If i could make it go quiet

Girl in Red

Mar 22 junio, 2021 - Diego Montanari
Etiquetas: Girl In Red If i could make it go quiet Pablo Rebolledo Bañados

Con tan solo 22 años y superando los 209 millones de reproducciones en Spotify solamente, pues el proyecto indie rock de Marie Ulven ha captado la atención de un público millenial que hace mucho tiempo no tenía una voz generacional. Todo desde ese momento ha sido razón de reuniones, entrevistas y producciones con las cuales lidiar a la corta edad, metiéndose de lleno con las trampas de la industria, y así adquiriendo una experiencia que a futuro le podría servir. Al mismo tiempo, su identidad, el cómo está creciendo y sus inquietudes siguen siendo un pan de cada día, y con eso su música una terapia con la cual cicatrizar tensiones y lamentos. Después de haber lanzados dos EPs con gran recepción de su lírica e instrumental, pues “íf i could make it” se convierte en su álbum debut, donde su apertura musical hacia sonidos más pop logra encontrarla en un lugar mucho más seguro, pero no menos denso para expresarse con mayor libertad.

Entender la industria musical conlleva aprovechar esos privilegios para entrar de lleno en las listas o en la visibilidad, y muchas veces eso conlleva trabajar con los productores más expertos y conocidos. Para Marie la respuesta más cercana a su propuesta era Finneas-productor y hermano de Billie Eilish- quién claramente nos trae uno de los temas que trata la salud mental con “Serotonin”, tomando aires más envolventes y emocionales, con uso de una electrónica potente y subidas etéreas, logra una canción perfecta como sencillo. Tiene ese fraseo rap, bajadas sólidas y oscuras, uso de samples y efectos, y lo equilibra con una sinceridad tierna. Su título ya apuesta por un nombre que es el componente que nos mantiene entusiasmados, el cual ha desaparecido durante esta pandemia, como un chiste cruel.

En “Did You Come?” la voz cobra un color más jugado que en sus eps anteriores, madurando en el factor de la interpretación, vibrando con el Groove de un bajo post punk con toques ochenteros bailables. El trabajo de los sintetizadores adopta rasgos psicodélicos que vuelven está canción en una experiencia dinámica, con una producción totalmente experimental. “Body and Mind” se adecua al trip hop mezclando aspectos del R&B, cruzando el dreampop con bajos saturados, representando cada ansiedad, miedo y problemas divididas en cada sector de nuestro cerebro, vibrando distintos y con gran impacto. Tiene una construcción interesante del EDM con el rap, y un pop actual que engatusa de inmediato, se puede incluso escuchar una pisca de reggae en sus fraseos iniciales.

“hornylovesickness” llega a ser tocada con un piano continuo que simulan las apresuradas palabras de su cantante buscando un tono afinado y versátil con un fraseo fluido propio, logrando una canción totalmente entregada a la tristeza. Las notas bajas del piano y de sus bajos en producción crean una burbuja que amalgama todas sus variantes, sumergiendo al auditor en un pasillo dreampop onírico flotante en una zona de comfort. Es un escape que puede simular el extasis de un placer enorme, donde empiezas a volar como un helicóptero sin rumbo. “midnight love” es melancólica en toda su energía, pero cubierta de una intimidad que busca en el susurro y delicadeza algo con lo cual sentir, se percibe como una canción totalmente sensorial y a ratos cerebral. Va vibrando como si el latir fuese aumentado a medidas con las palabras calzando con los dolores. Totalmente liberador y detallista en producción.

“You Stupid Bitch” llega sin filtro con un bajo post punk redundante y subterráneo, mientras la voz distorsiona su eco por ambos audífonos para amplificar las voces internas de Marie, que gritan al desamor con disconformidad. ¿O será una conversación interna con ella misma? El tema finalmente es que este track contiene todos los elementos esenciales de un post punk tirado al new wave, con el ritmo y carisma de este, pero manteniéndose en su oscuridad. “Rue” es folk psicodélico con la guitarra acústica rústica, sumando esos beats electrónicos comerciales, pero con guiños a la música de Abba en sus quiebres más bailables entre medio. Voces más angelicales suben como si hubiese una luz al final, en una bajada donde la voz susurra con la guitarra de fondo, volviendo a romper el hielo con ese genial puente.

“Apartment 402” es solitaria y espaciosa, es escuchar con mayor amplitud tus pensamientos más grandes y dañinos, con temblores agitando sutilmente para poder derrumbar todo a su alrededor, como un quiebre mental. Todo se va anticipando en una etérea ambiental que te mantiene en tranquilidad, de a poco floreciendo con sus sintetizadores creando un camino hacia un trabajo bellísimo de sintetizadores y la voz deleitando por su gran emotividad. “.” Recuerda a momentos a una oscuridad bella y sublime, con su guitarra acústica cálida acompañando una voz que es más imponente, a lo que con “I´ll Call You Mine” cuenta con un riff de guitarra muy distintivo que va adecuándose con total consenso con sus nubes poperas y psicodélicas. Elementos pop de base rítmica como los aplausos y chasqueo de dedos, dan la entrada a la marcha fúnebre y totalmente instrumental de “it would feel like this”, marcando ese nombre como algo retórico musicalmente, este es el adiós, dando final a este debut.

Más allá de sus variantes creativas y las críticas que pudiesen llegar al respecto, cabe destacar que este debut contiene una gran carga emocional y personal de parte de Marie Ulvan, en donde claramente hubo un gran gasto de energía, pero con más seguridades. Tenemos posibles himnos de una generación más diversa y sensible, donde no tienen miedo a expresar su complejidad y es en ese alero donde este trabajo termina completándose, esta sinceridad es la que da vida a estas grietas mentales. La interpretación por ese lado se amarra al corazón y a la razón a ratos, es una montaña rusa con la cual hay que saber elegirle su banda sonora, y en ese rasgo es un gran salto vocal para girl in red. Y las ideas con los efectos son una parte grande de esta experiencia más sensorial, que desde su nombre busca lamentarse “por no pasar piola con sus sentimientos”, y esa debe ser la sensación más cruda que la mayoría de la juventud se siente frustrada.

Con los EPs mostró su música con la mayor sinceridad posible, con una timidez de estar en público, dejando esa soltura de emociones para la música solamente. Ahora, posiblemente estamos ante su trabajo más jugado y creativo de su discografía, y dando un paso enorme en lo que se podría venir musicalmente a futuro. Este disco tiene una amalgama totalmente cambiadora en sus mezclas de música alternativa de esta década, y logra juntarlos a la perfección con una producción inmersiva y un trabajo sonoro totalmente innovador. Claramente a ratos puedes notar las influencias e ideas que pudo haber sacado, pero darles esos sonidos una apertura para soltar y abrir más el espectro, logró el nacimiento de “if i could make it go quiet”, el que puede ser uno de los mejores discos alternativos de este año fijo.

Por Pablo Rebolledo Bañados

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Amöniacö present...

Diez años han pasado desde el lanzamiento oficial en 2011 del primer disco de l...

Leer más

This is Pop

Un título interesante de Netflix...

Leer más

“La geometría d...

Editado por Gourmet Musical ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más