Godzilla vs. King Kong: “Si, vine a ver a dos monstruos gigantes sacarse la chucha”

La más taquillera del año

Mié 14 abril, 2021 - Diego Montanari
Etiquetas: Godzilla vs. King Kong

No se olvidará el fenómeno mediático que ocurrió cuando el primer trailer del encuentro entre monstruos más icónico del cine, Godzilla VS. King Kong, fue lanzado en las plataformas y medios. El boom y contenido de memes, propagandas y campaña en la cual los fanáticos pudiesen elegir de qué lado estaban fue inmediato. Parecía que haber mostrado la historia de Godzilla en el reboot del 2014, teniendo guiños con la adrenalínica “Kong Skull Island” y le epicidad destructiva de “King of the Monsters” logró que este nuevo crossover tuviese la atención de todos.

Distintos debates comenzaron a surgir sobre esta nueva película, especulando la dirección narrativa o argumental con la cual estos dos monstruos colosos busquen darse y no consejos en ciudades gigantes. Apenas llegaron los anuncios de que también este film sería lanzado al cine y por HBO Max simultáneamente, pues todo apuntaba a que sería uno de estos estrenos taquilleros que la llegarían a romper.  

Expectativas, teorías y montones de material en base de shitposting y variados contenidos de las redes sociales, estaba tramado para ser una épica pelea independiente de si realmente llegase a tomar más rasgos humanos o psicológicos de los necesarios. Y saben, estar en frente de la pantalla del computador, sabiendo que la filtración salió en HD y con subtítulos, fue algo emocionante pues el momento había llegado.

Terminada la película, quedó una sensación rarísima. Tomando reseñas previas y algunas que otras variantes mixtas del rubro, quedó la sensación de que algo no terminó satisfaciendo, o que simplemente se creó una imagen panorámica de como sería una peli así. “Si, vine a ver a dos monstruos gigantes sacarse la chucha” me repetí hartas veces en la cabeza, y cuando llegues a ver eso, créanme, quedarán muy satisfechos visual como gráficamente, pero con las ganas de algo más.

Todo el encuentro y el desarrollo previo que hubo con las demás historias logró introducir de manera correcta el universo de monstruos que se querría crear. A pesar de que este crossover cumple con las dosis de acción intensa y golpes amazónicos que rompen la pantalla misma del computador, se siente tal vez que querríamos más de algo que simplemente podría mostrarse de esta manera. Claro es confuso, no es como que los espectadores exigiesen un encuentro pretencioso, pero si ver más combos y hocicos rotos, rayos laseres apuntando con miras a la destrucción. Donde hubo una pelea, respetaron turnos, demostrando gran cariño por ambos protagonistas y dejando claro lo fuertes que son. Algo que puedo adelantar, es que al menos la sensación de saber quién ganó esta encrucijada está, independiente de ciertas conveniencias de guion.

Valió toda la pena esperar el encuentro entre Godzilla y King Kong, cada segundo y madrazo que se dan es espectacular, y visualmente es toda una delicia de los mejores efectos especiales de esta década. Pero hubo algo que quita un poco el foco, por información que a la larga no es tan necesaria, y que podría haberse reducido: La interacción de humanos. Las relaciones o excusas con la cuales los personajes logran conocerse son ridículas de por sí, y en otras sin alma ni objetivo, queriendo darle ese ambiente de seriedad o complejidad, estas escenas simplemente eran el relleno de una película que se hace corta.

En un punto piensas que la película tiene mucho tiempo de sobra para empezar otro desenlace o combate épicamente destructivo, pero nos damos cuenta que esta producción se apresura en mal sentido. 1 hora con 53 min para contar esta historia no hacen justicia a una pelea que podía dar escenas impactantes y potentes con escenas que podrían ser igualadas en algunos aspectos a las de “Pacific Rim” (2013). Deciden meter ciertos rasgos muy al final, pero respetando el desarrollo del principal objetivo.

Entonces ¿Se habrá pedido demasiado? ¿Nuestra imaginación está sobrevalorada? ¿Así se ve esto? La cosa que define Godzilla vs. Kong es la épica pelea que acá se logró maravillosamente, en el mejor punto y único objetivo que tenía este: ver a dos monstruos sacarse la chucha. Con efectos visuales impactantes y llenos de puñetazos, vale toda la espera ver el primer encuentro y así como va avanzando el conflicto. Pero esta película pudo haber durado fácilmente 45 minutos, y así dejando de lado todo el desarrollo de personajes humanos, porque de la falta de emotividad y dedicación del elenco, pues los encontrones de frente a frente de Godzilla con King Kong explotaban y describían más emociones que otra cosa.

Es entretenida, pudo haberse hecho mejor, pero no defrauda con lo que una frivolidad como ver a dos gigantes pegarse requiere solamente, entretener con historias que nunca estarán a nuestro alcance, pero sabiendo que el cine logrará. Es un buen blockbuster en ese toque.

Por Pablo Rebolledo Bañados

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Amöniacö present...

Diez años han pasado desde el lanzamiento oficial en 2011 del primer disco de l...

Leer más

This is Pop

Un título interesante de Netflix...

Leer más

“La geometría d...

Editado por Gourmet Musical ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más