Discos Destacados de 2023

Fueron numerosos los discos que se editaron este 2023 y que cautivaron a los distintos seguidores de la música popular tanto nacional como extranjera. Este es un resumen de algunos álbumes que se destacaron en las listas de los más reproducidos y también los más apreciados por los especialistas y melómanos. 

Entrar en la discusión de los mejores discos del año, es una praxis que es habitual llevarla a cabo a finales de cada mes de diciembre. Grandes producciones, discos independientes, regresos impactantes y también la continuidad de un legado musical son algunos de los registros que siempre dejan buenas sensaciones en las audiencias y que comentaremos brevemente en esta nota.

En lo que respecta a materias de las discográficas internacionales, el nuevo disco de Blur, “The Ballad of Darren”, destaca completamente entre muchas de las producciones, ya sea porque exhibe a una agrupación musical y artísticamente madura, después de 35 años de carrera, y porque cada vez que la banda londinense se propone editar nuevo material, este resulta de una gran factura, al igual que sus trabajos anteriores, y con un sonido que no se extravía en medio de otras tendencias contemporáneas, sino al contrario, se trata de canciones que suenan frescas y manteniendo la tradición instrumental y melódica que ha caracterizado la obra de Blur. Y aunque se trata de uno de los discos más cortos de la banda en toda su carrera, está dedicado a Darren “Smoggy” Evans, guardaespaldas del conjunto desde los primeros tiempos. El disco se inicia con “The Ballad”, un tema lento en que el piano y las voces del coro al estilo Bowie le entregan una atmósfera muy intimista que nos instala en medio de la imaginería sobrecogedora que proyecta Damon con su voz líder en la composición. Las guitarras de “St, Charles Square” recuerdan al Blur de los tiempos de “Coffee & TV”, en cambio “Barbaric” se vincula con un momento bailable del disco y que nos remite a la faceta Gorillaz de Albarn, mientras que “The Narcissist”, otro de los singles principales, es una canción de cuidada melodía, donde los coros de Graham Coxom se presentan algo sublimes y volátiles, trayéndonos nuevamente a la memoria musical a ese Blur de mediados de los ’90. 

Por otro lado, The Rolling Stones, tras la partida de su baterista Charlie Watts, volvió a la carretera de presentar nuevo material y original, lo que no sucedía desde la época de “A Bigger Bang” en 2005, y junto a un séquito importante de ilustres invitados, editó el disco “Hackney Diamonds”, sorprendiendo a todos, por el alcance y el buen sonido de sus canciones. De hecho, es un álbum en el que regresa después de más de 30 años de no grabar con Jagger, Richards y Wood en estudio, Bill Wyman, ex bajista de la banda, y donde también colaboran Paul McCartney, Elton John, Lady Gaga y Stevie Wonder, además de contar con la producción de Andrew Watt. Asimismo, se trata de un registro en estudio con Steve Jordan, nuevo baterista de los Stones, y quien viene tocando con el proyecto, reemplazando a Watts en medio de la gira por Norteamérica, “No Filter Tour”, de 2021. De hecho, emociona escuchar las nuevas composiciones de los Stones, con las guitarras traslúcidas de Keith y Ron, la voz incitadora de Mick y aportes elementales en el disco como el bajo distorsionado de McCartney en “Bite My Head Off”. Leyendas y dinosaurios del rock a la vez, que se mantienen totalmente vigentes y lúcidos gracias a esa genialidad compositiva que aún se respira en la dupla explosiva que son las composiciones de Jagger y Richards, apoyados esta vez por el productor Watt en la creación y arreglo de algunos temas. 

En tanto, Depeche Mode con “Memento Mori” es el primer álbum que la agrupación presenta como dúo tras la muerte de Andy Fletcher en 2022. Con una composición en su mayoría de canciones hechas por Martin Gore, el título hace alusión a la frase en latín “recuerda que vas a morir” y que reflexiona sobre la mortalidad del ser humano y que el tiempo y todas las experiencias son pasajeras. “Ghost Again”, su primer single suena cadencioso, pero a la vez profundo e imponente, y en donde la banda británica se aproxima al tránsito del fin de la vida, recordándonos que “sabemos que seremos fantasmas otra vez”. La ausencia de Fletcher no fue un impedimento para concluir este disco, sino al contrario, Gore afirma que continuar es lo que Andy hubiera querido. 

Foo Fighters en cambio, presentó “But Here We Are” en medio del duelo aún de la muerte de Taylor Hawkins, y donde el resultado de esa energía compositiva se tradujo en este disco que busca de alguna manera purgar el desconsuelo de Dave Grohl, de también la pérdida de su madre Virginia. Sus canciones son intensas y dejan de manifiesto desde el primer tema, “Rescued”, la contundencia y el empuje por el que se caracteriza la banda. Las guitarras como siempre arrancan potentes y la batería registrada también por Grohl para esta obra impresiona por el sonido detonante que en momentos recuerda los primeros discos del proyecto, cuando precisamente el ex baterista de Nirvana solía grabar todos los instrumentos a la vez. 

Asimismo, PJ Harvey nos sorprendió con “I Inside the Old Year Dying” un álbum ininteligible y conmovedor, donde las atmósferas sonoras juegan un rol trascendental en la apreciación de sus canciones. La voz de Harvey se proyecta inquietante en una forma musical que se entremezcla con la literatura y otras referencias que la cantante le imprime al disco. Una placa en que su belleza musical radica en la naturaleza de lo sombrío. Es su primera producción en un sello independiente y el primero desde 2016. Fue nominado como “Mejor Álbum de Música Alternativa” en la Entrega Anual de los Premios Grammy. 

Ahora, con respecto a los regresos, The Beatles sorprendió a todos sus seguidores con la edición de “Now And Then, pieza en la cual el registro original correspondía solamente a un demo con la voz de Lennon acompañada de su piano. Registro que era un descarte del proyecto “Anthology” de mediados de los ’90 y que, con la ayuda de la inteligencia artificial, se consiguió limpiar la cinta y trabajarlo en estudio, sumándole orquestación, instrumentación y algunas armonías grabadas por los dos supervivientes de la banda, más algunas guitarras rítmicas del también fallecido George Harrison, que estaban grabadas con anterioridad. A estas alturas, cuando McCartney y Ringo han superado los 80 años, una canción nueva de la banda es prácticamente un regalo de la vida a todo aquel que ame el legado de los 4 de Liverpool. 

Por último, en la producción de la industria musical chilena, podemos destacar los nuevos discos de Los Bunkers y Alex Anwandter. En el caso de Los Bunkers, “Noviembre” es su primer disco en diez años tras el receso de 2014. Fue grabado en Estados Unidos, Chile y México y mantiene la estética “bunkera” de componer piezas de corte pop y que se entremezclan en la balada, lo bailable y el sonido de las guitarras rockeras que caracteriza a la banda. Por su parte, Anwandter con “El diablo en el cuerpo” nos exhibió un álbum rítmico y vivaz que se proyecta en la influencia esencial del electro-pop como textura de sus canciones. Y desde el primer corte, “Maricoteca”, la cálida voz de Álex nos invita a deleitar y bailotear cada una de las composiciones. Con invitados de la altura de Javiera Mena, Christina Rosenvinge y Julieta Venegas, Anwandter logra matizar un disco de alta producción y factura musical, con el estilo que siempre ha distinguido al connotado productor y compositor nacional.

Por Rodrigo Cabrillana