For the first time

Black Country New Road

Jue 15 abril, 2021 - Diego Montanari
Etiquetas: Black Country New Road For the first time Pablo Rebolledo Bañados

“Esperaba 7 de 10s en las reseñas. No a todos les gusta lo que haces, y descubres que cuando suenas en 6Music (radio británica) que al 20% le gustó realmente, el 50% les importa una mierda y el 30% restante lo odió” expresa el saxofonista Lewis Evans de su grupo Black Country, New Road cuando lanzó su sorprendente y variado debut durante una entrevista para The Guardian.

Con un título excusándose de cualquier pretensión o concepto pues “For the first Time” define la mente creativa y errática de una agrupación nueva que mezcla el post punk, el art rock, los aires del ska y quiebres alocados, expresándose para existir en las plataformas. “Instrumental” deja claro desde el comienzo cuáles serán las cartas que definen su música, la emotividad y el desquite, la calma y las transiciones orientales, todo tiene un propósito, una humanidad que respeta su desequilibrio. Con un teclado inquieto e instrumentos de aire que tratan de acechar uno contra otros, el tema se vuelve un cierto tipo de advertencia musical.

“Athens, France” llega introducir la voz de Isaac Wood como la de un narrador inquieto con todo a su alrededor, con guitarras que al principio juegan a ser un cierto tipo de escape a lo Fugazi, pues los quiebres sofisticados con instrumentos de aire nos sumergen en un ambiente de misterio y densidad mientras avanza. Con salidas donde las flautas y los efectos se toman todo sin previo aviso, estamos ante una canción muy completa en su propósito, representar un viaje con sus escritos y poemas como principales hilos conductores.  Un tema que deslumbra por su belleza sonora, y que se prepara para una explosión siempre en el punto de ebullición.

Ahora con una sensación oscura y esquizofrénica, “Science Fair” toma la palabra como una queja que se está apunto de derramar, simplemente busca un espacio para incomodar en esa palabrería. Y es ahí mismo, que- entre disonancias, free jazz y vanguardia- la letra llega a gritarte que “está Black Country afuera” (“Its Black Country out there”), con los teclados siendo un enigma que te persiguen mientras las trompetas y saxofones buscan tapar la tensión presente. La explosión final revuelve la cabeza del oyente hacia un desenfreno instrumental que toma el jam como una manifestación narrativa.

El primer sencillo que hizo que la banda llegase tener una aceptación previa al lanzamiento de este primer trabajo, fue “Sunglasses”, una canción que es totalmente emotiva en sus guitarras disonantes y ruidosas, con sintetizadores y texturas que la vuelven una pieza nostálgica, pero con tintes modernos en su estructura. Con una pasividad que nos evoca a etapas noventeras y llenas de una sensación de escape, se llega a disfrutar uno de los dones que este primer paso del grupo aprovecha al máximo, que son sus secciones tranquilas y serenas, donde el talento de cada miembro se distingue. También es una canción con un desplante más sufrido y arrepentido en su relato, que va derritiéndose con sus propias palabras mientras la instrumental prepara una subida totalmente explosiva con un riff de guitarra vacilón y alternativo.

“Track X” abraza totalmente la calma con coros que nos hacen flotar y tomar un respiro mientras la guitarra nos envuelve en un tipo de sabana con la cual descansar. Las trompetas y el teclado se vuelven uno en un tipo de crescendo que mantiene un tono más alegre, mientras las otras tonalidades se escuchan oscuras y dispersas. Es realmente la calma antes de la tormenta para cuando “Opus” llega a finalizar en total discordancia de su sonido anterior, cuando la frenética instrumental se convierte en un antagonista que simplemente busca espantar con arreglos sofisticados y acordes más ruidosos. Notas egipcias, métricas orientales y la fuerza del bajo van anticipando lo que puede ser percibido como una fiesta compleja, con la batería agregando groove al asunto.

Acá hablemos de como tantas variantes musicales logran encontrarse en un solo camino que no tiene claro su rumbo, hay una cierta pisca de disconformidad en las letras que tratan de retratar un tipo de paranoia frente al panorama actual del mundo. El spokenword logra crear una sensación de que algo está mal siempre, esos pensamientos que quieren gruñir, pero no pueden, siendo el acompañamiento de la banda el reemplazo de estos versos sinceros.

En “For the first time” se siente una inseguridad, que más que quitarle peso a este debut, le da una metáfora hermosa a lo que una música de este tipo puede lograr: darle un espacio poético a la imperfección. La decisión de usar estos recursos para crear canciones, y así innovar con sus referentes sonoros.

Ese tipo de ansiedad está presente en esos teclados ambientales, en esas trompetas y saxos que quieren darle epicidad al asunto, como también en esos bajos y guitarras explorativos que quieren ser una serpiente en el camino. Es claramente como una primera vez, una que no pretende darte claridad, pero si varias opciones para que sepas si esto es algo revuelto, resuelto o más bien algo dudoso, y eso lo usan a favor.

Pablo Rebolledo Bañados.

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Luca: “Empecemos...

Gran estreno de Disney ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más