prophets-of-rage-new-song-public-enemy-prophets-rage-rnc

Prophets of Rage en Movistar Arena: “Otras voces, pero la misma furia”

    Debe haber sido la espera de apertura de puertas más rara que he […]

Jue 04 mayo, 2017 - Diego Montanari
Etiquetas: Pablo Rebolledo Bañados Prophets of Rage
Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

 

Debe haber sido la espera de apertura de puertas más rara que he visto, siendo las 7 de la tarde (hora estipulada para la entrada del recinto) había menos de la mitad de asistentes para la jornada que traía devuelta a los miembros de Rage Against The Machine en conjunto de Chuck D (Public Enemy) y B-Real (Cypress Hill), contando con la Bersuit Vergarabat como teloneros. Algo un poco desconcertante y desesperanzador. Pero que más da, el show debe continuar.

La Bersuit abrió con sus letras llenas de criticas hacía la política con sus componentes de rock, cumbia, funk, ska y todo el carisma que el grupo muestra en el escenario usualmente. El fuerte ruido de fiesta alentó a muchos para llegar al recinto, disfrutando de la carismática presentación de los argentinos que terminó cantando con su público fiel al son de sus canciones e himnos.

The Beatles, Elvis Presley, y un poco de The Who, una playlist de fondo muy relajada frente a la venida de una tocata que iba ser todo menos tranquila. La cancha se empezaba a llenar, y las horas solo pasaban. El escenario estaba preparado, cuando de lejos se apreciaba un gorro rojo alumbrado que se podía visualizar desde cualquier lado. DJ Lord llegaba a prender con una introducción que tuvo un corte del himno nacional, y que lo siguió una mezcla canciones dignas de un conocedor amplio de la música, pasando desde clásicos del rap como Wu-Tang Clan hasta las artísticas manifestaciones de Tears for Fears. Mostraba sus últimas habilidades en la tornamesa para darle inicio a la bocina de alerta.

Las luces se apagaban, y la bocina sonaba cada vez más fuerte anunciando la llegada de los profetas de la rabia. Brad Wilk, Tim Commerford y Tom Morello se instalaban, mientras con convicción Chuck D, con su gorra característica, y B-Real, con un sombrero de arabia saudita, entraban a animar a la galería, platea y cancha que tenían en frente. La rabia acababa de empezar. La canción “Prophets Of Rage” abrió con una intensidad creciente al redoble de Wilk, con el bajo de Commerford reforzando la guitarra de Morello, incendiando de inmediato con los versos del dúo de Chuck y B-Real. La audiencia saltaba con el cover de Public Enemy de manera enérgica con un sonido que estaba siendo potente. La inyección de adrenalina vino de la mano del tema “Testify”, en donde se pudo apreciar todo el talento de la guitarra de Tom al ritmo contestario del Movistar Arena. La lucha contra el sistema se alargó con “Take The Power Back”, en donde el bajo funky de Commerford sonaba exquisito, y el coro se incrementaba en la gente, que ya mostraba índices de furia en los mosh pits. Los clásicos no paraban, y con “Guerrilla Radio” las masas explotaron de inmediato con la demostración rabiosa de la banda.

Ya habían sido tocado temas de Public Enemy con algunos himnos revolucionarios de Rage, y era el turno para que el repertorio de Cypress Hill fuera puesto en escena. “Rock Superstar” mostró el protagonismo de B-Real con sus seguidores, la cual aumentaba la fuerza con la guitarra doble de Morello aplicándole a los riffs con 12 cuerdas. Algunos conocían el tema, otros solo observaban como ocurría todo. Volvíamos al año 91 con la canción que abre el disco de homónimo de RATM, activando la bomba pesada que es “Bombtrack”, en donde el trio vocal entre Commerford, Chuck D y B-Real mostraban agresividad con cada “Burn” del coro. Un conjunto vocal coordinado que sonó bien. Después la corrida repasó el disco “Evil Empire” de 1996 con “People Of The Sun” y retomó con Chuck D en “Fight The Power”.

“¿Quieren escuchar algo de Hip-Hop?” exclamaba B-Real, a lo que desaparecía del stage, y aparecía cantando “Hand on the Pump” frente la reja con los exhaustos asistentes, recorriendo la parte frontal de izquierda a derecha. Desde esa instancia se repasó los temas emblema de Cypress Hill y Public Enemy en una sola pieza musical dirigida por DJ Lord, con un agregado de House Of Pain con “Jump Around”. Apenas terminó esa canción de inmediato sonó la guitarra inicial de “Sleep Now In The Fire” con un exaltado Morello dándolo todo con los efectos. La seguidilla de canciones que venía era para la muerte: “Bullet in the Head”, “Know Your Enemy” y una gran sorpresa. Retomando un poco de los años de Audioslave, se tocó “Seven Nation Army”, tema de The White Stripes que era versionado por ese supergrupo de entonces. Todo normal hasta que B-Real anuncia una colaboración inesperada. Anita Tijoux se sumaba a la rabia para improvisar en la parte instrumental del coro, para hacer consciencia social, teniendo una química con los miembros que fue visible desde su entrada al escenario. Realmente un momento que no se olvidará, y quedará como una de las muchas colaboraciones que artistas de nuestro país han hecho en otras tocatas masivas. Los efectos profundos con delay anunciaban el comienzo del fin, “Bulls on Parade” desataba la ira de todos, acumulándose uno de los círculos más grandes de mosh pit de la noche. Se acercaba la finalización, y la siguiente canción fue dedicada a la vida de Víctor Jara. No es un concierto de Prophets si es que no termina con “Killing in the Name”, en donde la motivación estaba excedida, y los coros de “and now you do what they told ya” y “Fuck You, I wont do what you tell me” fueron gritados hasta el cansancio.

Puntos en contra del concierto: La energía vocal no es la misma que la de Zack de la Rocha, su actitud exaltada es la furia que está en contra de la maquina, y desgraciadamente no estuvo presente hoy. No le quito méritos a Chuck ni a B-Real, cumplieron con su objetivo el cual era motivar el show. Puntos a favor: El esqueleto de RATM estaba presente, e hizo estallar el techo del Movistar Arena con una ruidosa presentación que dejo con los pelos de punta a todos. Es innegable el lujo que es tener a músicos y voceros importantes de una generación que lucha contra las injusticias con música de calidad y real. Aparte de eso agregar los aplaudidos homenajes a Víctor Jara, y una colaboración notable de Tijoux. En resumidas palabras fueron otras voces, pero complementadas con la misma furia que todos esperábamos desde hace mucho tiempo.

 

Pablo Rebolledo Bañados.

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

7e8b7e01b7f6ec9f3118ad1881be6499.1000x1000x1

Father John Misty ...

God’s Favorite Customer será lanzado en el mes de junio...

Leer más

f9c9ed1ae-1

Annihilation

Dirigida por Alex Garland ...

Leer más

20914673_10154942767175208_1506044753220271248_n

Retorna a Valpara...

En lanzamiento del nuevo libro de la periodista Marisol García en sala Rubén ...

Leer más

21246509_1571193996271971_8105504779108480464_o

Tocatas del Jueves...

Pirámides, Icarus Gasoline, Los animales también se suicidan, Discos Nobita, V...

Leer más