26232100_10154965146201856_50884233447171406_o

Reseña: Sapo (2017)

Dirigida por Juan Pablo Ternicier

Sab 20 enero, 2018 - Diego Montanari
Etiquetas: Esteban Brito Quinlan Juan Pablo Ternicier Sapo
Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

 

Esta película chilena cuenta la historia de Jeremías Gallardo (Fernando Gómez-Rovira) un periodista que trabaja en televisión quien en 1985 cubre la última pena de muerte realizada en el país, y que viaja de vuelta de Valparaíso a Santiago a ver a su hijo que está naciendo. En el camino se conoce mediante flashbacks su oscuro pasado en dictadura.

Debo decir que tenía buenas expectativas con respecto a esta cinta, ya que incluso se ganó el premio a Mejor película en la Competencia de Cine Chileno en el Sanfic del año pasado, pero lamentablemente, “Sapo” es un trabajo que tiene un potencial enorme, el cual lamentablemente es desaprovechado.

Pero no es una realización que tenga malas actuaciones, porque el trabajo actoral de todo el elenco es correcto y está bien dirigido. Tampoco puedo decir que su ambientación no es correcta, porque la época está muy bien retratada en escena. Los problemas que tiene este metraje radican en su composición, y en un guion que perfectamente pudo haber sacado adelante de mejor manera una propuesta tan intrigante como un soplón en plena dictadura.

La película se mueve en dos planos temporales: la del presente (1985) en donde el protagonista viaja a la capital para ver el nacimiento de su hijo, y una serie de flashbacks que cuentan su historia. Pero estas transiciones en varios momentos dejan de aparecer de manera orgánica, y comienza a generarse una confusión para el espectador en donde a veces incluso los recuerdos avanzan, para luego retroceder. Aquí ya hay un problema que te confunde si no estás muy atento a lo que se ve en pantalla. De repente la única forma de saber en qué año están ocurriendo los hechos es viendo si el protagonista esta más o menos calvo.

 

 

Otro factor que le juega en contra a la propuesta es el hecho de que, pese a que el protagonista está prácticamente en escena todo el tiempo, nunca conocemos mucho sobre su vida o sus motivaciones, ni tampoco qué lo llevo a ser un soplón, y si ese acto tuvo otras consecuencias en su vida aparte de ser un pensamiento constante en su cabeza. Porque hay una escena impactante en donde se ve que el protagonista culpa a personas que son torturadas, pero esto ocurre en los minutos finales del metraje, y no se conocen muchos antecedentes del hecho. Probablemente si le hubiesen agregado unas escenas extras para entender mejor al periodista, la película hubiese sido más coherente.

Porque no es un problema de que la idea sea mala, o que haya un mal trabajo con los actores, sino que la estructura del relato está desordenada y no se le da prioridad para conocer más al personaje principal de la historia, y sobre su crimen. De hecho, se le da espacio a la cobertura del caso de los psicópatas de Viña, pero esto se siente como un extra que no se relaciona en un cien por ciento con la trama principal del soplón, pese a lo bien hechas que están esas escenas.

Lamentablemente, “Sapo” es una propuesta desarmada, en donde el guion no entrega información que nos haga reflexionar más sobre el protagonista, y en donde el montaje a ratos es una confusión enorme. Es una lástima porque la propuesta tenía un potencial inmenso, ya que pese a estar ambientada en la dictadura como muchas producciones locales, entregaba una idea fresca que nunca termina de convencer del todo.

 

Por Esteban Brito Quinlan

 

 

 

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

tumblr_pwhuapSffw1ukr38ro1_1280

Solar agrega otro ...

Martes 3 de septiembre a las 22:15 horas ...

Leer más

Once-upon-a-time-in-Hollywood-2-1

El playlist de la ...

Se estrena el 22 de agosto...

Leer más

56949222_2187519944661576_7775044438270672896_n

Naty Lane, autora ...

Hablamos en profundidad con la bajista de Adelaida ...

Leer más

18953458_1355138631231101_8666359974269198771_o

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más