602577427626

When we all fall sleep, where do we go?

Billie Eilish

Lun 06 mayo, 2019 - Diego Montanari
Etiquetas: Billie Eilish Pablo Rebolledo Pablo Rebolledo Bañados When we all fall sleep where do we go?

 

 

Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

Billie Eilish es una cantante nacida durante el año 2001, y tal vez la primera en su especie en lograr lo que hoy su música cosecha, y es que se ha ganado el reconocimiento de ser la primera artista -nacida durante el nuevo milenio- en llegar al puesto número 1 del Billboard. Su manera de expresar abiertamente sus problemas de salud mental y depresión han logrado que una cantidad grande de jóvenes sigan su mensaje, y con eso también su estilo. When we all fall sleep, where do we go? es el primer disco de esta chica de 17 años que hoy tiene al mundo vuelto loco por su novedosa puesta musical.

Primero, hay que afirmar que debe haber un proceso comercial el cual ha dado frutos, y eso se debe a como Billie ha hecho su carrera no solamente con su música, sino también utilizando las redes sociales como principal medio de expresión. Pero a pesar de esta estrategia, la propuesta musical no se atreve a casarse con un solo género musical, incluso en ese sentido, acá la producción y manifestación depresiva de la cantante se la juega probando con todos los estilos predominantes en las listas musicales de hoy. El trap, el rap, el R&B, el pop y muchos espectros que se van pintando de negro con la intimidad y creatividad de su interprete, una que se exalta por ser cruda y perturbadora. Es cosa de ver los videos musicales que ha lanzado, y también a la aterradora portada que refleja sus demonios expuestos en la locura.

“!!!!!!!” Y “Bad Guy” parten este debut con ironía y mucha simpatía, en el primer track se escucha la voz de Eilish comentando su plan para terminar el disco entre risas, esto secundado por una canción de base de electrónica pausada, que se atreve a burlar al estereotipo del estilo urbano de chicos malos. Ella comienza de manera minimalista hablando sobre los hombres rudos y con pandillas, haciendo un contraste con su permanente y poco estable salud mental, se percibe como una contradicción humorística, en donde se alude a como muchos artistas deciden vivir de una imagen, ocultando sus sentimientos por mantener la masculinidad intacta. Acá ella se apodera del alma de un estilo, y con su pesimismo tierno logra hacer lo que quiere.

Lo que ocurre después con “xanny” es totalmente distinto, es una sutileza inundada de soledad y belleza interna, en donde nos damos cuenta del potencial interpretativo el cual domina la joven promesa, pero también del increíble fuerte melancólico con el cual canta. Desde ese punto en adelante, lo que llama la atención es la capacidad y versatilidad de transmitir sobre dolores, ansiedad y problemas adolescentes en diferentes maneras, como si su universo propio fuese inundado por personajes de distintos mundos. Es su mente haciendo conexión con esos rincones con los cuales calza su peculiaridad, y eso la vuelve un arma secreta en su propuesta, en donde también logra calzar influencias más clásicas. Tomemos por ejemplo el caso de “you should see me in a crown”, parece otra idea intima que va suspirando mientras el bajo va siendo perseguido por un quiebre mucho más abrupto y duro.

Ese es el cambio bipolar de su intención, el de cómo de un rato a otro sus propios sentimientos pueden ser fatídicos al reaccionar, toma una intención psicológica y provocadora. Una declaración hacía sus súbditos que la consideran hermosa y tal vez una gran persona, pero que realmente esconde un monstruo que es mejor no dejar salir de su jaula. Los samples son agresivos, es un cambio de juego constante en el transcurso del disco. Todo acá sorprende por la constante hibernación de pieles, asertivo y totalmente innato.

“the good girls go to hell” es un R&B con ritmo pegajoso, “bury a friend” es una conversación preocupante de la enfermedad mental con uno mismo, acá en clave de rap moderno, casi como las bases de Kanye West en sus primeros discos. Pero las canciones que de verdad llegan a dar escalofríos son las más sinceras y directas, “wish you were gay” es una bossa nova acústica con la capacidad de conectar con una pista musical sencilla que la vuelve pasajera, mientras que “when the party is over” dentro de esta narrativa posee un alma indeleble y quebrada, un aura que no pretende dar una salida hacía una luz, con toques de góspel con los coros utilizados. Un piano fúnebre, y la mente de Eilish siendo acechado por la oscuridad.

 

 

“listen before I go” es como decirle a Adele que haga la canción más oscura que se le ocurra, es una referencia tal vez innecesaria, pero es que el uso del piano y la voz cansada después de 11 tracks habla sobre una carta suicida con su título. Una despedida agria, palabras sueltas que tienen una reflexión demasiado triste para una chica con tan solo 17 años. Y ese es el mensaje universal con el cual Billie ha llegado a donde está, está devolviendo esta genuinidad perdida de la música que no busca ser aceptada, sino abrazar a los rechazados en esta sociedad mucho más indeleble con los problemas mentales y la depresión en un entorno más hostil. Pero si pensaste que con esto su vida estaba en el piso, pues escuchar de corrido “i love you” y “goodbye” los convierte en el trío icónico de las canciones desgarradoras de la historia de la música. Es devastador y sublime como ese día de invierno solitario en donde uno busca ser entendido.

Deben ser pocos los debuts que proponen algo original hoy en día, si hacemos memoria, la vanguardia femenina siempre ha sido la más influyente de la historia de la música, y es fácil recordar a Bjork o Kate Bush con pares modernos como Lorde o St. Vincent. Ella en un camino guiado de sus gustos, logra mostrar un poco para todos en un mundo de colores musicales, que van siendo devorados por su sello propio, respaldado por sus problemáticas personales y siendo impredecible avanzando el disco.

Todo forma parte de una historia desde las bases, los distintos motivos que va teniendo el bajo (recurso primordial acá) hasta la animosidad desde lo más divertido y triste. Se forma un camino con sus aristas, pero logra cautivar a una generación que no tenía representante potente, pues hoy Billie Eilish llega a darle nombre a toda una generación centenial. Al igual como Kurt Cobain lo fue en su tiempo, o Chester Bennington. Billie llegó para quedarse, pero no solamente para eso, sino para darle vuelta a la tuerca al típico timbre alegre del pop, y volverlo poesía oscura.

Por Pablo Rebolledo Bañados

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

66832024_2850388514976036_8772829752756011008_n

Lollapalooza 2020 ...

La venta de entradas empieza con el 12 de agosto al mediodía en Puntoticket...

Leer más

it-2-trailer

It: Chapter Two no...

Se estrena el 5 de septiembre...

Leer más

56949222_2187519944661576_7775044438270672896_n

Naty Lane, autora ...

Hablamos en profundidad con la bajista de Adelaida ...

Leer más

18953458_1355138631231101_8666359974269198771_o

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más