Shang-Chi y la leyenda de los Diez Anillos: “Cuando la poesía visual y el arte se cruzan en el multiverso”

Otra de Marvel

Mié 27 octubre, 2021 - Diego Montanari
Etiquetas: Marvel Pablo Rebolledo Bañados Shang-Chi y la leyenda de los Diez Anillos

Seamos sinceros/as/es, una película nueva de Marvel conlleva ver la misma fórmula y con las mismas tomas predecibles una tras otra, aun así, cuando se sabe que esto irá directo a la línea temporal que se piense crear parte por parte. Parece un copy/paste del cual uno/a/e llega dispuesto a pasar un buen rato y nada más, pero en el caso de lo que plantea Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos es admirable por muchas razones.

Partamos primero por este nuevo héroe que se nos introduce en esta Fase 4 del Universo Cinematográfico de Marvel, el cual es Shang (Simu Liu), un joven que trabaja estacionando autos en hoteles costosos con su amiga Katy (Awkwafina), quién es totalmente fiel a su amistad y de un espíritu libre. Todo es joda post oficina y divertirse, hasta que desgraciadamente son interceptados por un grupo de artistas marciales en un bus, robándole un pendiente a su protagonista -el cual se lo regaló su mamá cuando pequeño-. Es ahí donde se revela la premisa de esta historia: Shang Chi debe recuperar sus pendientes y encontrarse con la organización clandestina de los diez anillos, porque su familia y su pasado ha vuelto para hacerlo peligrar.

Bajo este arco narrativo, estamos ante una historia que contiene uno de los trabajos de escenarios y visuales más artísticos y poéticos que una película de Marvel Studios ha entregado hasta la fecha. Si bien hay uso de la pantalla verde, se vio que hubo un gran estudio o entendimiento de lo que su entorno natural conlleva, más si hablamos de la cultura china, en donde las escenas que involucran el agua, los bosques y situaciones relacionadas a la naturaleza te mantienen hipnotizado/a/e por su fluidez y creatividad.

En ese sentido, todo se percibe como una improvisación en donde lo que se traza, se sigue con tal de contar una emoción, un suspenso, una tensión entre lo humano y lo fantástico, es así mismo como incluso su director, Destin Daniel Cretton, expresó que “descubrí que tenía libertad creativa en todo”. Notoriamente, todas las escenas en donde se involucran criaturas místicas, performances de movimiento y peleas, parecen ser la tinta que busca llenar el marco en blanco, así creando secuencias que son simplemente hermosas y soberbias en su ejecución.

Una de las grandes atracciones que esta cinta deslumbra sin escrúpulos desde que comienza, son las coreografías de acción que le dan todo el drama y adrenalina a las secuencias que van convirtiéndose en una gran narración aparte. Esto es gracias al trabajo del coreógrafo, Andy Cheng, quién logra llevarse el podio de una de las mejores peleas que ha tenido el UCM desde su creación, con la gran contienda dentro del bus. Todas las secuencias aplicadas en toda esa sección se ven pulidas por un imaginario de artes marciales y efetos visuales que logran combinarse perfectamente para crear una de las escenas de acción más vistosas de este multiverso.

En la objetividad misma, esta nueva aventura que viene a emprender el complejo y diverso argumento que traerá al universo de los super héroes viene a establecer otro tipo de visión que se agradece. Si bien el humor tiene sus salidas como siempre, acá está super bien puesto y en momentos precisos, pero priorizando escenas y diseños de personajes que llegan a ser más oscuros y hasta violentos a ratos, en un mundo mucho más ligado al misticismo y a las artes oscuras de algunas problemáticas. Momentos de reflexión máxima, revelaciones y escenas post-créditos que nos permiten imaginar el desorden que habrá a futuro y un elenco que contiene el carisma necesario para convertirse en una de las facciones más importantes de esta Fase 4.

“Shang Chi y la leyenda de Los Diez Anillos” podría ser fácilmente la mejor película en solitario, pero por las razones más reales. No es el instaurar una trama en la cual todo tenga explosiones, adrenalina extrema y humor desbordado, es un intento-que funcionó muy bien- demostrando lo cercano que puede estar un film relacionado a Marvel con el arte y una visión con mayor expresión de libertad en su cometido. Todo es como un pincel que hace todo de acuerdo como se sienta el asunto, y así mismo crea obras de arte con sus efectos y ambientes. Es distinta y totalmente atractiva en eso, y se valora que ahora en el proceso que el estudio está armando con el lore de los multiversos, estas propuestas sean tomadas con seriedad y les den su sello propio.

Es una experiencia gratificante en el cine, y es una película que agarra una nueva arista en su oscuridad, y logrando soltar sus emociones- incluso más que en otras entregas- para así entregar un bonito regalo para los amantes de las artes marciales y de la cultura china en todo su esplendor. Una película de Marvel totalmente contemplativa en ese sentido.

Por Pablo Rebolledo Bañados

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Ana Tijoux, Inti H...

De Saloon, Quique Neira, Soulfia, Yorka y Villa Cariño, son otros de los artist...

Leer más

Dune: “La enormi...

Otra obra maestra de Denis Villeneuve...

Leer más

“La geometría d...

Editado por Gourmet Musical ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más