Phoenix: La elegancia francesa que llega a Lollapalooza 

Bastián Fernández 

Como pocas bandas de inicio de milenio Phoenix ha sabido evolucionar y adecuarse a los tiempos sin nunca perder su esencia. La banda francesa, que fue fundada, en parte, tras la ruptura del proyecto que dio paso a Daft Punk, vive de elegantes riffs y coros pop que son difíciles de olvidar. Alcanzaron el reconocimiento mundial con “Wolfang Amadeus Phoenix” para luego, según sus propias palabras, dar un salto al vacío con “Bankrupt!”, álbum de 2013 con el que se abrieron a la experimentación con sintetizadores. “Hicimos adrede un álbum mucho más extraño, que sonara más cercano a la música que crecimos escuchando de adolescentes: My Bloody Valentine, shoegazing, ese tipo de cosas”, le dijo Thomas Mars, vocalista de la banda a el diario El Comercio de Perú.   

Luego vino “Ti amo” un breve paso por el italo disco, los sonidos espaciales y el autotune. Si bien el álbum mantuvo el estatus de la banda como uno de los números independientes más atractivos de la industria, el furor por los trabajos del grupo fueron disminuyendo.

Denominados en algunas ocasiones como los The Strokes francés debido a sus guiños al indie rock y su forma de trabajar las guitarras, la fórmula de la banda de Versalles ha encontrado con el correr de los años un equilibrio en la constancia, en saber cuándo aparecer con nuevo álbum y en su cofradía, la que les ha permitido no separarse, evitar polémicas y mantener hasta el día de hoy la formación con la que partieron en su álbum debut “United”. Si bien su sonido no ha mutado bastante, siempre han logrado conectar con nuevos elementos para dar una bocanada de aire fresco a su propuesta. 

Su regreso a Chile se da en el contexto de la gira promocional de “Alpha Zulu”, su álbum de 2022 que fue grabado en las dependencias del famoso museo Louvre en París. Las referencias a las pinturas están presentes desde la portada hasta las letras. Al igual que el lugar elegido para grabar sus canciones, estamos frente un álbum que busca la atemporalidad y que deja en claro que en la música muchas veces menos es más, como en ‘Tonight’ canción que cuenta con la colaboración de Ezra Koenig de Vampire Weekend. Como en estos tiempos los lps desaparecen con la misma rapidez que aparecen, los franceses le han dado vida a este material a través de reversiones en las que han aparecido nombres como Clairo y León Larregui. Una movida marketera que también busca llevar su sonido a otros públicos. 

Pero además de su búsqueda por renovar la fórmula-dentro de sus límites-, es el show en vivo uno de los aspectos más llamativos del grupo. Sus conciertos, que no han sufrido grandes modificaciones y se apoyan bastante en potentes y coloridos fondos proyectados en pantallas, se sostienen en un setlist perfectamente armado para hipnotizar a extraños y conocidos. Desde los primeros acordes de su clásica ‘Lisztomania’ contagian toda la alegría de su indie pop, hecho para mover pies, pero también dan descansos para contemplar y reflexionar en canciones como ‘After midnight’ o la instrumental ‘Sunskrupt!’.  Lo de Phoenix es un viaje por la elegancia sonora, desde cómo encontrar belleza en la distorsión hasta en machacar baterías para hacer saltar multitudes. 

Phoenix se presentará en Lollapalooza Chile el domingo 17 y al día siguiente lo harán en solitario en el Teatro Caupolicán, las entradas ya se encuentran a la venta.