Reseña: The lovers and the despot

La película fue presentada en SANFIC 12

Lun 29 agosto, 2016 - Diego Montanari
Etiquetas: Esteban Brito The lovers and the despot

 

 

Este trabajo documental expone un caso muy intrigante, que tiene que ver con uno de los secuestros más peculiares en la historia entre Corea del Norte y del Sur. En 1978, el entonces heredero al poder, Kim Jong-il con planes de crear una potente industria fílmica en Corea del Norte, secuestró a la actriz Surcoreana Choi Eun-hee, y a su ex esposo el director Shin Sang-ok.

El filme posee una serie de recursos que le van dando forma al relato como: material fílmico de la época, documentos, testimonios, recreaciones y grabaciones que los mismísimos cineastas secuestrados apresados realizaron de forma oculta. Estos elementos ayudan a contar una trama que esconde un rapto tanto bizarro como intrigante.

Inclusive las grabaciones que la pareja surcoreana pudo hacer sobre su captura, corresponderían a la primera vez que muchos escucharan la voz de Kim Jong-il, quien conversaba con el director Shin Sang-ok sobre las películas que estaban creando para Corea del Norte.

La historia que cuenta este trabajo documental es única, y si no fuera por los testimonios de los implicados, nadie la podría creer. No solamente hay entrevistas con la actriz Choi Eun-hee que vivió, y hasta fue al cine y teatro con quien se convertiría en el mandatario del país asiático; también los realizadores logran contactar a personajes relacionados con la investigación que se llevó a cabo tras la desaparición de la pareja, y a personalidades cercanas del mundo del espectáculo.

Estos relatos, en conjunto con las impactantes grabaciones, hilan una trama que es tanto interesante, como insospechada. Nadie hacía suponer que el realizador Shin Sang-ok estaba filmando sus mejores cintas gracias a un secuestro. Aunque según deja ver el filme, algunos dudan de lo que contó el director surcoreano a los medios: este misterioso rapto que lo envolvió a él y la que había sido su mujer.

Las películas, que según cuentan, no estaban hechas para hacer propaganda a las ideologías de la república popular socialista de Corea del Norte; sino que sirvieron para que el cineasta surcoreano utilizase sus habilidades dieron la vuelta al mundo. Curiosamente, aún en cautiverio, la pareja logró promocionar sus trabajos en Europa.

La realización tiene una historia muy intrigante que contar, y utiliza documentaciones y entrevistas de forma brillante para exponer a los implicados. Las escenas en donde solamente se escuchan grabaciones resultan ser las más impactantes, ya que se puede oír al mismísimo Kim Jong-il. Un trabajo que vale la pena ver para descubrir uno de los crímenes más extraños en la historia del conflicto entre las dos Coreas.

 

Por Esteban Brito

 

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Música chilena de...

Estrenos nacionales para todos los gustos ...

Leer más

Dune: “La enormi...

Otra obra maestra de Denis Villeneuve...

Leer más

“La geometría d...

Editado por Gourmet Musical ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más