Bob Dylan: “El tiempo cobra su recompensa”

Reflexiones acerca del actual Premio Nobel de literatura

Lun 17 octubre, 2016 - Diego Montanari
Etiquetas: Bob Dylan Pablo Rebolledo Bañados

 

 

Esta semana se supo quien obtendría el Premio Nobel de literatura, siendo el gran cantautor Bob Dylan el ganador en esta ocasión. Para muchos un hito histórico para la música como expresión artística, para otros un premio que le regalaron y que no se lo merecía. ¿Espera un momento? ¿Qué no se lo merecía?

El día de hoy vengo a decirles de muchas maneras como realmente este premio está más que merecido para un personaje que en la historia de la cultura popular ha sido relevante cada vez que compone, y de la simpleza de su voz, que bastaba solo con darle una guitarra y una harmónica para comenzar el camino. Dylan desde tiempos memorables fue un ente un poco extraño, comparando la escena musical de su década llena de este rock n roll que invadía las estaciones, y que nos mostraba a ídolos como The Beatles, Elvis Presley, Chuck Berry entre muchos magnates del género. Es ahí cuando este chico de Minnesota llega a componer con el folk, y llega a protestar por lo correcto. ¿Quién sabe cómo le iría? El resto es simplemente historia.

 

 

Pasaría horas relatándote sus andanzas, sus composiciones y anécdotas, pero yo vengo con la intención de decirte porque un premio Nobel, un galardón con tanta fuerza y valor, tuvo que haber estado hace mucho tiempo en las manos de él, pero eso tampoco exigiéndolo. El mundo literario se cuestionó inmediatamente, y entregó sus excusas para explicar porque él no se merecía el honor, en cambio dentro del mundo de la música se tomó esto como algo demasiado natural, y que realmente hace merito a uno de los cantautores más influyentes en la música popular como la conocemos. Era el día para celebrar lo poético y hermoso de su obra. Todo normal en una subdivisión de opiniones al respecto. Entiendo que haya un cierto desacuerdo con la decisión, pero llegar a niveles bajos de ignorancia como para declarar “Entonces ¿Por qué no se lo dan a Arjona?”.

 

 

¿El problema? Obviamente es un chiste, pero uno de muy mal gusto, uno lleno de envidia y poco valor. Muchos no lo comprenden, o pocos lo ven, pero Bob Dylan creó un camino para que él que se atreviera, tuviera su oportunidad. La oportunidad de crear arte con composiciones dignas de ser elogiadas. Esta carretera que él puso, y que él solamente ha podido conducir (hasta ahora). Nicanor Parra, Tom Waits, Bruce Springsteen, Jimi Hendrix, Eddie Vedder y muchos más, todos ellos deben demasiado a este músico que contó con su visión del mundo, y de los procesos difíciles que este ha tenido. De los pocos que podemos disfrutar, y que debemos aprovechar hasta no poder más, de esos que vio que los tiempos van cambiando. Ese que el mismo tiempo lo terminó recompensando, y de muy buena manera.

El día de hoy brindo por la poesía y sencillez de Bob Dylan. Porque es, y será el primero en muchas cosas, siempre. ¡Salud!

 

Pablo Rebolledo Bañados

 

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Dune: “La enormi...

Otra obra maestra de Denis Villeneuve...

Leer más

“La geometría d...

Editado por Gourmet Musical ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más