El Juicio de los 7 de Chicago: “Dramatizando la época más difícil de los EE.UU”

Oscars 2021

Lun 03 mayo, 2021 - Diego Montanari
Etiquetas: Aaron Sorkin Eddie Raymayne El Juicio de los 7 de Chicago Pablo Rebolledo Bañados Sacha Baron Cohen

Bajo un lente histórico, una historia llena de relatos de injusticia e impotencia. El juicio de los 7 de Chicago sigue siendo uno de los más oscuros en el historial judicial de EE.UU, que en plena guerra de Vietnam y con el movimiento Hippie en alza ocasionó una división social, y cuando el director Aaron Sorkin toma su habilidad de escribir guiones, de alguna manera convierte algo sumamente serio en algo tribal.

La película trata de resumir los hechos ocurridos para que estos 7 manifestantes de distintas luchas fuesen sometido a este juicio que los condenó injustamente por supuestos alegatos que incitaron a los desórdenes. Bajo la llamativa actuación de Sacha Baron Cohen como el hippie Abbie Hoffman y al camaleónico Eddie Raymayne como el querido Tom Hayden, pues muchas variantes interesantes de esta película se llegan a perder para darle protagonismo a 2 de los 7 de Chicago. El casting es claro en su posición de llamar a los espectadores a pagar una entrada o prender el computador para ver este film, pero eso llega a jugar en contra con las expectativas que se pueden generar.

Independiente de esto, la narrativa logra tornarse fantástica o convertirse en algo mucho más personal que otra cosa. Aaron logra tomar una posición fiel a sus ideales, al mostrar a la justicia norteamericana como la que es hasta el día de hoy, una arbitraria y que tiene millones de contradicciones con su fundación. Bajo ese foco, momentos como el del huevo que agarró Jerry Rubin llegando (Jeremy Strong) al juicio mismo es una libertad creativa que si bien es acertada con el tono humorístico de este personaje, pues permite discrepar o cuestionar que historia se está contando realmente.

Por un poco más de entretenimiento, recreaciones de las masivas marchas y la violenta represión de la policía, con mayor énfasis en lo general que en el caso de cada enjuiciado, la película logra mostrar con crudeza el que como fue este proceso que llevó a cuestionar los valores de un país que siempre se ha jactado de ser el mejor del mundo. Pero donde podría haber una profundidad, hay una meta sobre como concluir un conflicto, esto mostrando el claro racismo que había- y sigue habiendo- en EE.UU, la participación de Bobby Seele (Yahya Abdul-Mateen II) como uno de los co-fundadores de Las Panteras Negras queda con gusto a poco. Se prima el problema general que es la censura en la libertad de expresión, y el cómo los abogados defensores de estos líderes agotan cada recurso para hacer valer ese derecho.

El juicio de los 7 de Chicago llega a convertirse en una producción didáctica, entretenida y con ese mismo sabor de impotencia con el cual se retrata el desarrollo de este hecho, dándole espacio a que una narrativa más popular pueda explicar como se vivió todo del lado de los acusados. Si bien pierde detalles en los que se podrían ahondar más, cumple con su fin de concientizar y seguir peleando por los ideales hoy en día, con más fuerza que nunca.

Por Pablo Rebolledo Bañados

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Luca: “Empecemos...

Gran estreno de Disney ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más