Los Bunkers y su gira “Ven Aquí”: crónica de 25 años de rock 

Por Rodrigo Cabrillana

La primera vez que escuché a Los Bunkers lo recuerdo perfectamente. Un día de mañana del año 2000, en una sección que tenía el periodista Pablo Aranzaes en el programa “Sonidos Comunes” de Radio Rock & Pop. La sección se llamaba “Los chicos que mañana serán astros”, tenía un paralelo con una cita al fútbol y, en ella, Aranzaes solía presentar a bandas que estaban recién irrumpiendo en el circuito, y que probablemente podrían tener un impacto en la escena de la música popular chilena. 

Recuerda Aranzaes en una entrevista: “Ese apartado era una referencia a un programa que había en la (radio) Cooperativa. Porque la Cooperativa del deporte tenía una sección, te diría que a fines de los ’80, principios de los ’90, que se llamaba ‘Los chicos que mañana serán astros’ y que eran las divisiones inferiores (de los equipos de fútbol). Entonces, Octavio Sufán destacaba a jugadores jóvenes nuevos, que eran cadetes”

De hecho, la canción que se presentó fue “El Detenido”, donde el periodista no pudo evitar en sus comentarios la referencia con Los Tres, al ser una banda también proveniente de la VIII región. Agrega Pablo Aranzaes: “Nosotros inventábamos un montón de cosas en la radio y en Rock & Pop particularmente, porque a mí se me ocurría una idea y lo hacíamos. Entonces inventaba secciones y ahí pasaban cosas que después uno dice: ‘Mira, eso se transformó después en algo mucho más grande’. Porque a Los Bunkers los conocimos cuando llegaron de Conce, además que nos hicimos un poco amigos porque eran súper piola, Mauri Durán había estudiado periodismo, conversábamos y enganchábamos porque escuchábamos la misma música. Pero todo eso para mí, era parte de mi trabajo, yo no andaba como pensando: ‘Vamos a presentar a estos cabros porque seguramente se van a volver famosos’. Esto de que ‘Los chicos que mañana serán astros’ era una tontería que yo tomaba de algo que había escuchado y no era que yo me engrupiera con que ahora los íbamos a transformar en unos astros. Probablemente presentamos muchos que nunca fueron nada, pero Los Bunkers, fueron astros”. El mismo Pablo Aranzaes los acompañaría en la Sala SCD como el maestro de ceremonias que los presentó al público cuando exhibieron su primer disco.

De hecho, Rock & Pop, comenzó luego a programar “Fantasías animadas de ayer y hoy” y los invitó a ser parte del ciclo de música en vivo, Raras Tocatas Nuevas, que conducía un joven Sergio Lagos, el que finalizaron con un tema de Víctor Jara que también empezó a rotar en la radio: “El Derecho de Vivir en Paz”.

Los Bunkers se transformaron entonces en un fenómeno radial apenas con un disco editado (Los Bunkers, Big Sur, 2000). En 2001 se aproximaron a Álvaro Henríquez, la voz principal de Los Tres, colaboraron en un disco tributo a Violeta Parra y fueron invitados a participar en una de las tantas versiones de La Yein Fonda. El mismo Henríquez produciría su segundo disco “Canción de Lejos” (2002), el que sería publicado por Sony Music con “Miño” como sencillo promocional, el mismo tema que, unos años después, escucharía Paul McCartney en un camarín del Estadio Nacional, previo a un concierto, y que trataría de reproducir en sus líneas melódicas instrumentales. 

La agrupación incluye también el tema “El Detenido” en un documental de Carmen Luz Parot, participan de un concierto homenaje a Salvador Allende junto a Claudio Parra y ganan el Premio APES al “grupo del año”. 2002 y 2003 terminaban de consagrar a Los Bunkers en el medio chileno. 

Lo que seguiría, sería una escalada musical lógica a una banda con el talento y la tremenda calidad musical que tienen Los Bunkers. Luego, editarían “La Culpa” (2003), su tercer disco, en el que colaboran el ingeniero Gonzalo González y el músico Carlos Cabezas de Los Jaivas. Un disco que trae reminiscencias al período de La Nueva Canción Chilena y sonidos más de vanguardia. “No me Hables de Sufrir” es la canción que terminó de romper los viejos paradigmas bunkeros asentados solo en las influencias británicas. La banda suena muy chilena en estas nuevas composiciones, aparece en diversas portadas destacadas de la prensa musical, y participan de prestigiosos festivales de música local. “Canción para mañana” es el segundo sencillo y “La Exiliada del Sur” (de autoría de Patricio Manns) como tercer single, terminan de cerrar una exitosa difusión de este trabajo discográfico. Los Bunkers finalizan la temporada con un concierto homenaje a Violeta Parra. De hecho, don Ángel Parra padre, considera a Los Bunkers como el grupo que hizo las versiones en directo más genuinas y cercanas a la música de su madre.

Lo que siguió, fue una etapa de adaptación a nuevos tiempos en Los Bunkers, porque se cambiaron de sello, participaron de conciertos de reunión y también grabaron probablemente lo que sería su más importante álbum y el que los llevaría a la internacionalización: “Vida de Perros”, editado en 2005, y cuyos singles “Ven Aquí” y “Llueve Sobre la Ciudad”, probablemente van a gozar de mucha rotación en todas las radios del país y también en el extranjero. Su disco se publicó también en México y en Estados Unidos. 

Y precisamente en la gira de este disco por varias ciudades de Chile, es que visitan Villarrica en febrero de 2006, donde me encontraba residiendo en esos momentos, y se presentan con gran éxito en el gimnasio municipal de la ciudad balneario. En una particular visita, donde Los Bunkers dieron una conferencia de prensa en un espacio al aire libre, en una zona cercana al Yachting de Villarrica, fue donde respondieron cortésmente todas las preguntas de la prensa regional y, además, se dieron tiempo para firmar autógrafos a los fans que asistieron. Los hermanos Durán y Álvaro López, gozaban de mucha simpatía entre la multitud, mientras Mauricio Basualto y Gonzalo López se retiraron repentinamente del lugar, cuando se inició una llovizna veraniega. Durante la conferencia se les consultó sobre su participación como teloneros del concierto de Oasis que se llevaría a cabo en el Velódromo del Estadio Nacional en marzo de ese año, acto que Los Bunkers asintieron con firmeza y orgullo, y del cual saldrían muy fortalecidos artísticamente.

Lo arrollador y el ímpetu musical fue lo que siguió en el actuar de Los Bunkers. Actuaciones con Jorge González en Vive Latino de Santiago, su participación en eventos como La Cumbre del Rock Chileno, junto a otros eventos internacionales como su participación en Colombia en el festival Rock al Parque y en diversos escenarios de México, terminaron de ungir al proyecto. 

Los Bunkers, a partir de ese momento, terminarían de editar tres álbumes más (Barrio Estación en 2008, Música Libre en 2010 y La Velocidad de La Luz en 2013), en los siguientes años y glorificaron su camino en la música chilena. Con el receso de 2014, solo se marcó un precedente para que en su regreso irrumpieran con más fuerza que nunca. Primero, durante el estallido social en 2019, y luego en los conciertos de Blondie y Santa Laura en 2023, demostraron que el revuelo de sus canciones estaba más presente que nunca en las conciencias de las nuevas generaciones.

El lanzamiento de su nuevo disco “Noviembre” y su gira “Ven Aquí” son la postal y el recorrido actual de la historia, la maestría y el valor musical que tienen Los Bunkers para nuestra sociedad y cultura contemporánea. 

Los conciertos del Estadio Nacional serán entonces, el cierre de lo que ha sido esta gran gala y espectáculo musical que un día lejano nació en Concepción. El coliseo más importante de nuestro país, espera ahora por Los Bunkers, aguardando celebrar su música masivamente y dejar su huella musical imborrable, nuevamente, entre sus agitados seguidores.