Ítaca

Txakur

Mié 09 junio, 2021 - Diego Montanari
Etiquetas: Fernanda Schell Ítaca Txakur

Ariel Acosta, el músico nacional que forma parte de proyectos como Martín Pescador y Baikonur, lanzó su primer disco, “Ítaca”, bajo el seudónimo de Txakur. Este disco se fue desarrollando durante el confinamiento.

Acosta detalla que “el ritmo de la vida cambió y de pronto tuve el privilegio de poder sentarme a ordenar y completar las ideas que había guardado por un año. De ahí nace “Ítaca”. Su nombre está inspirado en el poema del mismo nombre de Constantino Cavafis, ya que me hizo sentido que estas circunstancias anormales me dieran la posibilidad de iniciar el viaje desde mi propia isla”.

“Ítaca” se compone de principio a fin solo con sintetizadores, samplers y secuencias. El trabajo propone un lenguaje musical propio, cargado de emocionalidad e intensidad, donde las letras adquieren un rol protagónico. Los pasajes poseen ambientes y sonidos sintéticos encuentran influenciados por artistas como Portishead, Thom Yorke, Boards of Canada y Björk, entre otros”.

El inicio es hipnótico, intrigante y demoledor, ‘Diamantes’, da paso a su plena voz, sintetizadores que van tomando ritmo para ir de choque al abismo. ‘Zorzal’ sigue la aventura a través de una voz que contextualiza unos paisajes escondidos en el bosque, acompañados de teclados que se toman el fondo contemplativo. Nos recuerda a Moby.

Lleno de detalles que se van disfrutando por su calma, pero se hace una pequeña narración que posee más fuerza, ‘Cualquiera’, un poco más oscura, es introspectiva y particular. Nos invita a reflexionar e imaginar una imagen paralela mediante los sueños. Por otro lado, ‘Selección_borrar’, es una electrónica que expone la revolución, la libertad y cómo sobrevivir. Los sintetizadores crean una atmósfera particular.

‘Corazón del Humedal’ es una colaboración con la artista chilena Fakuta, quien le da una textura diferente al tema. El track presenta una letra inspirada en la revuelta social del 2019, de formar parte de una patria maleable que habíamos olvidado que nos pertenecía, a pesar de sentirla raptada durante toda una vida.

Un tema diferente por el ritmo, ‘Kiausu’, tiene un sonido tranquilo, diferente por su formato. Reflexiona en torno a la sociedad distópica de las apariencias, también se encarga de crear paisajes más personales.

La electrónica es la protagonista del álbum, ‘Fantasma’, es otro claro ejemplo de esto, se expone la mezcla de los teclados con los sintetizadores, ambos se van entrelazando. Le sigue otro dueto, ‘Claustro’ junto a Kinética, ella tiene una voz muy delicada, le da un toque diferente y puntos altos que aparecen justamente en aquellos detalles, en cómo se funde la voz fina con los beats.

Txalur cierra su trabajo con ‘Fernweh’, término que se le llama al trastorno del viajero, este siente nostalgia por lugares en los que no ha estado. Esta canción va perdiéndose en un crescendo hasta desaparecer, como una especie de bote abandonando una isla.

Esta es una producción muy particular, con toques que te llevan a relajarte, viajar o perderte en diversos sentimientos ligados a la sensibilidad, honestidad y confianza, pese a estar plagadas de máquinas. “Ítaca” te invita a salir de la normalidad para conocer otros lugares.

Por Fernanda Schell

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Juan Francisco Pá...

Entrevista en profundidad ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más