Rough and Rowdy Ways

Bob Dylan

Lun 06 julio, 2020 - Diego Montanari
Etiquetas: Bob Dylan Fernanda Schell Rough and Rowdy Ways

Tras ocho años de espera, trabajo e inspiraciones, Bob Dylan regresa a las pistas con un álbum donde renace y explora la religión, la guerra, la música y los derechos civiles. A sus 79 años nos trae “Rough and Rowdy Ways”, obra que ha tenido un buen recibimiento por parte de los melómanos y fanáticos de Dylan, no cabe duda que es una gran sorpresa.

Dentro de estos años creó nuevo material en 2012 con “Tempest”, además de esto, este legendario cantante utilizó este tiempo para ir limpiando su bóveda con una variedad de proyectos, como siete volúmenes de su serie “Bootleg”, junto con grabar seis LPs de estándares que data de los años 40’.

En su 39º álbum, Dylan mira a la nostalgia y tiene un recuentro con su pasado, él siempre posee una obsesión con el tiempo. A pesar de las críticas por su voz, ya que dicen que es más grave que antes, su canto comenzó a sonar aún más áspero de lo que lo hizo en los años 60’, pero esto lo usa para su ventaja. 

La entrada de esta aventura, “I Contain Multitudes”, suave, cautivante y clásica, al estilo Dylan que trae un mensaje autobiográfico. El título basado en el poema de Walt Whitman, “Song of Myself”, y al parecer suena como tal. Tras la canción más corta, llega un tema que podría convertirse en un clásico, “False Prophet”, tema rígido y desarrollo con fuerza. Está inspirada en “If Lovin’ is Believin” de Billy “The Kid” Emerson de 1954, aquí se va desarrollando y mostrando la temática al ritmo del blues, suaves riffs y una exquisita melodía que se va desvaneciendo.

De la misma línea y blues, continua con “My Own Vision of You”, donde hace ironía hacia la mortalidad, con trozos de blues sureños su clásicos blues, un poco de country y suspenso. Luego, “I’ve Made Up My Mind to Give Myself to”, nos recuerda a “Knockin’ on heaven’s door”, por su emotividad y ritmo en la que se va desarrollando a través del amor y su delicadeza, pareciendo una dedicación.

Su tono melódico y esencia se expresan en melodías que son casi similares a Tom Waits, de suspenso, sutiles y simples como “Mother of muses” y “Black Ride”, dos piezas que exponen su dulce toque que solo Bob Dylan sabe hacer.

También se presenta un tributo al legendario bluesista del Delta del Misisipi, “Goodbye Jimmy Reed”, un buen blues y country, poderoso, energético, profundo y original.

A través de siete minutos de un suave blues, Robert Allen Zimmerman nos trae “Crossing the Rubycon”, donde camina por su zona de confort, un terreno que él conoce. Allí juega con su voz, sube y baja los tonos. En este tema va contando su transcurso por diversos lugares. De la temática de viajes nace su arma secreta, el penúltimo, «Key West (Philosopher Pirate)», canción corriente que describe un largo y extenso viaje a Florida donde te puedes perder dentro de su acordeón que acompaña esta tonada.

La canción más extensa del álbum y cierre, «Murder Most Foul», durante 17 minutos detalla el asesinato en 1963 del presidente John F. Kennedy a varias teorías de conspiración y su conexión Dylanesque con Eagles, Fleetwood Mac, la beatlemania y Woodstock. Todo esto es acompañado por un melancólico violín de Herron, un piano de Pascua y un delicado trabajo en la batería de Chamberlain. Es un gran final para sus 60 años de trayectoria musical, en este tema se refleja su evolución y pasión por la música.

Bob Dylan nuevamente nos vuelve a sorprender con esta obra, “Rough and Rowdy Ways”, un disco que debemos destacar, ya sea por el regreso del músico y por la obra que realizó. Pueden pasar los años y él seguirá creando discos que marquen épocas. En este se ve cómo aún tiene una gran delicadeza al momento de escribir, inspirarse y recordar a grandes músicos. Dylan nunca pierde su esencia, esperemos que este no sea su última obra. 

Por Fernanda Schell

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Nadie sabe que est...

Primera película chilena de Netflix ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más