Royal Blood: la dupla de rock alternativo que llegó a sacudir el mundo

Por Carla Grandor

Cuando hablamos de talento fresco y actual, es inevitable referirnos a esta banda inglesa que nos recuerda mucho al trabajo que ha realizado The White Stripes. ¿Similitudes? Muchas, pero la más evidente, además de su potente e innovador rock contemporáneo es lo novedoso de sus composiciones, ya que hablamos de solo dos músicos en escena, quienes performan completamente en dueto. ¡Así como lees! es más, no existen guitarristas en este grupo, lo que ha dado bastante qué hablar, logrando elogios de la crítica musical a nivel internacional.

Recordemos que Royal Blood, conformada por el vocalista y bajista Mike Kerr y el baterista Ben Thatcher visitan nuestro país el próximo 09 de abril, arribando directamente al Teatro Caupolicán; y para que puedas asistir a este concierto con la tarea hecha, en Fuego y Cenizas repasamos su historia, influencias, sus discos, reconocimientos y mucho más.

Desde su aparición en la escena musical en 2013, Royal Blood ha cautivado con su sonido enérgico y sus composiciones “bien oreja”, de las que no podemos escapar una vez que las escuchamos. Esta sí que es una banda de rock que tiene todo para marcar un precedente, sobre todo en la potente escena musical británica.

Su formación remonta a Brighton, Inglaterra, en 2011, cuando Mike Kerr y Ben Thatcher se conocieron gracias a unos amigos en común. La química musical entre ambos fue innata y decidieron comenzar a componer casi de inmediato. Pero faltaban músicos, ¡o tal vez no!, así que impulsados por su fanatismo por bandas como Artic Monkeys y Queens of the Stone Age, fusionaron de forma perfecta el potente sonido del bajo con la robusta y afilada batería; y el resto es historia.

Los músicos han declarado abiertamente que son amantes del rock clásico, garage rock, punk y sus diferentes variantes. Es por ello que en su repertorio podemos notar influencias de bandas de la talla de Black Sabbath, pasando por Led Zeppelin y llegando incluso- a Daft Punk. Y es que estos marcados matices no solo son perceptibles en la composición musical, sonido característico y estilo, sino que también, en la imponente puesta en escena de la banda, ya que –convengamos- que siendo solo dos músicos debería ser difícil llenar el stage, pero para ellos no es problema alguno.

Respecto a sus trabajos de estudio, los británicos actualmente cuentan con cuatro placas a su haber: el álbum debut homónimo “Royal Blood”, lanzado en 2014, que recibió elogios de la crítica y del público por su frescura y originalidad, donde destacan canciones como «Out of the Black» y «Figure It Out», las que se convirtieron en reales himnos instantáneos de la nueva ola del rock inglés. 

Luego salió del horno su segundo álbum «How Did We Get So Dark?» (2017), el que les hizo ganar un puesto en la escena musical internacional, mostrando una evolución y maduración en su sonido y producción, con canciones tales como “Lights Out», «I Only Lie When I Love You» «Hook, Line & Sinker».

Le siguió “Typhoons” en 2021, con imponentes temas como “Oblivion” y “Trouble’s Coming”, para finalmente lanzar en septiembre del año pasado, su más reciente trabajo “Back to the Water Below”, el que, con tan solo 31 minutos de duración, en temas como “Mountains At Midnight” y “Shiner In The Dark” nos entrega una potente dosis de humanidad, autenticidad y realidad. Muchos han vinculado este trabajo a la sobriedad que Kerr confesó abiertamente en 2019, lo que definitivamente llevó al artista a un lugar más profundo en cuanto a lo compositivo.

La discografía completa –hasta la fecha- confirma esa composición minimalista, pero totalmente cuidada y poderosa de este dueto, donde -álbum tras álbum- vamos constatando el perfeccionamiento del sonido, las nuevas técnicas de grabación y nuevas historias para contar. Lo simple a veces es fundamental para sacar afuera la crudeza de las vivencias a través de la música, ¿no te parece?

En definitiva, han sido 10 buenos años de trayectoria. Reflejo de eso son los innumerables premios y reconocimientos que ha obtenido la banda a lo largo de su historia musical, tales como los premios Brit Kerrang!, así como también, nominaciones a los premios Grammy por “Mejor Interpretación de Rock”.

Lo bueno es que Royal Blood ha persistido en el tiempo con ese valor agregado que es su potente identidad musical, a la vez que exploran nuevas direcciones creativas a la hora de seguir componiendo. Esta banda continúa desafiando los sonidos clásicos del rock, para llevarlos a lo contemporáneo de forma impecable. Sin duda, han dejado y dejarán una marca imborrable en la escena musical rockera, ya que continúan siendo esa fuerza innovadora que tanto hace falta actualmente en el mundo del rock.