La Noche Me Miró

Colombina Parra

Lun 24 agosto, 2020 - Diego Montanari
Etiquetas: Beast Discos Colombina Parra La noche me miró Valentina Armijo

La compositora y vocalista de los grupos musicales Besos con Lengua, Barracos, y Los Ex, ha lanzado su más reciente producción discográfica “La noche me miró”, un EP de registro casero en el Valle del Elqui en una cabaña rodeada de cerros, y un micrófono de juguete. Junto a su esposo, José Ureta, quien además fue productor del disco, exploraron en las estaciones primaverales del 2018 y 2019, encontrando sonidos no forzados, en su mayoría experimental.

Entramos en una atmósfera progresiva que empieza con un teclado sintetizado que se vuelve más y más envolvente mientras asciende y un beat de batería se le une queriéndonos llevar a algún lugar. La voz de Colombina se sumerge con estos sonidos, y a momentos su voz sale a superficie en “Verdad”, la bienvenida al disco más experimental de Colombina Parra. Una reproducción de 6 minutos y 10 segundos, que se eleva al momento en que las vocales lo deciden. Sin provocar un clímax, se desea seguir el recorrido. El siguiente paso, que pese a seguir la misma línea, demuestra madurez en su estructura, esta siendo más marcada. El ambiente granulado le da un toque a la coqueta batería con la que comienza “Las Luces de los Autos son los Muertos”, y que -un poco pronto- se le une un lodoso teclado sintético, levemente opaco, se ilumina gracias a la voz de Parra, que aparece sin avisar, y que a ratos impide una buena escucha y entendimiento de lo que canta. Claramente hay un efecto, mas el sonido no parece estar limpio.

Lo que sube debe bajar, y en “Mientes”, el ambiente se torna más oscuro y es justamente en esta canción donde la voz posee un poco más de protagonismo, sale a flote, se asienta luego de haber estado tanto tiempo arriba, lo cual es refrescante. La melodía sintética, espontánea había liderado, ahora lo hace la voz de Colombina. Precisamente cuando realiza una aseveración y una suerte de hechizo o premonición de lo que será.

Finalmente llegamos al track homónimo. Su voz se desplaza antes y después de la música, sin preocupación. Y vuelve a perderse como en las otras canciones, de manera intencional al parecer. El sintetizador también naufraga, y eso produce que el oyente sea parte de esa corriente.

Ya en el cierre definitivo, todo entra al mismo canal y haciendo de esta muestra sonora una redonda y determinada muestra de lo que fue su proceso y búsqueda musical, la cual nació ante la necesidad de expresarse tras la muerte de su padre, Nicanor Parra.

Incluso sin saber dónde fue grabado, diría que, pese a que su sonido es experimental y suena sintético, también posee una cualidad orgánica, un sentir elemental. Con una atmósfera orquestal simple, Colombina nos envuelve en un limbo que resulta en una suerte de sueño. Y de merodear. Tal cual lo hace un niño o niña, lo que se quiere expresar mediante el acercamiento que la propia cantautora tuvo: de libertad, de jugar, sin importar el sentido sino el sentir.

Por Valentina Armijo

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Sonic Youth lanzar...

Material grabado entre 2000 y 2010...

Leer más

Spiderman No Way H...

Nuestro comentario de la esperada cinta ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más