Cruella: “Tienes todo, pero aprovechas poco”

Otro live action de Disney

Mié 07 julio, 2021 - Diego Montanari
Etiquetas: Cruella Disney Disney + Emma Stone Pablo Rebolledo Bañados

No es algo novedoso que los live actions que Disney ha producido de sus obras más clásicas siempre traen controversias, esto debido a que parte del elenco es inclusivo y ponen personajes a ser interpretados por gente de otro color de piel, creando una innecesaria ola de odio frente a cosas que ya no se deberían explicar al respecto. En esto, todas han tenido un notorio éxito taquillero en todo el mundo (incluso en pandemia), pero casi nunca ha sido algo hecho con fines de cariño o dedicación a mantener el legado de sus dibujos animados, entregando adaptaciones que logran recrear o reinterpretar la mayoría de sus historias más famosas.

“Mulan” pasó por el filtro de ser propaganda supremacista debido a su relación con las autoridades de Xinjiang y la policía de Hong Kong-esto en contexto muy denso de protestas sociales- para otros enajenados y mañosos, “La Sirenita” no podía ser interpretada por una afroamericana, pero al parecer ahora con su nueva apuesta, “Cruella”, estamos más cercanos a algo aceptable, pero tampoco de acuerdo a las expectativas.

La principal razón por la que esta nueva historia precuela tendría tanta atención, fue el anuncio de que la excelente actriz y ganadora del Oscar, Emma Stone, interpretaría a la degolladora de cachorritos de 101 Dálmatas, así oficializando su primer rol como villana en una película. Eso en el papel suena bien y muy atractivo, pero ¿Qué es realmente lo que se quiso mostrar? Bajo ese trailer excelente, con guiños a películas setenteras de Scorsese y la aclamada de “Joker”, parecía que veríamos una historia oscura y totalmente distinta. Pues esa ilusión, ambientación, maquillaje y excelentes vestuarios eran simple imagen para una película que no se toma en serio su premisa en la mayoría de las ocasiones, y perdiendo la seriedad del impacto de su guion e historia.

No es algo novedoso que los live actions que Disney ha producido de sus obras más clásicas siempre traen controversias, esto debido a que parte del elenco es inclusivo y ponen personajes a ser interpretados por gente de otro color de piel, creando una innecesaria ola de odio frente a cosas que ya no se deberían explicar al respecto. En esto, todas han tenido un notorio éxito taquillero en todo el mundo (incluso en pandemia), pero casi nunca ha sido algo hecho con fines de cariño o dedicación a mantener el legado de sus dibujos animados, entregando adaptaciones que logran recrear o reinterpretar la mayoría de sus historias más famosas.

“Mulan” pasó por el filtro de ser propaganda supremacista debido a su relación con las autoridades de Xinjiang y la policía de Hong Kong-esto en contexto muy denso de protestas sociales- para otros enajenados y mañosos, “La Sirenita” no podía ser interpretada por una afroamericana, pero al parecer ahora con su nueva apuesta, “Cruella”, estamos más cercanos a algo aceptable, pero tampoco de acuerdo a las expectativas.

La principal razón por la que esta nueva historia precuela tendría tanta atención, fue el anuncio de que la excelente actriz y ganadora del Oscar, Emma Stone, interpretaría a la degolladora de cachorritos de 101 Dálmatas, así oficializando su primer rol como villana en una película. Eso en el papel suena bien y muy atractivo, pero ¿Qué es realmente lo que se quiso mostrar? Bajo ese trailer excelente, con guiños a películas setenteras de Scorsese y la aclamada de “Joker”, parecía que veríamos una historia oscura y totalmente distinta. Pues esa ilusión, ambientación, maquillaje y excelentes vestuarios eran simple imagen para una película que no se toma en serio su premisa en la mayoría de las ocasiones, y perdiendo la seriedad del impacto de su guion e historia.

De principio, la narrativa toma a Estella (Emma Stone) como la principal relatora, volviendo esta nueva adaptación en algo con rasgos inmediatos de otras obras cinematográficas, cosa que está bien ejecutada. Pero, de a poco, todas las razones que convierten a esta protagonista de ser una problemática niña en un colegio conservador, a una de las más peligrosas musas de la moda de su década, se desinflan por sus desenlaces y apresurados plot twist. Estamos hablando de una de las villanas más recordadas de las películas animadas de la empresa del ratón más adinerado, y es que no convence que- de un personaje tan interesante y llamativo- no hayan tomado más en serio su posición. Es como si se hubiesen atrevido a mostrar algo maduro y violento a ratos en su trailer, pero termina siendo simplemente la versión Disney de lo que pretende, y claro, siempre ha sido así al parecer.

Teniendo en cuenta que como contra parte actoral, Emma Thompson como “La Baronesa”, debería tener la personalidad destructiva que destaca a Cruella en su transformación, pero es una caricatura fugaz y que no deja algo de lo cual acordarse. Parece que solamente necesitaban guiños, datos y extractos para darle el motivo que necesitaba, y en eso se cae mucho, los motivos no los crees, aun así tienen muchas aristas con las cuales trabajar un desarrollo de personaje optimo, acá no existe el interés por aquello.

Independiente de todo, tenemos actuaciones que- dentro de sus caricaturizaciones- están bien llevadas a la pantalla, y que incluso logran que esta trama tenga un alma distinta, como el mostrar el mundo elitista de la moda, y también el surgimiento de una revolución artística relacionada a la moda. Ese último rasgo al menos, es rápidamente abatido por el exceso de canciones de la época que son reproducidas no cada una hora o en momentos específicos, sino que toda la película entera. Si sacasen esas canciones, la película pierde su intención, y pocas veces se escucha una música original o de soundtrack que no sean las rolas de Iggy Pop & The Stooges o los Rolling Stones, causando el cansancio del espectador. Otro rasgo que se podría rescatar es el uso de CGI de los perros, que, si bien a ratos falla, hay momentos que está súper bien logrado, y es puntazo para esa tecnología nueva que están utilizando y así dejar de lado la práctica con animales o mascotas reales en estas producciones de alto presupuesto.

¿Saben? Esta película tiene todo para armar una historia más convincente y arriesgada, pero se quedan en lo superficial totalmente, y no los aprovechan para nada en su entorno. Es como un rompecabezas que pudo haber sido contado de otra manera, y con una época tan fascinante y cambiante como la de los 70s, todo simplemente es una excusa para poner música y exagerar momentos que ya bordean en lo conveniente. Lo que molesta, es que hay personajes que son entrañables de alguna manera, y ver eso desperdiciado da pena.

“Cruella” es pasable como una película de Disney con la que puedes matar el tiempo, porque independiente de sus falencias, tiene un ritmo que es eficaz y que se mueve en constancia con sus personajes. Pero esa rapidez termina matando la trama, y convirtiéndola en un live action más del montón, con un poco más de personalidad, pero no convenciendo totalmente en su consigna principal, darle una historia explosiva e impactante a un personaje que es odiado a modo general en su rol.

Por Pablo Rebolledo Bañados

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Amöniacö present...

Diez años han pasado desde el lanzamiento oficial en 2011 del primer disco de l...

Leer más

This is Pop

Un título interesante de Netflix...

Leer más

“La geometría d...

Editado por Gourmet Musical ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más