original

Reseña: La Chica del Tren (2016)

Un thriller psicológico que prometía más

Lun 07 noviembre, 2016 - Diego Montanari
Etiquetas: Emily Blunt Esteban Brito La Chica del Tren Paula Hawkins
Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

 

 

Esta película está basada en la novela homónima escrita por Paula Hawkins, que se convertido en todo un bestseller desde su publicación. La historia gira en torno a Rachel (Emily Blunt), una mujer alcohólica que todos los días viaja en el mismo tren camino a Nueva York, obsesionándose con los habitantes de una casa y con sus vidas. Esto se debe a que ella solía vivir en ese vecindario y su fijación llega a tal nivel, que inventa historias sobre ellos.

Todo cambia el día en el que ve una situación irregular con respecto a una de las personas a las que acostumbraba observar. Ella decide bajarse del tren a investigar que sucedió y termina siendo sospechosa de la desaparición de esta persona. Rachel hace un intento por recordar lo que vio y vivió, ya que se encontraba bajo los efectos del alcohol.

Lo primero que hay que destacar de esta realización es la actuación de la protagonista. Emily Blunt fue capaz de darle vida a un personaje que presenta una serie de problemas internos, los que se van desarrollando a medida que la trama avanza. Del mismo modo, el guión está estructurado para que el espectador tome parte por Rachel y se sienta investigador en este caso.

Esta complicidad con el público que suelen tener los thrillers psicológicos, hace que las películas del género logren mantener a la audiencia expectante hasta el final. Ésta cinta lo logra, pero no destaca como otras realizaciones similares. Se podría decir que la trama cumple su cometido con lo justo, ya que no posee giros de tuerca o grandes destaques.

 

 

Esto ocurre porque se entregan demasiados antecedentes sobre la historia, haciendo que el público se vea sobre expuesto en demasía a pesar de la intención de generar atracción por el misterio a resolver. Las sorpresas dentro del filme se vuelven pocas. Del mismo modo, la película posee una serie de anacronías temporales, tales como flashbacks, que a veces eliminan cualquier vuelco dramático de por medio, mostrando momentos que podrían sorprender a futuro.

Pero no todo es tan predecible como pareciera. La película cuenta con momentos interesantes y son cuando solo se enfoca en su protagonista, en su narración y sus problemas a causa del alcohol. Son estas las instancias en las que se trata de armar el puzzle para resolver el conflicto principal. El rol de Rachel dentro de la historia y su obsesión con su antigua vida son el motor principal de la realización, por lo que su búsqueda por la verdad sustenta toda la premisa.

Los instantes mejor realizados de la película se encuentran en la presentación de personajes y del conflicto, ya que conforme la trama avanza hacia la resolución final, el arco dramático que se desarrolla no es tan intrigante como parecía en un principio.

En fin de cuentas, La Chica del Tren es una experiencia regular, porque al fin y al cabo expone tantos elementos para darle explicaciones al espectador, que los momentos que deberían sorprender a la audiencia no logran su cometido. No es una mala película, pero se hicieron tantas promesas en cuanto a ésta cinta que se podía esperar un mejor desarrollo para el conflicto.

Por Esteban Brito

 

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

380447_1

Thom Yorke nos pre...

Una colaboración con Greenpeace...

Leer más

42322490_242209519975072_8058697964360976070_n

Tiembla de miedo c...

La adaptación realizada por Dennis Widmyer y Kevin Kölsch...

Leer más

20914673_10154942767175208_1506044753220271248_n

Retorna a Valpara...

En lanzamiento del nuevo libro de la periodista Marisol García en sala Rubén ...

Leer más

18953458_1355138631231101_8666359974269198771_o

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más