letra “O” del logo mostrada por su fantasía y naturaleza en la parte trasera de los instrumentos, y las luces probando con variaciones previas al que sería un show brutal. La cancha esperando a estallar, algunas personas tratando de pasar de galería a cancha de manera exitosa (y otras que solo cayeron en el intento), y el cantico de guerra provocando a que la presencia de la voz más demoniaca del metal progresivo, Mikael Åkerfeldt, fuera una realidad frente a los ojos de la audiencia. 9 de la noche en punto, las luces se apagaban, una luz roja intensa iluminaba el logo, y solo quedaba ser parte de la presentación.

La promoción de su último disco, “Sorceress”, era la que convocaba esta nueva reunión de la banda en el Caupolicán, en donde al comienzo del show el tecladista Joakim Svalberg y el batero Martin “Axe” Axerot dieron el hincapié con el tema homónimo del disco, con sus tintes progresivos clásicos, dándole el relevo a Mikael y Fredrik Åkesson para su entrada, en donde las vocales limpias, y los riffs más melódicos incendiaban las voces de la gente. Prendía el lugar con un sonido muy soberbio, y una continuación clásica que se dio con “Ghost Of Perdition”, en donde los growls de Åkerfeldt hicieron temblar en los oídos presentes, activando las primeras notas agresivas y mosh pits de la noche. El cabeceo y goce seguían inundando el mar de gente que repletaba la cancha, cuando “Demon Of The Fall” con sus riffs iniciales y los growls solo avivaban la intensidad del tema, con su tecnicismo de parte de “Axe” y con las clases de bajo que Martin Méndez estaba deslumbrando en el escenario.

Para muchos no era de conocimiento, pero para la mayoría era un hecho que debía concretarse si o si dentro del concierto. Martín Méndez cumplía 38 años, y la fanaticada solo podía celebrar cantando de manera masiva el “cumpleaños feliz”. Mikael sorprendido con la energía frente al natalicio del bajista quiso seguir aumentando el humor, señalando que Martín era “un chico que cumplía 16 años, pero que se veía de 38”, esto entre risas que eran de hermandad. En eso los gritos no se contuvieron en donde el apodo “Peluca” se hacían en honor a Åkesson, aprovechando el momento para preguntar al público el sobrenombre de cada miembro de la banda, en donde Svalberg quedó como “DiCaprio”, Axe por su largo y liso cabello fue nombrado “Legolas”, Mendéz bautizado como “El Capitán” y Mikael simplemente era “Miguelito”. Un segmento divertido y lleno de humor. La brutalidad siguió después.

Opeth logró mostrar su maestría, técnica y carisma en un escenario el cual terminó su setlist con piezas maestras como “The Draperry Falls” y “Deliverance”, siendo un deleite que realmente se pudo celebrar, pero también admirar pieza por pieza, instrumento por instrumento, talento por talento. Ayer claramente se demostró que lo que se veía no era solo una muestra de excelencia, sino que era una clase de metal progresivo hecha por maestros. Soberbio, y sonido de calidad durante las 2 horas de tocata. Realmente espectacular.

 

Pablo Rebolledo Bañados.

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Nebulosa presenta ...

La banda perteneciente a Lagartija Records tituló Camino a la Costa a su primer...

Leer más

The Old Guard: “...

La película más vista en Chile...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más