Un Lugar Tranquilo Parte II: “Lograr la misma tensión y terror sin perder rastro”

Dirigida por John Krasinski

Lun 30 agosto, 2021 - Diego Montanari
Etiquetas: Cillian Murphy Emily Blunt John Krasinski Pablo Rebolledo Bañados Un Lugar Tranquilo Parte II

Mucho se habla de que las segundas partes de películas de terror siempre están destinadas a ser más tiradas al género de acción, con más escenas adrenalínicas y también harto presupuesto para lograr aquellas. Ejemplos hay de sobra, como olvidar la memorable Terminator 2 de James Cameron o la Alien del mismo director, donde las balas y la violencia se vuelven parte de la narrativa. Claramente dentro de la mente innovadora de John Krasinski y su obra “Un Lugar Tranquilo”, no tenía contemplado un ambiente de ese estilo-al contrario- sino que una extensión de lo que hizo exitosa esta película.

La segunda parte de Un Lugar Tranquilo podría tener todas de ganar o perder, esa suerte siempre está al borde cuando de una cinta exitosa se conversa y se analiza. El mundo donde el silencio reina a raíz de la aparición de unos monstruos de procedencia desconocida se convirtió en una de las ideas creativas más alabadas de 2018, debido a su originalidad, apuesta y total compromiso con su principal objetivo: crear el mayor terror posible con el silencio. Esto, sumando que Krasinski aprovechó de ser director y actuar en la misma cinta, agregándole un valor totalmente personal y bello a pesar de lo tenebroso y distópico del mundo planteado bajo su mente.

Sabiendo el fatídico desenlace que tuvo el personaje de Lee (John Krasinski), la familia Abbott tiene que seguir sin su padre, con más obstáculos que nunca, pero teniendo una pincelada mínima de una esperanza que solamente tiene un costo alto, sea por donde se le busque. Hay una gran demostración de que seguir la línea planteada en el final de la película anterior puede resultar desastroso o muy provechoso, y es que nada de la original se pierde. Es más, se potencia, agregando el factor humano ahora como el principal miedo con el cual esta cinta termina convirtiéndose en una nueva odisea donde todo tipo de tensión se incrementa, y las trampas se vuelven más letales.

Las actuaciones de Noah Jupe (Marcus Abbott) y Millicent Simmonds (Regan Abbott) crecen enormemente, encuentran una madurez y obstáculos extremos donde demuestran estar a la altura de una franquicia como la que se está proponiendo. Ambos personajes tienen sus momentos protagónicos y un desarrollo de personaje que logran mantener atentos/as a todos/as los/as espectadores con lo que harán, donde uno sufre más que el otro, pero existe un crecimiento en esas decisiones.

Todo es peligroso y agotador, te termina ahogando al límite, las tomas y la fotografía de la película juega constantemente con sus escenarios. Por primera vez, Los Abbott enfrentarán la desarticulación de la organización colectiva, siguiendo el instinto y creando ese factor se recalca durante todas las escenas donde el más mínimo desliz podría ser totalmente perjudicador. El factor familia acá es importante, este nuevo capítulo toma mucho el crecimiento del individuo en el sentido de la madurez, la rebeldía y las emociones desde la vista de la unión. Emily Blunt logra interpretar una versión insegura de su personaje, porque sus hijos/as ya no hacen caso a sus órdenes, acá prima el lado primitivo a la primera idea que se les ocurra, y eso entrega un factor sutil pero efectivo: el rompimiento de las reglas dentro de un hogar.

Un gran acierto del director con su obra, fue agregar a actores de calidad a esta segunda parte, donde la inclusión de Cillian Murphy y Djimon Honsou le agregan mayor amplitud a la historia y de los caminos que se deberán tomar durante esta. El cómo conecta el guion anterior con la búsqueda de la solución para terminar con los monstruos, plantea múltiples escenarios, donde estos personajes van completando detalles para seguir pincelando el desenlace hacía la posible conclusión que este mundo tendrá a futuro. Al final acá se prioriza el ritmo con el que nació este mundo post apocalíptico, reafirmando su planteamiento y haciendo grandes cosas con lo poco.

“Un Lugar Tranquilo Parte II” es igual de terrorífica y tensa que su primera parte, eso un logro gigante dentro de su planteamiento e idea, donde Krasinski se casa por su visión más que por lo taquillero que podría haber resultado. Y el tema es que resulta de manera natural y no forzada, con más preguntas que respuestas y con escenas que logran impactar cuando deben, si bien de alguna manera el factor sorpresa de los monstruos pierde un poco de eficiencia, lo que se encontrarán en el camino es más perturbador y peligroso a ratos. Es totalmente fiel a su imaginario, y eso casi ninguna franquicia actual lo tiene, y que se demuestre a base de creatividad, nos entrega pues una secuela digna de ser vista como un ejemplo donde la obra importa más que por lo que puede recaudar. En sí, es un ejemplo de perseverancia artística admirable, y que está dando muchos frutos con esto.

Por Pablo Rebolledo Bañados

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Biffy Clyro tiene ...

Parte de su nuevo disco ...

Leer más

“La geometría d...

Editado por Gourmet Musical ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más