Una vuelta por las mejores momentos musicales de Placebo

Placebo siempre ha sido una banda alternativa de rock sin tantas pretensiones de éxito grandilocuentes ni faraónicas como pretende el 90% de todos los músicos que atraen grandes masas de público. De hecho su disco debut Placebo (1996), no tuvo el éxito esperado, pero si se destaca principalmente por el que sería su primer hit Nancy Boy, que terminó siendo una de las canciones más apreciada por su público más acérrimo.

La banda conformada hoy por el enigmático Brian Molko, Stefan Olsdal han pasado períodos de éxito incipiente como en la época de los discos Without You I’m Nothing (1998) Black Market Music (2000), en donde David Bowie les diera su apoyo en la canción Whithout You I´m Nothing, y al mismo tiempo salieron singles como Every you, Every Me, Pure Morning, Special K o Taste on Me.

Luego de tanto esfuerzo de Placebo por lograr un lugar en la escena de la música mundial, se desataría la Placebo Manía que significó la salida de Sleeping with ghosts (2003), un disco de sonido más moderno y elegante que nos entregó canciones como Special Needs, The Bitter End o English Summer Rain.

Después de este tsunami de fama mundial de su álbum anterior, vendría un disco más introspectivo como es Meds (2006), donde destaca Infra – Red principalmente . Luego se calmarían de algún modo los ánimos personalistas y herméticos de la banda y del mismo Brian Molko, por temas más universales para gente común y corriente. Battle for the Sun (2009) intentó de algún modo ese acercamiento a la humanidad, pero su cometido fue un tanto forzado e incómodo para la banda y sus seguidores más cercanos.

Sin dejar de lado su falta de conexión con el público en sus conciertos, Placebo se las arregló para componer una obra hiper actualizada como es Loud Like Love (2013), donde habla de la soledad que nos deja internet en la canción Too Many Friends, también de la importancia del amor y de las relaciones humanas cara a cara, que no se solucionan con teclado y una simple pantalla de computador.

Sin duda Never Let Me Go (2022), su último disco a sido un fenómeno gracias a sus letras reales, desalentadoras y directas al hueso. Se destacan canciones como Beautiful James, Try Better Next Time o Happy Birthday in the Sky..También se ha visto en la gira de 2023 a un Brian Molko más participativo y cariñoso con el público, algo que se nota al ver y escuchar el compilado en vivo Placebo Live que fue lanzado por la banda este mismo año 2023.

Por Diego Montanari Legassa