Royal Blood: La sangre real del rock británico inundó el Caupolicán

Por Rodrigo Cabrillana

Dicen que “la buena música” hay que apreciarla en directo para conocerla a profundidad, y precisamente una clase “magnífica” y “encendida” del buen rock fue la que entregó anoche el dúo británico Royal Blood, con las 16 canciones que fueron parte de su repertorio en un repleto Teatro Caupolicán de Santiago.

Por lo que, cuando empezó a sonar el preludio con la “Suite para violonchelo n.º 1” de Bach, una de las piezas clásicas más escuchadas de violonchelo en la actualidad, los seguidores de Royal Blood se aprestaron a ser parte del torbellino de rock que se les avecinaba con frescura. Y fue con “Boilermaker”, canción perteneciente al álbum “Typhoons” (2021), que el dúo compuesto por el bajista Mike Kerr y el baterista Ben Thatcher, inició su esperada segunda presentación en Chile, tras su debut hace unos años en uno de los escenarios del festival Lollapalooza

Luego, “Come on Over”, una de las canciones del primer disco de Royal Blood prosiguió en el setlist, para que“Mountains at Midnight” de su cuarto disco y el clásico ya a estas alturas, “Lights Out”, encendieran el concierto de entrada, con toda la multitud brincando y coreando al unísono.

“Shiner In The Dark” y “Supermodel Avalanches”, ambas del álbum “Back to the Water Below” (2023), continúan con la descarga de rock alternativo que caracteriza el sonido de Royal Blood. En tanto, “Blood Hands”, de la banda sonora de la segunda entrega de The Divergent Series: Insurgent, es el tema siete de la presentación, para que también “Trouble’s Coming” del tercer disco de los ingleses, rematara con lo que ya a esas alturas era un incendiario concierto de los músicos que fueron llamados en su momento por los eruditos musicales británicos como “los salvadores del rock”.

“Typhoons” y “Pull Me Through” de su cuarto elepé prosiguen la fiesta, para que nuevamente otro clásico, como “Little Monster” de su disco homónimo, vuelva a abrasar a la masa de fanáticos que a esas alturas del concierto se deleitaban con cada tema en diversos mosh que arrasaban y alborotaban con todo a su alrededor. 

“How Did We Get So Dark?”“Loose Change” y “Out of the Black”, esta última de su disco debut y que también fue utilizada como pista principal de videojuegos y del evento de lucha libre WWE Roadblock de 2016, completan la primera parte del show de Royal Blood. Para que el encore el dúo remate con “Limbo” de su tercer álbum de estudio y con “Figure it Out”, canción escrita por Kerr y Thatcher, que despide a la banda con Ben lanzando su set de baquetas al público y con Mike alojándose una caja de regalos en la cabeza, para teatralizar ocurrentemente la performance de esta última entrega. 

Un espectáculo magistral de un grupo que viaja intensamente por los sonidos del hard rock, y que denotan claramente sus influencias provenientes de otros próceres también del rock más duro como Queens of the Stone Age, del rockelaborado de Muse, del pop rock de Foo Fighters o la ya infaltable corona del rock clásico de Led Zeppelin

Royal Blood fue simplemente emocionante y conmovedor en el Teatro Caupolicán, concentrando todo su set con un excelente show, sacando numerosos aplausos y elogios entre todos los presentes. Esperamos regresen cuanto antes, porque de seguro el fandom chileno del hard y el garage rock estará esperando deseoso para corear nuevamente el nombre de una de sus bandas inmaculadas: “¡Royal Blood! ¡Royal Blood!”