Resistir es Florecer

Laguna Lunar

Lun 13 julio, 2020 - Diego Montanari
Etiquetas: Laguna Lunar Pablo Rebolledo Bañados Resistir es Florecer

El año 2020 para muchos pasará a la historia por ser el más raro y abstracto en mucho tiempo, no es solamente el hecho de que el mundo empezó a revolcarse en contra de los problemas sistemáticos de sus gobiernos con rabia y unión, también la llegada del COVID-19 y sus consecuencias al dejarnos encerrados en cuarentena. Es casi la trama de una película de ciencia ficción, solamente que los gringos no son los héroes y los reales problemas son más psicológicos y alarmantes para el que labura por no tener otra opción. Esto al menos en Valparaíso ha hecho eco de sus proyectos musicales, quienes en la electrónica y el witch house han encontrado un lugar donde manifestarse en contra del sistema.

Alondra Noctvrna, artista visual y musique de la región, ha tenido muchas ambiciones e inseguridades por las cuales surcar siempre. Estar en una búsqueda musical constante en todo este apogeo de una escena musical creciente en Valparaíso, pasando por diferentes agrupaciones hasta armar sus proyectos personales. En el camino se encontró con Javier “Tristan” Vargas, cantante y guitarrista de los pesados Siniestra Pandora, como también al experto de la guitarra y pedales con Erick Briceño, cosa que da nacimiento a este proyecto que hoy ve su fruto desde el cansancio y la valentía: esto es Laguna Lunar.

“Resistir es Florecer” como trabajo completo de sensaciones y emociones oscuras embellecidas por la melancolía distópica, hace recordar una frase de una película de culto de ciencia ficción como lo es Blade Runner (1982), en donde el replicante interpretado por Rutger Hauer (1944-2019) filosofa al final de su vida señalando que “Todos esos momentos se perderán en el tiempo…como lágrimas en la lluvia”. Es una clara posición de reflexión, pero también de apertura a otra realidad, una que no es bonita pero que de alguna manera se puede bailar en el momento.

El EP busca otro camino para decir que el acto de resistencia no siempre va ligado a algo político, sino que también a algo mental y emocional con lo cual la rabia toma otra arista, como en el ejemplo del tema que abre esta pista, ´Ciclos de Opresión´, la cual con las bases y beats del sintetizador marcando con fuerte dream pop, van siendo potenciados por el redundante y vacilón bajo de Javier, creando un track perfecto para el baile y la soltura contra la cotidianidad. Los juegos de texturas que Erick va creando con su guitarra se convierten en el colchón perfecto para la lisérgica voz con la que Alondra se desahoga y suspira al mismo tiempo.

Partiendo con un mensaje político y totalmente cuestionador del sistema, pues de la nada nos vemos interceptados por una canción mucho más indeleble en su ejecución. “Epifanía” tiene colores musicales mucho más sentimentales y bellos, creando una energía de empatía con una mayor concentración en el bajo y la voz siendo la guía de este lamento. Lo genial es como el mensaje sigue siendo potente, pero cambiando pieles en su intención para hacerte sentir con los puentes que crea la guitarra. Termina siendo una manifestación personal que aborda todo lo macro de esta sociedad ensuciada por el abuso y el cansancio.

Ahora con el título “Matar el Alma”, tenemos algo más cercano al misterio y el existencialismo, pues hasta los sintetizadores e instrumentos van a un paso mucho más pausado y curioso, dando más énfasis esta vez a que la intimidad vocal sea la protagonista, creando un equilibrio que busca la tranquilidad para escuchar los pensamientos que rodean en la cabeza. Incluso el trabajo de efectos y voces logran crear ese efecto de manera narrativa, dándole mayor coherencia al relato. “Lazos Efímeros” es otra manera de sentir lo que en el track 3 habíamos escuchado, soltar la tristeza para hacernos deambular de un lado a otro sin pretensiones, y solo para lograr crear más piezas oníricas en el proceso. Un pop muy bien logrado en su esencia de oscuridad, que se ve mucho más marcada por una sensación de happy/sad que ayuda al oyente a relajarse.

“Nada” antecede una última lágrima en esta recaída de emociones, esto con una manera bonita de buscar la calma antes de volver a la realidad, es dulce y sincera para el final potente que nos depara al inicio. “Cadenas de Cristal” llega totalmente empoderada, con unas ganas de decirte que basta de culpas, es hora de darse cuenta y romper estas injusticias con mayor fuerza, en una de las mejores canciones de este EP.

La narrativa se ajusta perfectamente a su bello nombre. Cuando hablas de “Resistir es Florecer” tienes claro que será una dedicación con muchos matices y crecimiento, no por algo partimos con algo mucho más oscuro, atravesamos la tristeza y la aceptación entremedio con temas bailables, y terminamos nuevamente con la garra insaciable de querer cambiar todo. Es un EP poético que toma en serio su planteamiento, y lo convierte música para los oídos más finos en detalles y fieles a una tradición perdida de la música hoy en día: el arte de la obra completa.

Por Pablo Rebolledo Bañados

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Nadie sabe que est...

Primera película chilena de Netflix ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más