One Night in Miami: “Una conversación de actualidad en los años 60s”

Película recomendada

Jue 25 febrero, 2021 - Diego Montanari
Etiquetas: One Night in Miami Pablo Rebolledo Bañados Regina King

La premisa con la que el debut cinematográfico de Regina King llega no es uno menor. Condensar a las mentes más brillantes de la lucha de los derechos civiles, en una sociedad norteamericana racista que veía a sus personalidades de culto como amenazas públicas. Si te contarán que Cassius Clay (después llamado Muhammad Ali) estuvo en una conversación profunda con Jim Brown de la NFL, el carismático cantante Sam Cooke y el intenso Malcolm X después de su victoria por el campeonato mundial de boxeo ¿Lo creerías?

Para contextualizar más en profundidad, esta película trata de aferrarse a la obra homónima de Kemp Powers, donde él autor imagina en su relato el como habría sido un intercambio de ideales y visiones respecto al movimiento Black Lives Matters y del rol de personajes influyentes como los de Clay, X, Cooke y Brown dentro de una comunidad que ha sido perseguida y maltratada por décadas. Si bien existen registros que demuestran que estas personalidades se cruzaron en algún punto, pues la cinta trata de representar el como una conversación de actualidad podría darse entre estos individuos históricos.

El punto que logra hacer creíble toda esta introspección en la cual los protagonistas entran después de la colosal victoria de Cassius contra Sonny Liston, en donde en vez de celebrar con lujos y alcohol, eligen una vía filosófica para lidiar con sus realidades en el que sería el bautizo de Cassius hacia el Islam. La representación de cada uno de los personajes está a tope, mostrando los lados tiernos, feroces, hábiles y actitudes, en donde la reencarnación de Malcolm X interpretado por Kingsley Ben – Ardir, logra abrir debate en momentos tensos pero llenos de aprendizaje. O el carisma insaciable e imbatible de Clay, retratado por un natural Eli Goree, que en físico y palabreo, logra una de las interpretaciones más fieles que se ha visto del legendario boxeador.

Las maneras en que cada uno afronta el problema racial existente en su país es la clave para dar con muchos puntos de vista, basándose en las filosofías y acciones que cada uno movía para hacer crecer el movimiento. Del lado de Sam Cooke- encantadoramente representado por Leslie Odom Jr.- podemos ser partícipes de su visión unificadora en las listas de la música popular, y de cómo los afroamericanos llegarían a ser exitosos. Pero de una vereda mucha más radical, Malcolm plantea que hacerles la vida y riquezas a los opresores es parte de no entender el mensaje, y entremedio el Islam llega a insertarse debido a que se está dispuesto a ceder por una creencia o idea. Por otro lado, Jim Brown (Aldis Hodge), denominado por muchos como “el héroe de la NFL”, cuestiona tal enunciado, debido a como los blancos lo perciben a pesar de su talentoso record de carrera en sus partidos.

La situación y el momento nos lleva por toda una disección de historia y humanidad llena de sufrimientos, resentimientos y soluciones para problemáticas que hasta el día de hoy siguen repercutiendo fuertemente en la sociedad. El guion logra darles importancia a sus personajes, con tal de adentrarte en una conversación que hasta el día de hoy sigue siendo fuertemente discutida, esto llevado por los hitos de cada individuo en esa sala de hotel donde una celebración es un intercambio de posiciones bajo un mismo fin: acabar con el racismo.

En estas luchas siempre habrá distintas maneras de afrontar el mismo problema, unas más pacificas y unificadoras, como también otras más radicales. El punto medio es analizar y escuchar, para así comprender porque cada corriente dentro de un movimiento crece en sus distintos puntos, y esta película pone en la mesa este tema para seguir preguntándonos que camino es el correcto para estas situaciones. “One Night in Miami” llega a ser esencial para seguir diseccionando el actuar y pensar del humano frente a sus diferentes contextos históricos, con un sinfín de argumentos, frases y enseñanzas que hacen esta historia una que debe ser vista, y así sacar conclusiones propias. En ese sentido, logra una neutralidad que más que suprimir las posturas, las pone frente a frente en una conversación de 1 hora con 50 minutos de la cual no querrás perderte ni un segundo.

Por Pablo Rebolledo Bañados

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Los chilenos Tortu...

Este es el cuarto de los sencillos que se irán publicando de la mano de Digger ...

Leer más

Nomadland: “Tard...

Ganadora como Mejor Película en los Oscar 2021...

Leer más

Juan Francisco Pá...

Entrevista en profundidad ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más