Waterfall II

My Morning Jacket

Mar 21 julio, 2020 - Diego Montanari
Etiquetas: My Morning Jacket The Waterfall II Valentina Armijo

Usualmente la banda estadounidense My Morning Jacket se toma entre dos a tres años en presentar un disco, su penúltimo tuvo un lapso de cuatro años. Este 2020 con Waterfall II, pasaron cinco años a pesar de que en 2015, el vocalista aseguró que ya tenían las canciones para este segundo capítulo. No es una película, pero esta producción es una gran secuela. Los impactos pueden ser simples.

En ambas cascadas, la tonalidad, la inclinación, la escencia, son las baladas. Las canciones son de estilo country, y ligeras, pese a que en algunas, solo en unas, hay influencias eléctricas e incluso la voz, parece como si estuviese debajo del agua. Sí, es un buen LP. Posee una calidad y calidez de letras muy agradables. Pero, por otro lado, en Waterfall II las vocales son más claras, más agitadas y las canciones nuevamente son ligeras, acústicas, más su potencia alcanza otro nivel de riqueza jugando con las guitarras eléctricas que le dan un toque más moderno a la música campirana y baterias repentinas. El juego es mayor.

Una vez más, Jim James inicia con un lamento ‘I been wrong for so long, risking my life for the sake of a song’. Previamente habían reflejado un conflicto, en esta ocasión, se revela un estado de superación o más bien sanamiento. Los sonidos además solían ser más acústicos y no había tanto atrevimiento en su ejecución. Acompañado por tímido piano, como una canción de cuna casi, comenzamos. “Spinning My Wheels”.Se siente maravilloso y logra mover sin provocar catarsis alguna. ‘Hypnotize from the country side’ es otra línea de este tema que expresa el tono de muchos tracks, uno de ellos “Welcome Home”. Es la penúltima de WII y se siente así, está casi cerrando con un guitarreo ligero y un canto no derrotado, sino pleno.

“Still Thinkin” es algo psicodélico y progresivo en su clímax. Es la primera del álbum que trasluce un coqueteo de que algo fresco se aproxima. El presentimiento vuelve con “Beautiful Love (Wasn’t Enought)”, una balada en la que se mezcla con lo electrizante y tantea el terreno para “Magic Bullet” Quizás la canción fuerte de este álbum. Las vocales son totalmente diferentes a las demás y crea un ambiente muy diferente que no se repite en los demás temas, hay vibras y aires, pero no como en este track. Es algo así como un impulso pasivo-agresivo que levemente se desenvuelve cuando está por acabar. La guitarra es estridente y exquisita.Posee tintes de funk, vocales gélidas y un bello solo de guitarra que da lo mejor de sí sin romperse ni chirriante. Se entrelaza y se hace uno con la voz que disipa su energía y nos lleva a “Run It”. Un cambio que vuelve a dirigirnos por el viaje orgánico que comenzamos con el que hechiza diciendo ‘get back get back to water, set my mind free’. Un alegre piano se acerca de vez en cuando otorgándole un poco más de ángel a un tono que ya es inocente aún cuando canta convencido de no dejarse llevar por nadie, no necesitar a alguien, ya no más.

Otro giro inesperado -y bastante country- sucede con “Climbing The Ladder”. Con ritmo siempre cambiante y bailable continúamos con “Feel You”. Es la canción de más larga duración con 6 minutos y trece segundos. y se agradece en demasía. No es bailable, no lo necesita. Tiene una guitarra -o incluso un bajo- increíble que lleva, hipnotiza, y maravilla junto a una bateria simple que complementa el romanticismo hasta su término. De pronto, un piano que disipa todo lo iluminado.

“Wasted” me recuerda a un clásico que no he podido recordar. Y es la gran distinción en este disco junto a magic bullet. En esta, el vocalista no es opaco del todo pero sí da más espacio al coro.

Esta segunda cascada cierra con “The First Time”, donde menos es más. Suena cliché y aunque no genera una cima de sensaciones, usualmente como se hace en un cierre. Aún así, es un gran término. Es tenue, es dulce. Un nuevo intento de poder saborear cómo se sentía, y volver a atreverse.

Hay grandes similitudes, pero sin dudas esta historia es mucho más mágica. Es un relato cándido, incluso con algunos altos, sin ser dura o ruda al expresar superación. Demuestra maduración en el sonido y lo que tomó la elaboración y la pulida del álbum, dejan en claro que aquellos cambios y atrevimientos son un leve resalte de lo que podría continuar. No en una cascada posterior pero para The Morning Jacket como grupo. Se mantuvieron al límite permitiendo crear magia con pocas canciones vislumbrando una dimensión inédita.

Por Valentina Armijo

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Nadie sabe que est...

Primera película chilena de Netflix ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más