Los Tres en Trotamundos Terraza: “22 años de Fome o la calidad fome de un disco generacional”

Sábado 1 de junio

Lun 03 junio, 2019 - Diego Montanari
Etiquetas: Fome Los Tres Pablo Rebolledo Pablo Rebolledo Bañados Trotamundos Terraza

 

 

Los Tres dentro de su carrera tienen un preciado don dentro de nuestra cultura popular, el cual es poseer un cancionero con el cual encantaron a una generación entera de jóvenes cuando en Chile (y Latinoamérica) recién estaba abriéndose una puerta para una industria musical que buscaba llegar lejos dentro de su espectro y escena. Los recursos, las ideas y la tecnología jugaron un paso a favor, y al menos para el año 97, el disco “Fome” llegó en el punto más revuelto y experimental de la banda, tal vez sea que este trabajo fue considerado uno de los mejores logrados en estudio para su época. En ese tiempo con Ángel Parra en la guitarra y Francisco Molina en la batería, el ahora quinteto tuvo que buscar una manera de retratar el gran sonido de este álbum, para llevarlo a la vida en escenario, ahora con más oportunidades de sonido que antes.

Hemos hablado de Trotamundos Terraza en varias ocasiones, un local de la región de Valparaíso que ha tenido una excelente recepción, pero que se ha ganado un curriculum internacional de presentaciones de lujo que antes eran pensadas para Valparaíso, al menos según el colectivo dedicado a los espectáculos en la región. Teniendo actos memorables como el de Marky Ramone el año pasado, y la sorpresa de aniversario de la Bersuit Vergarabat, con medida de días, el local ha ido demostrando un poderío en calidad y agendas envidiables. Para esta ocasión, el tener uno de los pocos escenarios del país para mostrar el show de los 22 años del “Fome” conllevó el tener que armar un show con una importancia grande. Desde temprano se podía ver la preparación del escenario con telas rojas y elegantes simulando el color de la portada del disco, esto fue mostrado en mayoría por sus plataformas de redes sociales, en la espera del que sería uno de los shows de culto más expectantes de inicios de este mes (junio).

 

fome 1

 

La banda se sube a escenario, y Álvaro Henríquez tomó su bajo, a “Titae” Lindl se dedicó a los órganos, y el resto de los músicos se alistaron para darle vida al trabajo más rockero y crudo de la banda. Es ahí que, para darle esta introducción instrumental y rara, que tocaron los ambientes cotidianos de “Claus”. Desde un principio se sintió que el público venía entregado a satisfacer su fanatismo y escuchar una de las piezas más recordadas del rock chileno, y es que a Álvaro- estando en piso regional tomando esta iniciativa de tocar “Fome” y habiendo regresado de las complicaciones de salud que lo acomplejaron durante el 2017- se le vio estático y concentrado en recrear cada acorde y nota del disco. Pero bastaba con una voz relajada y afinada, acompañado de la voz del público para hacer este concierto una gran fiesta noventera. De principio a fin se notó una energía distinta en comparación a presentaciones anteriores de la banda, en donde los hits abundan y la ganas de celebrar están, pero claramente el dedicarle la hora y media a este show para recrear estas canciones fue la gran meta. Lo que se percibió fue una exposición detallista y rockera, con una asistencia notable.

 

fome 2

 

Hablemos de descentralización, para muchas personas es imposible llegar a Santiago para presenciar eventos históricos como este, y eso se debe a que la preferencia se queda en la capital, siempre jugando con una injusticia eterna. Pero calzando con la fecha de la cuenta pública y el dudoso gobierno de Piñera, hoy se vio como un evento de esta magnitud puede resultar vibrante dentro de un escenario mucho más íntimo y con equipos de sonido que rinden de manera profesional en el transcurso. Algo así como justicia poética, dentro de un país en donde la corrupción y las oportunidades no existen para todos. Centralizar el país es “fome”, y ayer se mostró que eventos de esta índole son dignos de un escenario en la región de Valparaíso. Después de repasar su disco, en comparación a sus presentaciones en Santiago, tocaron un encore de dos temas clásicos en donde “Déjate caer” y “La espada y la pared” hicieron el corte. Algo despreocupado, siendo que el encore en el Teatro Coliseo conllevó 45 minutos más de puro rock penquista de la agrupación.

 

El show de los 22 años se sintió apropiado para lo que ya venía cosechando, y los miembros originales del disco-en este Álvaro y Titae- quisieron rendirle un homenaje ad-hoc para la instancia, y nos regalaron un espacio para disfrutar de este show. Fue una muestra de la calidad que ha acompañado a esta banda, y de los seguidores fieles que fueron a escuchar más que a disfrutar. Se podría decir que super “fome”.

Por Pablo Rebolledo Bañados

 

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Sonic Youth lanzar...

Material grabado entre 2000 y 2010...

Leer más

Spiderman No Way H...

Nuestro comentario de la esperada cinta ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más