Reseña: Kubo y la búsqueda samurái

La cinta es de los realizadores de “Coraline”

Lun 26 septiembre, 2016 - Diego Montanari
Etiquetas: Esteban Brito Kubo Laika

 

 

“Si van a parpadear, háganlo ahora”, con esta frase comienza el épico relato de esta película de animación stop-motion que desborda imaginación y encanto en cada escena. Este metraje se encuentra situado en un Japón fantástico, en donde el pequeño Kubo de 11 años se dedica a contar historias en la calle, en donde figuras de origami cobran vida gracias a un shamisen mágico. El niño tiene que emprender una búsqueda sin igual y se da cuenta de que las ficciones de los que hablaba son reales.

Desde el primer minuto en que inicia este magnífico trabajo, el espectador puede quedar encantado. Y como lo dicen sus protagonistas: no se recomienda pestañar, porque los detalles que se ven en pantalla, y el encanto de una cinta que parece hecha bajo el halo de artesanos de la tecnología es increíble.

La película es la última realización hasta la fecha del estudio Laika, responsables de otros largometrajes como “Paranorman” y “Coraline”, trabajos que destacan tanto por la calidad de su animación, como por las tramas que tienen un componente un tanto más adulto que otras cintas del género.

“Kubo y la búsqueda samurái” no es la excepción, puesto que la labor del equipo creativo incluye tanto animación stop-motion, como uso de 3D; de heco algunos personajes gigantes y maquetas de ciudades fueron construidas. Del mismo modo, con la ayuda de impresoras 3D se pudieron modelar algunos de los detalles que el metraje posee. Todos estos elementos en su conjunto crean un relato tanto épico, como visualmente atractivo. Los entornos, las espadas, y hasta el pelaje de ciertos personajes están modelados con sumo cuidado.

 

 

La trama que tiene elementos provenientes de la cultura japonés es un cuento de lucha entre el bien y el mal que alcanza momentos de gran acción, otros épicos y algunos incluso algo oscuros para lo que la industria infantil nos tiene acostumbrados. Esto hace que la historia no solo sea para los más pequeños de la casa, sino que también encante a los adultos.

El pequeño Kubo debe encontrar las tres partes de la armadura que lo protegerá contra las fuerzas del mal, pero no está solo, puesto que lo acompañan un mono mágico (Charlize Theron en la versión original) y un hombre escarabajo (Matthew McConaughey). En su cruzada se enfrenta a la fuerzas del mal, y conoce sus propios orígenes.

Lo que parece una simple trama sacada de un cuento infantil se acaba transformando tanto en un festival visual, como en un relato en donde el protagonista se conoce a sí mismo y se envuelve en una batalla que marca una eterna lucha entre el bien y el mal.

Desde su inicio hasta el final, “Kubo y la búsqueda samurái” es un filme fantástico que merece ser visto tanto por niños, como por todo aquel que no ha perdido o busca reencontrarse con su capacidad de asombro. El Laika ha hecho una labor épica al animar cuadro a cuadro una historia de proporciones legendarias no solo por lo bien detallada de la imagen, sino que la historia de fondo le puede llegar al público en diferentes capas. Este estudio tiene todas las posibilidades de ser el Pixar de la animación stop-motion porque su relato está hecho para los niños de siempre.

 

Por Esteban Brito

 

 

 

 

 

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Ana Tijoux, Inti H...

De Saloon, Quique Neira, Soulfia, Yorka y Villa Cariño, son otros de los artist...

Leer más

Dune: “La enormi...

Otra obra maestra de Denis Villeneuve...

Leer más

“La geometría d...

Editado por Gourmet Musical ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más