Soul: “Una obra muy madura y arriesgada”

La sorpresa de fin de 2020

Jue 07 enero, 2021 - Diego Montanari
Etiquetas: Disney Disney + Pablo Rebolledo Bañados Pixar Soul

¿Cuándo fue la última vez que una película Pixar nos dio una cachetada de realidad? La más cercana a esa descripción podría ser fácilmente el comienzo desgarrador de “Up” (2009), el cual nos muestra lo frágil de la vida, y de cómo la soledad nos deja perplejos a largo plazo. Pero después de eso tenemos una historia de fantasía y con enseñanzas que usualmente podemos esperar de una producción de esta índole.

Habiendo ya repasado diferentes temáticas en películas anteriores, y con una que otra secuela de alguna franquicia que fue muy exitosa del revolucionario estudio de animación, pues por primera vez los encargados de estas historias quieren ir a un punto que muchos temen llegar a discutir: la vida después de la muerte. Con la música jazz como motor principal, con personajes mucho más reales y con tecnología que logran visuales ridículamente realistas (el trabajo del foto-realismo acá es serio), pues “Soul” llega a ser una jugada arriesgada dentro de los cánones de Pixar.

La historia del músico de jazz y profesor de música Joe Garner no es ajena a la que muchas personas dedicadas a las artes viven, esa de que será un camino muy difícil e imposible de lidiar por las trabas laborales que conlleva. Con la influencia de su padre, quien creó esta pasión por la música en su ser, simplemente es su motor con el seguir soñando día tras día con que esto que ama le traerá una fuente para poder tener una vida estable económicamente.

Joe, después de un día agitado en una de sus clases, llega a tener una noticia que le cambiaría la vida. Uno de sus exalumnos le consigue la oportunidad de tocar con músicos de jazz que él aprecia de toda la vida, sabiendo que estas cosas no se dan todos los días, acepta de inmediato para demostrar su talento innato en el piano. Entre una corrida ansiosa y feliz hasta más no poder, un accidente inesperado lo separa de su cuerpo y alma, entrando en un viaje que nunca esperó ser parte: es de la búsqueda de su propósito.

Desde aquí la trama toma un giro totalmente psicológico, con temas que dentro de la ternura visual con la que deslumbra desde el primer segundo, llegan a ser densos y poco comunes para un público que en general es infantil. ¿Qué somos? ¿Qué hay después de la vida? Cuando una producción que tiene tintes familiares puede mostrarte estos cuestionamientos que nos invaden día a día en un formato para todo público, asume el riesgo de que pueda ser poco comprendido o hasta ignorado. Pero con personajes adorables, una trama de la cual más adultos se pueden identificar con mayor afinidad y con conceptos filosóficos, esta película llega a ser tal vez de la más reales que Disney ha sacado en muchos años.

Debe ser una de las producciones más experimentales igualmente, visualmente toma estéticas que llegan a abordar con la astrología, en formas que recuerdan usualmente a lo logrado en Interstellar (2014) de Christopher Nolan.  Eso totalmente potenciado por la música de fondo compuesta por Trent Reznor y Atticus Ross, que, para ser su debut en una película de este estilo, pues se la roban con sus composiciones. Esto también se adecua a su visión de cómo las nuevas personalidades son creadas en el mundo, y el existencialismo que se plantea con cameos divertidos de diversos líderes y pensadores revolucionarios de nuestra humanidad, creando un espacio para la parodia de ciertos actores históricos.

La facilidad que estas películas han tenido para emocionar no es una novedad. Con “Soul” estamos ante una obra que se presenta un poco más compleja, pero que en el fondo sabe demostrarnos cuando necesitamos surgir desde nuestras inseguridades, y seguir descubriendo nuevas habilidades. Es una muy bella pieza que devuelve esa parte perdida de nuestras vidas, esa que usualmente ignoramos y que tenemos que darle más atención.

Antes de finalizar este año que ha sido pésimo en muchos sentidos, pues lo que pudiese haber percibido como una película que pasó sin penas y glorias en el servicio streaming, debido a la implicancia que conllevó todas las modificaciones y cierres de los cines alrededor del mundo, pues “Soul” logra abrazarnos para entendernos más allá de nuestros gustos y metas. Nos viene a emocionar de una manera más adulta y totalmente atractiva al demostrar su poderío con avances importantes en su tipo de animación.

Una historia que es para los soñadores, esos que se estancan y ven en sus inseguridades algo eterno, dejándonos lecciones de como los detalles pequeños que olvidamos por la grandiosidad de lo que vemos a futuro, nos llene el alma con sus purezas y sensaciones. El título lo es todo, resume lo que usualmente necesitamos, mirar más allá de donde estamos parados, y así seguir descubriendo cosas que nos animen a vivir cada segundo, con sus penas y caídas.

Por Pablo Rebolledo Bañados

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Libro contará por...

Los primeros 50 años del rock nacional serán relatados a través de una invest...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más