Reseña: Poesía sin fin

Es la continuación de “La danza de la realidad”

Vie 16 septiembre, 2016 - Diego Montanari
Etiquetas: Alejando Jodorowsky Poesía sin fin

 

 

 

La última cinta del multifacético artista Alejando Jodorowsky fue presentada como parte del festival SANFIC 12 en Chile. Esta película continúa con la saga autobiográfica del director de films de culto como “El Topo” y “La Montaña sagrada”. A diferencia de su predecesora, esta obra deja atrás la niñez del protagonista; para enfocarse en tópicos como la búsqueda personal del artista, la pérdida de la inocencia y el paso de la adultez.

Esta entrega se encuentra situada luego de los eventos de “La Danza de la realidad”, en donde un joven Jodorowsky llega a Santiago de Chile tras vivir su infancia en Tocopilla. Como era de esperarse, los elementos que parecen sacados de un realismo mágico vuelven a estar presentes en el metraje. Éstos no son del gusto de todo el mundo, pero cuando el espectador logra aceptar y abrazar estas intervenciones que irrumpen, es una grata y sorpresiva experiencia ver esta película.

En esta oportunidad, el rol protagónico cae en los hombros de Adan Jodorowsky, quien es la versión joven de su padre en la cinta. Esta realización muestra la decisión que tuvo el multifacético artista para dedicarse a la poesía, y sus influencias en los años ’50 como Nicanor Parra y Enrique Lihn.

 

“Poesía sin fin” se centra principalmente en los conflictos de Alejandro, de su relación con el arte, de la búsqueda para seguir un camino en la vida que lo llene plenamente. Del mismo modo el filme también desarrolla temas ligados a la pérdida de la inocencia, como en la relación entre Jodorovsky con Stella Díaz Varín. Se podría decir que a diferencia de su predecesora, esta película desarrolla más al personaje de Alejandro, quien deja atrás su niñez y a su familia.

Con un derroche creativo que en muchas escenas sorprende por el uso de imágenes, disfraces y hasta tramoyas en medio de las escenas, esta realización al igual que “Poesía sin fin” sumergen al espectador en una atmósfera de momentos muy surrealista, pero atrapante. A ratos el humor es negro, y en otras instancias es súper absurdo, pero es esta mezcla de elementos lo que vuelve a este metraje tan fantástico.

Del mismo modo, las intervenciones del mismísimo director en medio de las escenas ya no son tan expositivas como en su anterior trabajo, sino que aquí vienen a tener un rol reflexivo, que incluso intenta arreglar el pasado que el artista ya no pudo cambiar.

El artista chileno ha logrado plasmar en la pantalla su propia vivencia de una juventud con toques de realismo mágico que nutren al filme de una condición única e impensada. La lucha del protagonista, y su relación con el arte, las mujeres, los amigos y su familia son los puntos clave que narra Jodorowsky. Son temas con los que muchos se pueden identificar en medio de esta pieza única del cine.

“Poesía sin fin” es una película que tiene un enorme derroche de creatividad, y que plantea ideas muy interesantes en la búsqueda de un camino en esta vida. A ratos es graciosa, y también es reflexiva. Es una mezcla de elementos que solo el director pudo haber unido en un relato que es más cohesivo y encantador que su predecesora. Una experiencia alucinante que destaca tanto por sus momentos que quiebran la realidad, como por los tópicos que trata en su desarrollo.

Por Esteban Brito

 

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Guiso regresa a lo...

La icónica banda de Algorecords vuelve a las pistas con fechas en Bar de René ...

Leer más

Dune: “La enormi...

Otra obra maestra de Denis Villeneuve...

Leer más

“La geometría d...

Editado por Gourmet Musical ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más