The Vaccines: ¿Aún hay tiempo para redimirse? 

“Pick-up full of pink carnations” es lo nuevo de los ingleses The Vaccines. La banda, que en algún punto de la década pasada asomó como la gran promesa del indie rock, publicó su sexto lp, uno que confirma que sus mayores virtudes aparecen en las canciones de corte pop y cuando se dejan llevar por los sintetizadores. 

En 10 cortes, sin reinventar la rueda ni dar cambios a su clásica fórmula, esa que coquetea con el surf punk y el sonido nostálgico británico, armaron un disco sin grandes grietas y que demuestra que todavía están a tiempo para dar el golpe de gracia y salir a tomarse el mainstream.

‘Discount De Kooning (Last one standing)’, ‘Sunkissed’, ‘The Dreammer’ y ‘Lunar Eclipse’ se impregnan viralmente en la primera escucha y pintan para ser nuevos clásicos de la banda. La ejecución y sonido como siempre a la altura, con esa cuota de nostalgia setentera que ya es sello de la casa y una base rítmica simple, pero totalmente eficaz. La voz de Justin Young sigue manteniendo la frescura de su potente álbum debut “What did you expect from The Vaccines?”(2011) y es, en parte, uno de los argumentos más potentes para mantener la esperanza puesta en la música de los británicos. 

La inevitable duda que asoma al terminar de escuchar esta veraniega colección de canciones es: ¿The Vaccines aún está a tiempo para reclamar su trono y escalar más alto o este es otro paso en falso irregular discografía?

Por Bastián Fernández