The Black Keys: La nueva aventura de los jugadores de Ohio  

Por Bastián Fernández

Ya van doce álbumes, sí, doce lps en los que The Black Keys se mueven por el mundo del garage rock y blues. Su propuesta, en estos años, siempre ha ido a lo seguro y tuvo su peak en “El Camino”(2011) en cuanto a lo mainstream y el reconocimiento de la industria. Su fórmula ha sufrido pocas modificaciones, eso hasta ahora, porque “Ohio Players”(2024) es su álbum más colorido, propositivo e innovador-dentro de su discografía- a la fecha. Entre las canciones asoman sintetizadores, hip-hop y colaboradores que ayudan al dúo a salir de la monotonía de siempre.  

Una de las claves está en el camaleónico Beck, quien no solo presta su voz en ‘Paper Crown’, también asoma en los créditos como co-compositor en casi la mitad del álbum. El californiano ayuda a que el sonido del dúo de Ohio coquetee nuevamente con los estribillos pop, algo que no lograban con calidad desde “El Camino”, dándole así una vitalidad que su cancionero pedía a gritos. Su álbumes pasados “Let’s Rock”(2019) y “Dropout Boogie”(2021) eran una versión repetida de la misma canción de garage rock con toques blues que los caracteriza. 

‘This is nowhere’ nos muestra el lado sintetizado y guitarrero de Dan Auerbach y Patrick Carney, ‘Live till i die’ deja ver su influencia psicodélica y ‘Beautiful people (stay high)’, además de ser el sencillo principal, es la prueba que aún no olvidan hacer una canción infecciosa, que derrama groove por todas partes y colorida. 

Contrario a lo esperado, en su álbum doce, The Black Keys retoma la senda del garage rock alegre, pop, colorido y le entrega a su discografía un remezón necesario que deja en claro que cuando ellos quieren pueden revivir las guitarras sin problemas.