LOS BUNKERS EN EL ESTADIO NACIONAL: UNA CAJA DE SORPRESAS

Por: Vanessa Laverde

Una inolvidable noche se vivió ayer, 27 de abril, en el Estadio Nacional, en donde miles de almas se reunieron para hacerle culto a Los Bunkers. Teloneados por Pedropiedra, DJ Aldunate y Fabrizio Copano, el quinteto de Concepción sorprendió con su talento, profesionalismo, nivel de producción y su conexión con el público.

El evento comenzó con la puntualidad de Pedropiedra y su banda, quien se notaba nervioso al iniciar pero que, a medida que sus acordes avanzaban, también lo hacía su confianza. Piedra interpretó parte de su amplio repertorio y prendió al público que esperaba desde temprano a las afueras del recinto. 

Casi que de inmediato, apareció en el escenario Fabrizio Copano, haciendo historia en el Nacional, ya que es la primera vez que se hace stand up comedy allí, el humorista que viene de una muy buena racha de presentaciones, hizo una pequeña rutina acerca de su show en la televisión abierta, la relación con su familia y cómo conoció a Los Bunkers.  Siendo sus 15 minutos de humor, bien recibidos por la audiencia.

A las 20:55 de la noche, apareció en las pantallas del escenario, un cronómetro con la cuenta regresiva para la salida de Los Bunkers. Cinco, cuatro, tres, dos, uno…Y suena el primer acorde de “Ven aquí», con un público que vitoreaba al unísono. Estadio lleno y, una a una, la agrupación interpretó algunas canciones hasta que Francisco Durán introdujo con un gran solo de guitarra al tema “Ahora que no estás”, para luego seguir con “La velocidad de la luz”, “Rey” y “El Necio» (cover de Silvio Rodríguez). 

Llegamos quizás al punto más emocionante y álgido de la noche. Después de hacer un diminuto break, Los Bunkers aparecieron en el memorial de derechos humanos del Estadio Nacional con poncho, guitarra de palo y bombo, interpretando el cover de la gran Violeta Parra, “La Exiliada del Sur” y la emoción del público brotó hasta las lágrimas, pues fue una imagen muy potente que tocó las fibras más profundas de la memoria colectiva. Mauricio Durán nos introdujo en una reflexión sobre los procesos socio-políticos y de violencia que vive el mundo actualmente para dar continuidad a este bloque con las canciones que tenían de fondo la frase…  “Un pueblo sin memoria es un pueblo sin futuro”.

Pasando la calma reflexiva, mientras la agrupación se cambia y vuelve al escenario principal, apareció Guaripolo (el personaje favorito de los niños de 31 minutos), hilando en su discurso frases con algunos de los títulos de las canciones del quinteto, quienes nuevamente sorprendieron al público con la aparición de todo el elenco del programa 31 minutos acompañando la canción “Una nube cuelga sobre mí”.

Navegamos por muchas emociones con este encuentro: alegría, tristeza, nostalgia, placer, unión, euforia y baile por tres horas y 33 canciones que compusieron este esperado show, con lleno total, más un nivel de producción impresionante, todos los detalles muy bien pensados y ejecutados, luces y visuales que acentuaban las temáticas de las canciones, sonido impecable y, por supuesto, lo más importante: la calidad interpretativa de Álvaro, Gonzalo, Francisco, Mauricio y Cancamusa, esta última, sólida en toda la presentación, además de una interacción constante con el público que vibró y se fue satisfecho con el repertorio escogido por los artistas.

Faltan palabras para describir lo que se vivió anoche. Los Bunkers partieron su historia en dos: antes del Nacional y después de él. ¿Qué sorpresas vendrán en el show de hoy? 

Fotos: Pía Figueroa

Joss Moisan

Ignacio Orrego