13087025_1141379312559632_5566270587206773797_o

Riviera Gaz en Bar Loreto: “Rock a lo vieja escuela”

El telón estaba tratando de tapar en el escenario, para que la formación de Riviera […]

Dom 01 julio, 2018 - Diego Montanari
Etiquetas: Pablo Rebolledo Bañados Riviera Gaz
Share on FacebookTweet about this on Twitter

El telón estaba tratando de tapar en el escenario, para que la formación de Riviera Gaz alistará sus instrumentos para la noche que tendría por delante. Se hacía un esfuerzo enorme para que nada se viera en el transcurso previo al inicio de la presentación, pero con un limite de tela que no cubría todo, se pudo observar al legendario Steve Shelley pegándole a los toms de la batería, algo que para muchos fue momento de flashes y emoción. El querer inmortalizar a un miembro de Sonic Youth con sus celulares.
Desde el comienzo del show se vio una sensación de que la banda de Gustavo Riviera querría lograr una interacción nula con el público, con el fin de que la música fuese una oportunidad veloz pero directa al hueso. Un rock and roll que surfeaba entre el indie, el punk, el blues, y el britpop, y que en sonido estuvo cumpliendo con niveles de calidad a lo vieja escuela, contando solo con amplificadores, batería microfoneada y la actitud para hacer bailar al Bar Loreto entero. La performance de cada miembro de este trío dejó algún recuerdo por su manera de tocar, o por como sentían la música por separado. Gustavo se inyectaba la distorsión de la guitarra con su primitiva exposición de las cuerdas, mientras en el bajo Paulo Kishimoto-tranquilo y asertivo- fluía con las líneas de bajo, mientras que Steve se ponía soberbio tocando en cada canción, con una alegría inmensa en su cara, con cada sección solista que se mandaba en los entremedios. Esos componentes hicieron que la tocata fuese una enérgica independiente de la brevedad, pero que hizo prender la noche en el Bar.
El público siendo lo más importante, nunca paró de pedir y moshear algunos de sus temas, y es que igualmente Burger Records Latam se la jugó con una fecha que además pudo incluir material nacional al inicio, con Adelaida desatando rabia y distorsión desde el puerto, con un Pulsar en su historial y anunciando las últimas fechas en el país, para partir a China de gira. Que mejor teloneo para estas fechas.
La noche fue justa y precisa, y logró cumplir con un recinto que le dio un aire clásico y emergente al asunto, y no viendo a estas dos agrupaciones sentía que estaba observando los comienzos de cada uno. Era como volver a esas grabaciones casera en donde el escenario era uno con el público, esperando lanzarse o festejando de manera muy clandestina. El sonido también fue esencial, y con un juego de luces simple, se pudo dar una visualización notable para la ocasión. Fue energía extraída de los viejos tiempos del rock.

Pablo Rebolledo Bañados.

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

36270195_2084414925161138_1363705816456101888_n

Festival Frecuenci...

El nuevo evento dedicado a la música electrónica realizará su segunda versi...

Leer más

ant-man-wasp

Ant-Man and The Wa...

Dirigida por Peyton Reed ...

Leer más

20914673_10154942767175208_1506044753220271248_n

Retorna a Valpara...

En lanzamiento del nuevo libro de la periodista Marisol García en sala Rubén ...

Leer más

21246509_1571193996271971_8105504779108480464_o

Tocatas del Jueves...

Pirámides, Icarus Gasoline, Los animales también se suicidan, Discos Nobita, V...

Leer más