CS717111-01B-BIG

Tasmania

Pond

Mie 17 abril, 2019 - Diego Montanari
Etiquetas: Pablo Rebolledo Bañados Pond Tasmania
Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

 

Las bandas de la psicodelia australiana desde mediados del 2000 han sido la base fundamental para revivir un género tan maravilloso como lo es la música experimental y volátil de los años 60s y 70s, y en su camino han logrado quitarse la etiqueta de ser bandas revival, al punto de encontrarse de frente con las vertientes del pop actual, para así mostrarse más propios en su formación. Pond y Tame Impala son los pilares de sus tierras, grupos que se comparten miembros entre sí, y que cada una ha tomado caminos muy distintos de definición sonora. En el caso de la primera mencionada, ha tenido la pega más difícil, siendo que en sus discos la mayoría de las veces los ha producido su compañero y amigo, Kevin Parker, voz lisérgica de Tame Impala, así permitiendo que los auditores y críticos siempre los comparen por sus similitudes.

“Tasmania” se define así misma como la parodia hermana de lo que “The Weather” significó hace dos años atrás, pero una que no se escapa de la realidad disconformista de la cual alegaban en su trabajo anterior, el cual destacó por ser más pausado y transitorio. Acá la banda se suelta mucho más, incluso la parodia se entiende por sus vibras alegres y vintage, que en ocasiones recuerdan a esas jugadas espaciales con las cuales Outkast jugó alguna vez con “Prototype” (2003), y mostrando la locura de sus primeros discos, esta vez elevados en ambientes más arreglados. La banda demuestra estar buscando un camino más propio con la electrónica y los sonidos bailables, más que con sus experimentos alocados de sus primeros trabajos, los cuales eran un ruidoso proceso de jamming combinado con tintes más densos y ligados al garage.

“Daisy” comienza con guiños sonoros muy parecidos a los de Space Oddity de David Bowie, una pieza onírica y con tintes de dream pop que se ven reflejados en los sintetizadores, mientras algunos van bajando su volumen para darle más énfasis al bajo. Es una canción que respira diferentes influencias del baile y que se eleva hasta un ambiente espacial, que vuelve al inicio del tema. Plano y sencillo, marcando terreno para una vibra más industrial con “Sixteen Days”, funcionando de manera sistemática y marcada a un ritmo fijo. “Tasmania” se pone más genuina y sensual en su sonido, pareciendo una balada de esas de Marvin Gave o Barry White en esencia, con la picardía vocal mostrándose más entregado y sincero. La voz acá se va soltando más a la locura y desplante, con el bajo haciendo juegos estelares con las guitarras y los láseres que suenan entre medio. “The Boys Are Killing Me” no se escapa de la esencia anterior, pero se siente mucho más dolida, pero a la vez se encuentra una fluidez y secuencia de efectos que van jugando con los ritmos y el ambiente. Hasta parece que la banda decidió empezar con algo cómodo al oído, para en el medio ponerle más enfoque a probar cosas nuevas, y para este rato propias.

 

 

Más adelante se van atreviendo a acelerar los bpms con la canción “Hand Mouth Dancer” y bajando a los subterráneos con “Goodnight, P.C.C.”, y esa es la jugada principal de este nuevo álbum, no ser predecibles con sus explosiones y orden de canciones, mostrar algo distinto y coherente en cada punto.  Incluso en este tema, es en donde encuentran el equilibrio preciso para estallar sus virtudes con sonidos comprimidos. Así sucesivamente van alternando con “Burn Out Star”, “Selené”, “Shame” y “Doctor´s In”. Encontrando su ritmo, y sin aflojarlo.

“Tasmania” logra ser la prueba de que Pond puede encontrar en el material espacial y nostálgico lo que tanto han ansiado en este tiempo, un sello propio de sonido. Eso, conllevara a que mucha gente los empiece a dejar de lado, o que tal vez más oyentes presten oreja a su sonido. Por primera vez en mucho tiempo, el grupo logra volar con sus propias alas acá, pudiendo liberarse de las cadenas de la comparación. Espacial y melódico, acaban de crear su propio mundo en el cual ahora pueden desenvolverse como quieran, las fichas están puestas, para futuro tendrán que ser utilizadas de manera estratégica, para así seguir creciendo.

 

Por Pablo Rebolledo Bañados.

 

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Liam-Gallagher-Why-Me-Why-Not-1561644842-640x640

Escucha Why Me? Wh...

Y estrenó avance de su Unplugged...

Leer más

liam-gallagher.1546512167@2x

Primeras imágenes...

Se estrena el 13 de septiembre...

Leer más

56949222_2187519944661576_7775044438270672896_n

Naty Lane, autora ...

Hablamos en profundidad con la bajista de Adelaida ...

Leer más

18953458_1355138631231101_8666359974269198771_o

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más