«Melissa»: el álbum catalogado como la mejor carta de presentación de Mercyful Fate 

Por Carla Grandón

Sin duda, hablar de este disco es hablar de un clásico indiscutible del heavy metal, no solo por su lírica y su composición, sino que también por el legado que ha dejado con el devenir de los años, influenciando a nuevas bandas apreciadas por los devotos del género de la música pesada.  

Y es que este álbum de Mercyful Fate, que fue lanzado en el año 1983 por la compañía discográfica Roadrunner Records, abrió las puertas del éxito a la banda danesa, ya que no sólo marcó tendencia por su estilo característico, el “corpse paint”, los temas de gran factura y las guitarras afiladas, sino que también los llevó a convertirse en referentes para el metal progresivo, el death e incluso el black metal 

A continuación, les compartimos una breve reseña de los siete temas que componen este gran larga duración, favorito de muchos, ya que –digámoslo- fue una tremenda carta de presentación para los oriundos de Copenhague, puesto que logró posicionarlos en la cima como grandes leyendas del género de la música pesada, gracias a su poderosa mezcla de metal y oscuridad.

1. Evil: No hay comienzo más poderoso que este; y es que el álbum comienza con una introducción al estilo Mercyful Fate: totalmente épica y teatral, la que prepara al oyente para esta gran historia que está por venir. Un escenario tenebroso, de atmósfera siniestra, pero con riffs potentes, baterías enérgicas, solos de guitarra virtuosos y la inconfundible y aguda voz de King Diamond, que es lo más parecido a alaridos de heavy metal. ¿Qué te parece este temazo? Nosotros creemos que es una apertura de 4:44 minutos absolutamente redonda y atrapante.

2. Curse of the Pharaohs: Esta canción nos lleva a destinos paradisíacos. Nos referimos a nada más ni nada menos que a Egipto y sus ocultas leyendas ancestrales y mitológicas, las que combinan a la perfección con este heavy metal tradicional muy al estilo NWOBHM, donde lo más llamativo de este tema son los riffs y solos serpenteantes, mientras King Diamond despliega su rango vocal completo entre susurros y gritos desgarradores para contarnos la maldición de los faraones. No es el tema más veloz de la placa, pero totalmente recomendado por parte de Fuego y Cenizas.

3. Into the Coven: Este tercer tema parte con una melodía diferente muy al estilo música clásica y un solo impecable, para dar paso a los pocos segundos a los rituales de brujería y cultismo. Su melodía es pegadiza y su línea de bajo realmente te atrapa desde el inicio. Aquí King Diamond nos invita a unirnos a su cofradía de brujas y a convertirnos en hijos de Lucifer, para luego dar paso a un solo sacado directamente de una balada romántica heavy metalera. La composición es impecable y los cambios de ritmo te mantienen expectante a lo largo de toda la canción.

4. At the Sound of the Demon Bell: ¿A alguien más le pasa que este tema es muy Saxon? Porque a mí siempre. Los solos son particularmente destacables en esta canción, donde Hank Shermann y Michael Denner demuestran toda su destreza técnica. Realmente este tema se siente como el sonido de una campana demoniaca que nos golpea fuerte, entre tradiciones y creencias del 31 de octubre donde los espíritus se levantan de sus tumbas para convocar nuevas almas. El sinónimo de oscuridad, música atmosférica y evocación a lo desconocido.

¡A levantarse que es Halloween!

5. Black Funeral: ¡Este sí que es un gran funeral negro! Literalmente una oda a lo más oscuro del metal, en el que la banda, a través de su letra, invita a los oyentes a invocar imágenes de sacrificios y rituales satánicos. La atmósfera es intensa y sombría, y es traspasada de lleno a quien escucha esta canción, gracias a su poderosa instrumentación pesada. No por nada es una canción que ha servido de inspiración para grandes bandas contemporáneas -o no- de black metal.

6. Satan’s Fall: Esta épica canción de más de 11 minutos de duración es un tour metálico, no puede decírsele de otra manera. Los cambios de ritmo, tempos, la narrativa dramática y la musicalización, lo hacen una pieza artística exquisita épica y apocalíptica al mismo tiempo. Este sí que es el tema musical en el que todos los músicos de Mercyful Fate -al unísono- ‘tiran toda la carne a la parrilla’ respecto a su técnica y prodigiosidad.

7. Melissa: Esta es la melancólica que no podía faltar en el disco, porque por supuesto que necesitábamos más drama y teatralidad. Esta pista que da nombre al álbum es una balada que funciona como el desenlace perfecto para esta obra maestra del metal de principio a fin. La sufrida y doliente voz de King Diamond brilla particularmente en esta canción, transmitiendo una profundidad que oscila entre la emoción y la tristeza. 

No sé qué piensan ustedes, pero para nosotros este es un álbum que no envejece. Sobrevive y se resiste al paso del tiempo de forma magistral y continúa hasta en la actualidad, siendo una recomendación obligada para cualquier nuevo aficionado al género metalero.