The Metal Fest 2024, día 2: El culmino de una historia true

The Metal Fest 2024, día 2: El culmino de una historia true

Por Luis Bonilla

Llegó el segundo día del The Metal Fest y con ello, el cartel más esperado; podría decirse que, por su line up,sería el día TRUE (definición a los seguidores del metal más extremo), de hecho, hubo una mayor asistencia que el sábado, lo cual se pudo apreciar en los espectáculos del día.

Escenario Nacional – Hell Stage

El segundo día estuvo marcado por otra camada de grandes exponentes del Metal Nacional y, los encargados de iniciar los fuegos, fueron los nacionales de Parasyche, en esta ocasión, sin Nico Borie, el cual iba a ser su último show pero, por diferencias con la banda, finalmente no se concretó. 

La banda tocó los temas “Mamba Negra”, “Te importa una mierda”, “Rebelión” y, por supuesto, clásicos como “Vesania”, con la cual cerraron. 

Luego de ellos vinieron los grandes de Total Mosh, quienes lo dieron todo generando los primeros moshpits del día. Debo acotar que, en ambos días, la asistencia de público al escenario nacional fue bastante buena, lo cual es un buen indicador hoy día para los futuros eventos.

El plato extremo vino con Dark God y Cerberus,que trajero al Hell Stage el poder de su death/thrash metal. Pero, sin duda, el plato principal vino con la leyenda del metal chileno, Atomic Agressor, que nos golpearon la cara con todo su metal extremo, reuniendo así a toda su fanática chilena.

Escenario internacional – Devil Stage

Por el lado internacional tuvimos varios platos fuertes y, el primero, llegó con Forbidden, banda de thrash metal nacida en los 80’, quienes se enfocaron solamente en sus dos primeros discos “Forbidden Evil” (1988) y “Twisted into Form” (1990).

Luego de ello, la banda estuvo firmando autógrafos en la carpa de Jack Daniel’s y, en el escenario, ahora era el turno de los suecos de Dark Tranquillity, que ya nos habían visitados el año pasado. Los liderados por Mikael Stanne, no decepcionaron, iniciando con el tema “Encircledde su disco “Atoma” (2016), reunieron a todos los asistentes de distintas generaciones, ya que es una banda que ha sabido mantenerse en el tiempo.

Con un total de 11 canciones, la banda se paseó por sus discos “Atoma” (2016), “Fiction” (2007) y “Character” (2005), culminando con los temas “Lost to Apathy” y “Misery’s Crown”.

Siguiendo con una línea musical bastante similar, Amorphis dijo presente con su metal atmosférico y progresivo. Sin duda y, en lo personal, el mejor show de todo el festival, fue Biohazard. Los padres del hardcore nos visitaron luego de 14 años, dándonos una cátedra sin igual.

Previo a su concierto, el vocalista Evan Seinfeld llevó a cabo en una charla en la terraza de Jack Daniel’s donde habló de su vida, la superación a los vicios y cómo actualmente tiene un movimiento solo para hombres, dedicado a la superación personal.

Los moshpits de Bioharzard fueron de los mas duros que he visto y, en un momento del espectáculo, uno de los asistentes realizando crowsufing fue tratado de manera violenta por parte del personal de seguridad, lo cual causó la furia de la banda, parando la canción que tocaban brevemente para comentar que todos somos hermanos y merecemos ser tratados con respecto.

Su setlist se enfocó en su afamado disco “Urban Discipline” del 92’ con clásicos como “Black and White and Red All Over”, “Punishment”, “Shades of Grey” y cerrando con el himno “Hold My Own”.

Sin descanso, llegó una de las bandas mas infravalorada de la escena thrash, hablamos deOverkill, quienes revolucionaron con su música a todos e incluyeron una alineación de lujo con David Ellefson al bajo suplantando a D.D Verni.

Siempre me ha llamado la atención la energía y rapidez de Overkill, su vocalista Bobby Ellsworth nos cautivó a todos con su destreza en tarima y su voz está intacta. Durante su afamada canción “Elimination” hubo cinco bengalas en simultáneo, creándose así, una atmosfera ideal para los thrashers que se encontraban en el Movistar Arena.

Siguiendo con la oferta variada en géneros, era el turno del metal melódico de Within Temptation, comandadospor Sharon den Adel vestida con la bandera chilena, nos cautivó a todos con su increíble voz y música.

Iniciaron con uno de sus últimos sencillos “The Reckoning”, en este momento, los más fanáticos se apersonaron al Devil Stage para disfrutar este gran show donde su punto álgido vino con los temas “Paradise (What About Us?)”, “Stand My Ground” y, por ultimo, “Mother Earth”.

Llegó el poema de la noche: Anthrax, esta vez, con su bajista original Dan Lilker, toda una incorporación de lujo y, con el tema, “The Number of the Beast”de Iron Maiden,se preparaba la antesala a lo que sería esta fiesta del thrash.

Con las canciones “Among the Living” y “Caught in a Mosh” causaron uno de los moshpits más grandes que el Movistar Arena ha visto, de hecho, si te ubicabas en plata baja o alta, podías ver cómo parecía que éste tendría vida propia. 

Más clásicos como “Madhouse”, “Metal Thrashing Mad” y “Antisocial”sonarony la cantidad de personas que sacaban de barricada aumentaba a cada momento. Pero eran imágenes de felicidad, pues era la celebración y culminación de un gran festival como lo fue esta edición del The Metal Fest.

La cereza de la torta llegó con “Indians” y su clásico War dance, donde el mosh adoptó el tamaño de la cancha con bengalas y los asistentes saltando sin parar, formando una vorágine de alegría y felicidad.

Sin duda esta edición del festival tuvo muchas mejoras con respecto a su edición anterior, en líneas generales, tuvo una respuesta muy buena por parte del publico a pesar de que no fue un sold out como tal, sin embargo, esto se debió también por la gran cantidad de conciertos seguidos que hay en nuestro país durante este mes de abril. 

Esperamos se confirme una próxima edición para el 2025.